viernes, 11 de octubre de 2019

Una bala con mi nombre, de Susana Rodríguez Lezaun. Un homenaje a los clásicos

 Susana Rodríguez Lezaun cambia el paisaje navarro de sus anteriores novelas por las gélidas y oscuras calles de Boston publicando Una bala con  mi nombre, novela con tintes clásicos y con personajes más clásicos aún.

Zoe Bennett, restauradora del Museo de Bellas Artes de Boston, vive tranquila disfrutando de una vida anodina. Le gusta su trabajo, no tiene problemas económicos y la soledad parece ser una ventaja. En una cena conoce a un joven camarero, Noah, que provoca que los pilares de su vida tiemblen. Una tarde, cuando el museo ha cerrado sus puertas, lleva a Noah a conocer sus entresijos y a visitar una exposición de joyas que se expone en ese momento. A partir de ahí Zoe entra en una espiral en la que se cruza con ladrones, mafiosos, policías corruptos y disparos de fuego amigo.

La trama de Una bala con mi nombre gira completamente alrededor de la protagonista. Narrada en primera persona, el lector va conociendo de primera mano, cómo una mujer convencional que, al principio, llega a resultar antipática a veces, se ve empujada a sacudirse el polvo y bajar a tropezones a los oscuros barros del hampa. Zoe, a causa de una niñez difícil, no deja que nadie entre en su vida, pero una vez que un joven guapo, detallista y sexualmente aventajado abre la caja de Pandora se desata la tragedia. Una mujer que solo tiene relación consigo misma se ve de pronto rodeada de lo mejor de cada casa.

Pero Susana Rodríguez Lezaun consigue que al  lector no le chirríe la evolución que sufre la protagonista. Desde el momento en el que Zoe se da cuenta de que hay personas a las que su muerte beneficiaría se da cuenta de la situación en la que se encuentra y toma, por primera vez, las riendas de su vida.

Una bala con  mi nombre es una novela rápida, muy rápida, el lector no puede ni siquiera quejarse de la rapidez para no perder detalle. Los personajes cambian en cuestión de páginas, un aliado se convierte en el peor enemigo y un enemigo, bueno, esos no se pasa al lado del bien.

La historia comienza “in media res”. Nada más empezar el libro nos encontramos en medio de una persecución a través de Massachusetts dentro de un coche que cae al agua y sin saber cómo hemos llegado a este punto, pero en seguida vamos a descubrir cuáles son las circunstancias que nos han traído hasta aquí, pero el frío no se nos va a pasar.

Susana Fernández Lezaun nos cuenta una historia que no va a dejar indiferente a nadie: policías, ladrones, persecuciones, pistolas, asesinatos, sexo, traiciones y frío, mucho frío. No os la perdáis que esta es de las buenas…

Nº de páginas: 304
Editorial: HARPERCOLLINS
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788491393894
Año de edición: 2019

viernes, 4 de octubre de 2019

La danza de los tulipanes, de Ibon Martín. Violencia de género y redes sociales

Maya Velasco. La danza de los tulipanes de Ibon Martín es un thriller rápido, bien estructurado con una trama absolutamente impactante.

Hace unos años descubrí la novela negra vasca y desde entonces no me pierdo una. Las características principales de esta novela vasca son los ertzainas como protagonistas (cada vez más, las fuerzas del Estado son las protagonistas de la novela negra), agentes muy preparados, inteligentes y resueltos, y una especial importancia al espectacular paisaje del País Vasco. Es la primera novela que leo de Ibon Martín pero no será la última.

Natalia Etxano la periodista estrella, la conductora del programa matinal líder de audiencia en Gernika y sus alrededores, atada a una silla en una vía con un precioso tulipán rojo en las manos, es atropellada por un tren que conduce su propio marido. Toda la escena ha sido retransmitida en directo por Facebook. A partir de este momento, presenciaremos una loca carrera de asesinatos de mujeres sin aparente relación entre ellas con la macabra presencia de unos tulipanes imposibles en esta época del año. En este caso, comienza su andadura la Unidad especial de homicidios de impacto, agentes especializados en la resolución de crímenes múltiples o de fuerte repercusión mediática dirigidos por Ane Cestero. Ane viene de Gernika, es bastante impulsiva, toca la batería y tiene detrás una historia que contarnos. A menudo se ve rodeada de unos compañeros machistas que no admiten que una mujer dirija el grupo. Julia y Raúl, Txema y la psicóloga Silvia, completan este grupo.

La obra está contada por un narrador omnisciente, salvo los fragmentos que nos cuenta en primera persona el asesino, del que solo sabemos que es un hombre que no recibió ningún amor en su infancia. Es metódico, frío, calculador, y no va a parar hasta completar lo que él llama su obra. Cultiva tulipanes para colocarlos junto a cada víctima. Hay un gran simbolismo en este detalle, pues el tulipán representa un amor o amistad traicionados. “Estaríamos ante un asesino que aprecia el valor estético y a la vez simbólico de su firma”

Los dos focos en los que hay que detenerse en La danza de los tulipanes son, la violencia de género y la repercusión mediática que alcanzan hoy en día los sucesos y el papel que juegan las redes sociales. Ibon Martín pone de manifiesto una de las lacras de nuestra sociedad, la violencia de género, cada vez más frecuente en nuestro entorno. Las inexplicables palizas y humillaciones que cada día reciben más mujeres, indefensas y que casi nunca denuncian la situación. El sufrimiento diario de unos hijos que sufren unas heridas morales que les lastimarán toda la vida. La culpa que tenemos todos los que les rodeamos y nos hacemos los ciegos y los sordos.

En este caso, como en tantos, la televisión, la radio y las redes sociales, tienen un papel primordial. Los agentes se sienten presionados por unos medios que les azuzan, por un público morboso hasta el infinito que les acusa de no hacer nada y por un asesino que retransmite constantemente sus crímenes.

La danza de los tulipanes me ha sorprendido gratamente y espero que sea el comienzo de una saga con Ane Cestero dirigiendo este grupo.

 “Los tulipanes representan la organización, son flores que dejan poco al azar”

Editor: Plaza & janes
Fecha de lanzamiento: septiembre 2019
Colección: Éxitos
EAN: 978-8401022715
ISBN: 9788401022715
Número de Páginas: 400

martes, 1 de octubre de 2019

Karroña, de Gonzalo Palacios Goikolea. La novela negra se tiñe de verde

La novela negra ha sido tradicionalmente urbana. Las grandes ciudades tienen sitio para esconder a todo tipo de criminales y todo tipo de delitos, pero últimamente, no sé si por tendencia, estoy leyendo muchas novelas que sitúan sus asesinatos en entornos rurales. Karroña, primera novela de Gonzalo Palacios Goikolea, es una de ellas.

Pedro es un joven guía ornitológico que enseña las maravillas naturales del Cañón del Río Lobos. La paz, el canto de las aves y el olor de la vegetación desaparecen cuando en una de sus visitas encuentra el cadáver de una mujer en una de las cuevas del parque soriano. A partir de ahí la vida de Pedro cambia radicalmente y se entrega en cuerpo y alma a la búsqueda de un asesino más peligroso de lo que él se piensa descubriendo por el camino una trama de trata internacional de mujeres y una trama de corrupción autóctona.

Karroña está narrada en primera persona por su protagonista, Pedro. A través de este joven idealista conoceremos los trapos sucios que esconde una población que a simple vista puede parecer aburrida y monótona. Gracias a la ayuda de una joven ecologista, que tomará el relevo de la narración en los momentos más peligrosos para Pedro, nos plantearemos que la corrupción no solo campa a sus anchas en las grandes ciudades.

 Además de la corrupción inmobiliaria existe una corrupción que ataca directamente a nuestras reservas naturales. Los bosques, los árboles y los pájaros, están viendo cómo se reduce su territorio en manos de la especulación. El asesinato de la joven brasileña hace que dos peligrosas redes se unan en una pequeña población en la que nada es lo que parece.

Gonzalo Palacios Goikolea demuestra ser un escritor preocupado por los problemas que actualmente inquietan a la sociedad global y todos ellos confluyen en Karroña. Con un estilo sencillo Karroña aborda la corrupción, la trata de mujeres, la violencia de género, el terrible futuro de los niños que viven en las fabelas y todo ello desemboca en una serie de asesinatos en un entorno maravilloso.

De la mano de Gonzalo Palacios Goikolea la novela negra se tiñe de verde: aves, montañas y el verde Brasil se unen alrededor de una mujer asesinada que solo quería encontrar un mundo mejor.
Ha sido un placer conocer a este escritor, Gonzalo Palacios Goikolea, que creo tendrá un largo recorrido y, por cierto, el 0,7% de los ingresos que obtenga por la venta del libro irá destinado a la ONG Rúa da Vida, que realiza proyectos de ayuda al desarrollo en Brasil y Guatemala.