viernes, 16 de noviembre de 2018

Jaque al psicoanalista, de John Katzenbach. El enemigo ha vuelto

“Cuando había recuperado ingenuamente su nombre y su profesión, había vuelto a ser vulnerable. Se regañó a sí mismo por haber llegado a pensar en algún momento que estaba a salvo. Cinco años le habían dado una sensación de seguridad que era falsa”.

John Katzenbach, escritor norteamericano, estudió periodismo, profesión que ejerció en el área de sucesos y crímenes, adquiriendo conocimientos que luego utilizaría en sus novelas. En 1987 comenzó a dedicarse exclusivamente a la literatura con libros de intriga psicológica.

En 2002, John Katzebach nos sorprendió con El psicoanalista, una obra que a casi todos nos dejó sin aliento hasta el final. El protagonista, el Doctor Starks, psicoanalista de éxito, recibe un anónimo el día de su 53 cumpleaños. Si en quince días no descubre al autor, debe elegir entre suicidarse o ver morir a sus allegados. El motivo de este reto es básicamente la venganza.

Ahora con Jaque al psicoanalista, no solo nos provoca una lectura compulsiva para saber su final, si no que tanto a quien ya lo leyó como a quien no lo ha leído, le dan ganas de hacerlo.

Pero volviendo a Jaque al psicoanalista, seguimos el hilo de la anterior novela. El Doctor Starks ha estado cinco años escondido, con una identidad falsa. Ahora recupera su solitaria vida y su trabajo en Miami, según él, ciudad ideal para esconderse entre la gente. Se ha especializado en estrés postraumático y a menudo trata a gente sin recursos. Un día encuentra a su antiguo enemigo, el Señor R., sentado en su consulta y apuntándole con una pistola. Le pide ayuda para salvar a sus hermanos. Nuestro doctor no sale de su asombro y a partir de este momento, ya no podremos dejar la lectura en una acción imparable.

El personaje del psicoanalista está perfectamente definido, no es un hombre de acción, es un hombre de pensamiento que analiza todo lo que hace o va a hacer, que lleva una vida tranquila en su mundo, con sus pacientes, y sin embargo, siempre está alerta esperando la aparición de su enemigo. Lo más importante es cómo el autor sabe dar la vuelta al Doctor Stark para convertirle en prácticamente un asesino. Son excelentes las escenas en que Starks se pone a pensar qué haría un asesino y entonces lo hace o cambia sus planes:

  “Sabía que la llamada estaba planeada para que el aspirante a asesino recabara información sobre él. Y sabía instintivamente que el truco consistía en aparentar responder sus preguntas sin contestar en realidad demasiado, mientras averiguaba muchísimas más cosas acerca del hombre que estaba al otro lado del teléfono”.

Como en todo thriller psicológico, el protagonista tiene que meterse en la retorcida mente del asesino para intentar adelantarse a sus pasos y solucionar el caso sin que haya víctimas.
Su oponente vuelve a ser el Señor R. un hombre perverso cuya única aptitud es matar, cuyo leiv motiv es la venganza, y el poco amor que tiene es para sus hermanos. Es un asesino nato, sin escrúpulos que no parará hasta conseguir su objetivo. Sus hermanos, una bella actriz y un poderoso abogado, solo son marionetas en sus manos, hacen lo que él les manda hacer. Es a ellos a quien persigue el anónimo asesino y a quien Starks tendrá que salvar.

Mi personaje favorito es la Sra. Heath, paciente riquísima, una mujer que lo ha vivido todo, enferma pero con una fuerza que supera a cualquier otro personaje, que no teme arriesgar, que no teme recordar y que no teme enfrentarse ni a sus mismos hijos.

También, como en su predecesor, en Jaque al psicoanalista encontramos un giro sorprendente en la acción cuando casi podría decirse que la historia está terminada. No es así: aquí empieza lo bueno.
En fin, solo una frase más para los que todavía dudan si leer o no esta novela:

“Volverán a encontrarte y entonces te matarán”


Nº de páginas: 440 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: S.A. EDICIONES B
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788466664202

viernes, 9 de noviembre de 2018

El caso de las japonesas muertas, de Antonio Mercero. Un canto a la diversidad

Antonio Mercero continua la saga de la detective Sofía Luna iniciada con El final del hombre. El caso de las japonesas muertas plantea la investigación de dos brutales asesinatos de unas jóvenes turistas japonesas en el centro de Madrid. La policía madrileña, recién incorporada después de la operación de cambio de sexo, tiene que investigar estas muertes añadiendo a su habitual equipo a Elena, una traductora de japonés bastante peculiar. Cuando la hija del embajador desaparece, el caso se convierte en un caso de estado. Por otro lado, Sofía Luna, tiene que ver cómo su padre es acusado de asesinato, aunque, en principio todo apunta a que ha sido en defensa propia

El caso de las japonesas muertas vuelve con el mismo estilo limpio y directo que Mercero utilizó en El final del hombre. Los diálogos (se nota que el autor es guionista) definen mejor a los personajes que cualquier descripción y sitúan al lector en el epicentro de la investigación convirtiéndoles casi, en un personaje más. Los sospechosos se multiplican y las pistas también, sin embargo, hasta el último capítulo, nadie es capaz de descubrir quién es la persona que disfruta asesinando a esas jóvenes.

Los personajes que rodean a Sofía Luna están perfectamente definidos. Todos ellos parecen reales, son buenos a ratos y malísimos a veces. El hijo de Sofía es un joven con los mismos problemas que tienen los jóvenes, el padre es un hombre chapado a la antigua que rechaza a Sofía pero que la busca de manera egoísta si la necesita, sus compañeros la apoyan, pero no pueden evitar juzgarla… Vamos, lo que es la vida misma.

La nueva vida de Sofía tiene el mismo peso que la investigación de los asesinatos. La detective sigue con su tratamiento hormonal y los efectos secundarios se suman a sus propias inseguridades. La relación que mantiene con sus compañeros, con su ex-mujer, con su hijo, con su padre y con ella misma plantea la realidad que miles de personas tienen que soportar en una sociedad que no sabe nada del colectivo trans, sólo se conocen fotografías fijas. Sin embargo, en El caso de las japonesas muertas, las situaciones cotidianas que Sofía vive podrían ser las situaciones cotidianas de cualquier otro detective.

Antonio Mercero ha conseguido en esta novela lo que pocos hasta ahora han conseguido. Me ha parecido una magnífica manera de normalizar al colectivo LGTBIQ+. Sin hacer espectáculo, sin juzgar y sobre todo, sin hacer caricatura nos describe la realidad de una mujer que tiene que enfrentarse a las reticencias de la sociedad, de sus compañeros y lo más importante, de ella misma. La cotidianidad de la vida de la protagonista se aleja de los clichés con los que se suele mostrar el mundo de la transexualidad. Sofía es simplemente una mujer que tiene que pelear en varios campos de batalla a la vez, pero no se convierte por ello en una heroína ni en una perdedora, es una mujer que defiende su condición de mujer y su condición de transexual porque es alguien doblemente juzgado. Es una persona que sufre la misma situación que miles de personas, es una persona real.

En la novela además se describe la situación que el colectivo de personas asexuales, colectivo prácticamente desconocido por la sociedad, vive hoy en día. Personas sin deseo sexual inmersas en una cultura que ha hecho del sexo su becerro de oro. Cómo alguien puede no sentir deseo ante los miles de imágenes de jóvenes insinuantes que intentan vender coches o pasta de dientes. Pues El caso de las japonesas muertas también nos lo explica de una manera sencilla y natural.

He leído que se han comprado los derechos de la saga para hacer una serie de televisión. Desde luego sería una magnifica idea siempre que se mantuviera el tono que Antonio Mercero utiliza. Antes de ver a Sofía Luna en la tele, deberíais leer El caso de las japonesas muertas y ponerle cara vosotros. Merece la pena conocerla.

Nº de páginas: 360 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: ALFAGUARA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788420432830

viernes, 2 de noviembre de 2018

La noche sin memoria, de Jordi Ledesma. Una meláncolica sucesión de fotografías

Con La noche sin memoria, Jordi Ledesma nos empuja al cerrado mundo de una población costera que no está dispuesta a que nadie entre y cambie su universo.

Un escritor tóxicomano, desilusionado y decepcionado vuelve a su pueblo natal para investigar la desaparición de una joven rusa, Luda Petrova, y un joven homosexual, Pinilla, sin tener un motivo claro, sólo quiere recuperar la memoria y escribir un libro. Para ello necesita hablar con las personas que tuvieron contacto con ellos.

La investigación de las desapariciones es sólo un pretexto para que el protagonista muestre como en una población pequeña, en la que todos se conocen, nadie sabe nada de los demás.

La noche sin memoria, narrada en primera persona por el protagonista, se adentra en el pasado para que el lector conozca a los desaparecidos y el mundo que les rodeaba y se adentra en el presente, un presente en el que parece que nadie quiere recordar lo que realmente pasó. Además estas desapariciones no cambiaron nada.

Los personajes secundarios tienen mucho peso es esta historia. Muchos de ellos no tienen nombre, la sicóloga, el señorito, el fotógrafo y el pescador forman parte de este universo costero y dejan un poso de melancolía y de frustración de la que, tras la lectura de La noche sin memoria, es difícil salir. El escenario en el que se desarrolla La noche sin memoria tampoco tiene nombre. Una pequeña población de la costa catalana en la que parece no pasar nada, pero en la que sus vecinos sufren decepciones, traiciones y amores imposibles.

Jordi Ledesma escribe una novela en la que la forma es muchísimo más importante que el fondo. El lector que se enfrenta a esta historia va a ver una sucesión de fotografías que le empujan a un universo que no reconoce pero que sin embargo no le resulta extraño. El escritor vuelve a su pueblo después de años, contempla la realidad y nos la cuenta envolviendo en poesía, casi desde lejos, cómo a pesar del paso del tiempo casi nada en este mundo ha cambiado.

“Lanzo los ojos hasta el otro lado del puerto y en el camino veo presencias cabizbajas que llegaron a pensar que harían toneladas de riquezas. Fueron pocos los que lo consiguieron”

De eso trata La noche sin memoria, de personas que no pudieron alcanzar sus metas y que pasan por la vida aceptando la realidad que el azar le ha querido dar.

Puede que descubramos qué pasó con Luda y con Pinilla, puede que no, pero os aseguro que el camino que recorreréis leyendo La noche sin memoria, merece la pena.

Editor Alreves
Fecha de lanzamiento octubre 2018
Colección Narrativa
EAN 978-8417077662
ISBN 9788417077662
Número de Páginas 184

viernes, 26 de octubre de 2018

Traición, de Walter Mosley. Una novela policíaca al más genuino estilo norteamericano de los años 20

“Éramos sobre todo hombres inocentes escogidos para cargar con las culpas de auténticos delincuentes. Nunca nos harían justicia los organismos policiales ni los Tribunales, de modo que lo único que podíamos hacer era tomarnos la justicia por nuestra mano”.

Walter Mosley, el prestigioso escritor de novela policíaca, pupilo de Raymond Chandler, gana con Traición el premio RBA novela policiaca. Tras la exitosa serie de novelas cuyo protagonista era el investigador, Easy Rawlins, nos sorprende con su nuevo personaje Joe Oliver King.

Como su nombre indica, la novela de Mosley trata de una doble traición: por un lado, el policía Joe King Oliver se está acercando peligrosamente a las actividades delictivas de un grupo de agentes corruptos que, para pararle los pies, crean un complot cuya finalidad es asesinarle. Si bien fracasan en esto último, logran implicarle y meterle en el penal de Riker Islands, donde, tras recibir varias palizas por ser policía, y conseguir una bonita cicatriz en la cara, deciden meterle en aislamiento.

La segunda trama es la de los policías corruptos y traficantes de droga y de niños que van acabando uno a uno con los Hermanos de Sangre de Broadway, grupo de personas que alejan a los niños de la calle, de los pedófilos. El dirigente de este grupo, A Free Man, acaba en el corredor de la muerte, porque, como a Joe, no consiguen matarle.

Como era de esperar, Traición es una novela con evidentes ecos chandlerianos, una novela policíaca al más genuino estilo norteamericano de los años 20.
Porque Joe King Oliver es absolutamente parecido a Spade o a Marlowe: expolicia, exinspector de primera clase reconvertido en detective, bebedor, cínico, pesimista, violento solo por necesidad y con una ética más allá de lo común.

Joe es además negro, o afroamericano, como lo quieran llamar. La novela tiene una constante reivindicación del racismo imperante en USA y que aún hoy en día sigue enquistado en aquella sociedad. Es absolutamente increíble la variedad de descripciones con el que nuestro detective describe a los de su raza: hombre de color caramelo, mezcla de un etéreo rosa dorado y un bronce apegado a la tierra, su piel era de un tono grisáceo que tendía hacia el negro, cara de color marrón intenso, crema de mantequilla acaramelada…

Amante de su familia, su principal objetivo es que nada le falte a su hija, a ratos estudiante, a ratos telefonista de su despacho. Su abuela, es un personaje digno de conocer.

Sus amigos son policias, delincuentes, yonquis y prostitutas. Unos más leales que otros.
En Traición veremos también a una femme fatale a la que chantajean para que colabore con el plan para acabar con Joe.  Es una mujer reconvertida: ama de casa, madre de familia, defensora del catolicismo y la redención y dispuesta a declarar a favor de Joe.

El lenguaje es típico de las novelas policíacas, incluye el humor irónico y elegante y el estilo a veces poético (“Era como el amanecer de una mañana tras la muerte de un rey querido”).

En esta novela, Walter Mosley lo que intenta transmitir al lector es que la justicia no existe, que el racismo perdura y tomarte la justicia por tu cuenta es muy peligroso y, a veces, tampoco sirve de nada. Nuestro protagonista es una persona que siempre hace lo correcto, que es honesto… Al final de la novela ¿se limpia su nombre? ¿Vuelve a ser policía?

Nº de páginas: 320 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: RBA LIBROS
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788490569559

domingo, 21 de octubre de 2018

Crónica mañanera de Getafe Negro 2018


Ayer mi jefa de SalamandraNegra.com, Almudena Natalías, me llevó de asistente a Getafe Negro.

Quería que tomara notas y la guiara por las intrincadas calles de Madrid Y Getafe. Notas, la verdad tomé pocas, pero la jornada valió la pena.

Por la mañana asistimos a un emocionante encuentro con Elmer Mendoza, quién además de brillante escritor y profesor de Universidad, es capaz de captar el interés del público con su suave cadencia, su tierna sonrisa y sus anécdotas que darían para un libro. Interesante saber cómo empezó a escribir novela negra y por qué tras Balas de Plata, continuó la historia El Zurdo Mendieta. Sorprendente su disertación sobre la teoría del caos y cómo la lleva sus novelas.

Lorenzo Silva como siempre calmado, extremadamente educado, extremadamente culto, nos explicó cómo sus protagonistas Bevilacqua y Chamorro han llevado a más de un joven a hacerse Guardia Civil de la misma forma que sus obras nos han llevado a admirar y entender mejor a ese cuerpo.

Fue una conversación entre amigos a la que asistimos invitados, emocionados e incapaces de perder una palabra. “Lorenzo, ya te pregunté ¿cuántos libros hay que escribir para hacer una saga?”

Por la tarde, meda redonda, cómo crear monstruos en novela negra, cómo construir personajes tan malvados como para ser asesinos en serie y cómo construir personajes buenos, quizás aún más difícil, porque al final todos tenemos algo de malos. Me gustó especialmente el papel de moderador de Carlos Bassas del Rey. Siempre es un placer escucharle. Preguntas muy bien elegidas, repartió la baraja de forma muy inteligente. Massimo Carlotto, breve, conciso pero muy inteligente. Mario Marín, Miguel Ángel Hernández, Roberto Sánchez y Carme Chaparro. Todos fueron divertidos y profundos al mismo tiempo. Fue realmente ameno. Muy interesante la idea de los arquetipos y los clichés, la necesidad de innovar cuando todo parece ya escrito.

En definitiva, como siempre, genial Getafe Negro.

viernes, 19 de octubre de 2018

Asesinato en el parque Sinaloa, de Elmer Mendoza. Una nítida fotografía del norte de México

Elmer Mendoza ha publicado la quinta entrega del detective Zurdo Mendieta. Después de Balas de plata (2008), La prueba del ácido (2010), Nombre de perro (2012) y de Besar al detective (2015) ha publicado el año pasado Asesinato en el parque Sinaloa, novela en la que vuelve a mostrarnos lo que está ocurriendo en el norte México de manera cruda pero sin caer en moralismos. Es una novela social que describe la corrupción, la violencia y la crueldad que existe en uno de los países más bellos del mundo.

Edgar Mendieta se declara totalmente derrotado y deja el cuerpo de policía para refugiarse en su casa. Desencantado, alcoholizado y hundido recibe la llamada de su mentor, Abel Sánchez, que le pide ayuda para encontrar al asesino de su hijo y de la novia de este, ambos hallados muertos en los Mochis, ciudad norteña. El Zurdo Mendieta sólo se doblega ante la amistad, así que rompe el cheque recibido por su retiro, no sin lanzar un par de maldiciones, y se lanza de cabeza a reabrir el caso y, de paso, a reabrir su vida.

La policía de los Mochis cerró el caso de manera precipitada dando por segura la teoría de que Pedro Sánchez, el hijo de Abel, fue asesinado por su novia Larissa Carlon. Tras cometer el asesinato Larissa parece haberse suicidado. Caso resuelto. Al mismo tiempo el Perro Laveaga, narco local, se fuga de la prisión en la que se encuentra y se esconde en la ciudad.

El Zurdo reanuda su vida laboral pero con esta investigación el policía reanuda también su propia vida. En los Mochis el Zurdo vuelve a disfrutar de la comida local, de la bebida (incapaz de controlar su vicio pero intentándolo), de la música y del amor. Quizás el Zurdo aún no esté del todo acabado.

Elmer Mendoza vuelve a retratar de manera meticulosa la sociedad mexicana del narcotráfico. Ningún género es capaz de describir la situación social como la novela negra, y en eso los escritores iberoamericanos son los mejores. Leemos las historias de narcos que se describen en estas novelas y no podemos dejar de pensar que se trata simplemente de ficción. Parece imposible que alguien sea capaz de vivir rodeado de tanta violencia y encontrar rincones de felicidad. El narcotráfico y la violencia forman parte de la vida cotidiana, pero también los colores vivos y los atardeceres. Es así, todos tenemos que sobrevivir.

“A las ciudades se les reconoce por su comida y por sus delincuentes”

El estilo de Elmer Mendoza es arte, es literatura con mayúsculas. Escribe novela negra, hasta hace poco considerada un género menor pero Mendoza ha conseguido contar historias plagadas de violencia con un lenguaje elevado, con el lenguaje popular convertido en la filosofía de los valores mexicanos. Las voces de los personajes conectan perfectamente con la historia y el lector, a pesar de la violencia que la obra de Mendoza describe, puede encontrar belleza en las descripciones de México, de sus gentes y de sus costumbres.

El estilo narrativo al principio choca al lector. Elmer Mendoza incorpora los diálogos a los párrafos descriptivos haciendo algo complicada la lectura, pero pasadas unas páginas ese mismo lector se encuentra totalmente integrado en la historia en una rápida espiral de la que ni quiere ni puede salir.

Con Asesinato en el parque Sinaloa, y con todas sus demás novelas, Elmer Mendoza nos hace una nítida fotografía del norte de México. No utiliza fotoshop, ni filtros. Nos regala un retrato del México donde los anocheceres se describen con un lenguaje sencillo pero al mismo tiempo extremadamente cuidado y las personas que pueblan esos míticos paisajes pueden regalar flores y después empezar una balacera.

Nº de páginas: 272 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788439734512

lunes, 15 de octubre de 2018

Las palomas de la Boqueria, de Marc Artigau y Jordi Basté. Un paseo por Barcelona



 Albert Martínez, de vacaciones en Nueva York, recibe un mensaje: «Han matado a una mujer en la Boquería».

Marc Artigau y Jordi Basté escriben a cuatro manos Las palomas de la Boquería, una novela en la que se investiga un sangriento asesinato en uno de los mayores emblemas de Barcelona. Después de Un hombre cae (2017) Albert Martínez nos vuelve a seducir con su particular sarcasmo.

Al abrir el famoso mercado de la Boquería encuentran colgada en un gancho de pollos a una actriz del Romea, Paula CellarAlbert Martínez, peculiar detective recién llegado de unas vacaciones en Nueva York se propone descubrir al culpable. Para ello no duda en pedir ayuda a los contactos que tiene en el barrio del Mercado más popular de la Ciudad Condal.

Las palomas de la Boquería está narrada desde dos puntos de vista. Por un lado Albert, en primera persona, va  contando como se desarrolla la investigación a la vez que se entrega a una vida de hedonismo extremo en la que no falta alcohol, sexo y mucha comida. Por otro lado, Mónica, una eterna aspirante a actriz, nos cuenta también en primera persona, cómo pasó de ser una estudiante de interpretación a trabajar de modista en el teatro Romea. Su vida entre bambalinas nos enseña cómo funciona el mundo del teatro: sus traiciones, sus fantasmas, sus éxitos y sus fracasos. Estas dos historias trascurren paralelamente hasta que, casi por casualidad, convergen.

Los capítulos son cortos, lo que da agilidad a la trama. La historia de Mónica describe con cierta tristeza sus años de juventud, no ha podido cumplir sus sueños. La relación con sus padres y con sus amigas la marca, siempre se ha dejado llevar permitiendo que sean los demás los que tomen las decisiones por ella. Albert, por el contrario, tiene un ego infinito. Coge lo que quiere de la vida sin tener en cuenta las consecuencias. Vive la vida con una desmedida intensidad. Conoce Barcelona como la palma de la mano, los mejores restaurantes y sus especialidades, los locales de copas en los que puede bailar música de los 90, los encantadores jóvenes con los que puede pasar una noche de sexo sin compromiso. La investigación parece un tema secundario ya que el peso de la novela recae en las experiencias y en los pensamientos que tienen Mónica y Albert. En ocasiones la investigación parece sólo una excusa que sirve para que conozcamos a los protagonistas.

Las palomas de la Boquería acelera el ritmo en los últimos capítulos. Los protagonistas parece que corren hasta que el misterio es desentrañado de  una manera que nadie podía imaginar.

Por todo ello, Las palomas de la Boquería es un libro con el que puedes pasar un rato muy divertido, se lee de un tirón, y con él que conocerás muchos de los secretos que guarda Barcelona.

Nº de páginas: 320 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: GRIJALBO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788425356322

domingo, 14 de octubre de 2018

Gregor Samsa, de David Llorente. Cuando los monstruos se esconden en un teatro

El jueves asistí a la tercera representación de Gregor Samsa, obra escrita y dirigida por David Llorente en
el Teatro Intemperie de Madrid. Conocía a David Llorente por sus novelas y me apetecía mucho saber si su teatro era tan descarnado como ellas. Lo es.

Antes de entrar en la sala ya empezó la representación. Volver después de mucho tiempo al madrileño barrio de Malasaña es una experiencia en si misma. Ver cómo uno de tus bares de referencia se ha convertido en un bar de zumos fue un golpe bajo, pero pudimos sobreponernos en dos garitos nuevos porque cuando Dios cierra una puerta abre una ventana.

En el Teatro Intemperie también se puede tomar algo, quizás deberíamos haber entrado tomando algo más fuerte, no sé.

La sala era perfecta para la representación. Una sala negra en la que el público se sienta al mismo nivel que los actores, casi a su lado, por lo que es difícil no sentirse algo más que espectadores. El zumbido de una mosca nos recibió.

Misa, angelical joven, acude a las cloacas del mundo para encontrarse con una monstruosa criatura voluntariamente encerrada en un enredo de metal cubierto con una tela que apenas permite ver el interior. Se está dejando morir de hambre, quizás como hizo Gregor Samsa en la Metamorfosis de Franz Kafka, pero Misa insistirá en hacerse su amiga y en leerle un libro, sólo quiere eso.

Los actores realizan un trabajo impecable. Ramón Nausía, en su círculo de opresión, hace que el espectador sea incapaz de respirar. Sherezade Atienzar le cuenta al monstruo sus propias tragedias intentando romper la barrera física y espiritual que les separa con una candidez tal que el espectador no puede dejar de mirarla.

No voy a contar nada más del argumento, no quiero hacerme la interesante, es que no me veo capaz.

Desde el jueves estamos discutiendo sobre la obra. Yo me vi representada por el protagonista, egocéntrica que es una. Mi curioso acompañante vio a su padre, complejo de Edipo no superado, digo yo. Hoy por la mañana él ha visto un conflicto entre hombres y mujeres, machista que es y yo la fuerza que puede tener una mujer, feminista que soy. Ninguno de los dos tenemos razón y la tenemos en todas nuestras versiones.

Gregor Samsa es una obra que muestra a cada uno de los espectadores los recovecos más oscuros de su mente en los que guarda algo que quiere esconder y que reflexiona si hay alguna manera de sacarlos a la luz. David Llorente golpea una vez más donde más duele y provoca un aluvión de sentimientos que el espectador, quizás, creía superados. Si sacar a la luz nuestros más oscuros secretos es posible o no, según David Llorente, tendréis que descubrirlo vosotros y decídmelo, por favor, porque sigo pensando en ello. Quizás en unos días recuerde haber visto una obra distinta.

Puedes comprar tus entradas en este enlace:
https://es.patronbase.com/_Intemperie/Productions/0055/Performances



viernes, 12 de octubre de 2018

Amnesia, de Federico Axat. Hay recuerdos que es mejor olvidar


Amnesia, de Federico Axat, es  un thriller que atrapa al lector desde la primera página. A partir de una situación sorprendente, el protagonista tiene que resolver un enigma que conecta dolorosamente con su pasado.

John Brenner despierta un día en el salón de su casa con una botella de vodka vacía junto a él. Es alcohólico pero lleva meses sin beber. Cuando se levanta a duras penas, encuentra a una mujer, a la que no conoce, muerta a su lado. No recuerda nada y piensa ¿qué he hecho? Cuando se deshace de la botella vuelve al salón, el cadáver ha desaparecido y piensa ¿qué ha pasado?

Además de la investigación en la que se embarca John, Amnesia es una novela que profundiza en la psicología de los personajes. Quizás no lo hace de manera tan exhaustiva como en el Pantano de las mariposas (2013), Amnesia es un thriller y la acción es lo más importante, pero Federico Axat analiza en la novela cómo la familia, los amigos y las circunstancias influyen de manera decisiva en los personajes. Axat plantea la relación que puede existir entre dos hermanos que han perdido a sus padres de manera muy dura y apenas con unos meses de diferencia. Es habitual que la relación entre hermanos se enfríe después de la muerte de los padres, pero no si entre ellos existía previamente un vínculo fuerte. En este caso la relación entre Mark y John se estrecha más. Están solos pero cuentan el uno con el otro. Mark es cerebral, analítico, ha creado una exitosa empresa de investigación, estudia la situación, maneja todos los escenarios posibles y encuentra la solución perfecta. John es ilustrador, creativo, impulsivo y es él el que nos cuenta cómo se desarrolla la investigación. Son dos personas opuestas pero complementarias.

Amnesia está escrita en primera persona.  El lector sólo conoce la realidad a través de los ojos de John, llegando incluso a dudar si lo que nos cuenta será cierto o si su percepción es demasiado subjetiva.

También es importante el tema de las amistades de la infancia. Los tres niños que jugaban en el bosque vuelven a encontrarse después de años, pero en seguida parece que nunca se hayan separado. Maggie vuelve de Londres después de cinco años en los que no han mantenido el contacto, pero rápidamente restablecen los lazos que compartieron y se convierten en el equipo perfecto para descubrir lo que pasó con la chica de la gargantilla. Las amistades de la infancia son las más fuertes.

En Amnesia se plantea también el tema de la investigación farmacéutica. La empresa de Mark desarrolla una droga que produce amnesia selectiva, los hechos traumáticos como las violaciones, atentados terroristas o cualquier otra situación dolorosa ocurrida en el pasado podrían ser borrados de la mente evitando así el dolor en el presente. ¿No sería esto maravilloso o sería un peligro en las manos equivocadas?

El escenario donde se desarrolla Amnesia vuelve a ser Carnival Falls, la población en la que Federico Axat situó anteriores novelas como Benjamin (2010) y El pantano de las mariposas (2013). Un enorme y misterioso bosque y un pantano, ahora seco, que nos ofrece un ambiente mágico aunque, a veces, también angustioso y muy oscuro. Los lectores de Federico Axat además de este guiño, van a encontrarse con personajes conocidos. Harrison, el inspector de Benjamin, es en Amnesia un inspector jubilado que ayuda a John en todo lo que está en su mano.

En definitiva Federico Axat nos presenta en Amnesia una historia de la que no podremos despegarnos hasta el sorprendente final, un thriller en el que la familia y los amigos tendrán un papel casi tan importante como su protagonista. Un misterio con olvidos, recuerdos, mentiras, verdades y música de los Who. Ya me contaréis.

Autor: Federico Axat
Editor: Destino
Fecha de lanzamiento: septiembre 2018
Colección: Ancora y delfin
EAN: 978-8423354306
ISBN:9788423354306

viernes, 5 de octubre de 2018

Lejos del corazón, de Lorenzo Silva. La vida en el Estrecho


Maya Velasco. Cuando se cumplen veinte años de la publicación de su primera novela, Lorenzo Silva lo celebra con Lejos del corazón, otro caso de Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro. Esta vez tienen que viajar al Estrecho a resolver un caso de secuestro y posible asesinato. Un joven de veinticinco años dedicado a la informática y con antecedentes por delitos telemáticos, es secuestrado. Su familia paga un rescate que no hará que le devuelva. Bevilacqua teme que esté ya muerto.

Lejos del corazón comienza con la jura de bandera como Guardia Civil del hijo de Bevilacqua a la que asisten su madre y su abuela. Nuestro héroe se enternece al ver a su hijo seguir su mismo camino y al ver a su madre helada de frío pero feliz por su nieto. No nos engañemos, esta no va a ser una novela en la que Bevilacqua se dedique a su familia porque ha decidido estar solo con su trabajo y a eso se decía en cuerpo y alma. Pero lo que sí hará en reflexionar sobre esta soledad, sobre Carolina, la jueza con la que ha tenido algún escarceo y sobre su compañera Virgi, la persona que mejor le conoce y cuya amistad y compañerismo nunca querría perder pero con la que hay una clara tensión sexual. Vamos que no es infeliz en ningún caso. Nuestros dos personajes principales están perfectamente caracterizados y compenetrados y aquí les encontramos con algún año más.

También el pasado vuelve con la figura del capitán Leandro Álamo con el que luchó en el País Vasco contra el terrorismo de ETA y cuyo trabajo es tan sumamente distinto al que llevarán a cabo en Andalucía.
Contamos también con un gran número de personajes cabos, guardias, brigadas, suboficiales y demás en los que a veces, uno se pierde.

Lorenzo Silva nos muestra un bello paisaje del Estrecho, de Gibraltar, de Algeciras y los pueblos de la zona, pero lo que más me ha llamado la atención es la descripción de Sotogrande, La Meca de los millonarios: “el lugar me pareció uno de los más inhóspitos y faltos de alma en los que jamás había puesto el pie. Una especie de ciudad distópica, ideal para alojar episodios extremosa de desvalimiento y soledad”. Así mismo, refleja la vida sumamente lujosa de los abogados de la zona, dedicados a defender delitos de droga y de blanqueo de dinero mientras multitud de seres humanos mueren en el mismo mar donde desaparece a menudo la droga, cuando intentan huir de su miseria y de la guerra en lanchas de juguete.

En este sentido Lejos del corazón no puede ser más actual. Trata de la frontera entre Europa y África y aborda un poco de pasada el enorme drama humano que llena las noticias en los últimos tiempos: “esto viene a ser lo mismo, una frontera: al otro lado está oscuro, y a este también”. Por supuesto, porque además trata el tema de los delitos informáticos a fondo como parte del entramado del secuestro.

Lo más interesante de Lejos del corazón para mí, son los pensamientos y la filosofía de la vida de Bevilacqua: la sensación de soledad y la necesidad de amor, la gran diferencia social entre los ricos de Sotogrande y los pobres que mueren en sus pateras, la maldad del ser humano…

Debo reconocer que la novela se me ha hecho un poco pesada por la descripción de los delitos informáticos, los bitcoins y los ordenadores, repetidores y demás artilugios que sinceramente no he logrado entender por mucho que lo lea. Por lo demás, recomiendo la nueva entrega de Lorenzo Silva con su prosa elegante y serena y la intriga que se mantiene hasta el final.

Autor: Lorenzo Silva
Editor: Destino
Fecha de lanzamiento: mayo 2018
Colección: Ancora y delfin
EAN: 978-8423353903
ISBN: 9788423353903


viernes, 28 de septiembre de 2018

El cuarto mono, de J. D. Barker. No hagas el mal

Cuando leía El cuarto mono de J.D. Barker, tuve la misma sensación que tenía cuando vi Seven, el
mítico largometraje de David Fincher estrenado en 1995 ¿por qué los asesinos en serie provocan esa fascinación en mí, siendo ellos tan malos y yo tan buena?

Sam Porter, detective de la policía de Chicago, es reclamado cuando un hombre es atropellado por un autobús. Todo parece indicar que se trata de un suicidio, pero al encontrar una caja blanca junto al cuerpo y un diario en su abrigo, empiezan a sospechar que se trata del Cuarto Mono, asesino en serie que actúa en la ciudad y que ya ha asesinado a siete jóvenes. En los asesinatos anteriores el asesino ha enviado una primera caja con una oreja de la víctima a su familia, después otra caja con los ojos y, por ultimo uno con la lengua antes de abandonar su cuerpo en algún lugar de la ciudad. Efectivamente, en la caja junto al hombre atropellado está la oreja de Emory Connors, hija de un importante banquero. Aunque el asesino esté muerto, deben encontrar  viva a Emory, y es aquí donde empieza una intensa y frenética carrera en busca de ella.

Como en otros casos de asesinos en serie (en Seven las víctimas representaban los siete pecados capitales) El Cuarto Mono basa sus macabros crímenes en la leyenda japonesa de Toshogu, los tres monos sabios. Uno tapa sus orejas, “no escuches el mal”, otro tapa sus ojos, “no veas el mal” y el tercero tapa su boca, “no digas el mal”. El asesino se autoproclama el cuarto mono, “no hagas el mal” y se impone la misión de castigar a personas que han cometido algún acto deleznable, secuestrando y torturando a alguna joven inocente de su familia.

La estructura del El cuarto mono es compleja. A la vez que el lector avanza en la investigación del secuestro nos encontramos con el relato de la propia Emory, en capítulos brutales que añaden a la urgencia por encontrarla un terrible sentimiento de angustia. Al mismo tiempo Sam Porter va leyendo el diario encontrado, adentrándose en la mente del criminal y descubriendo cómo fue la infancia del cuarto mono. Por tanto asistimos a una espeluznante investigación a través de los ojos del asesino, de la víctima y del detective. La trama se desarrolla solamente en tres días, por lo que los acontecimientos ocurren de manera vertiginosa. Imposible parar de leer.

El asesino, como en todo thriller que se precie, tiene una mente privilegiada. Hasta ahora él ha ido siempre un paso por delante de la policía, seguro en su sangrienta misión. Sam Porter, carismático detective que no atraviesa su mejor momento, es el contrapunto perfecto. Eso se nota. Ambos sienten una gran fascinación mutua a pesar de estar en bandos contrarios. La investigación casi se convierte en un pulso entre Porter y el cuarto mono. Barker hace que el lector también se sienta seducido por la complejidad de los crímenes del asesino y que intente, como hace Porter desesperadamente, encontrar en su diario la justificación a sus crueles actos.

Si os gustan como a mí las historias de asesinos en serie, no podéis dejar pasar El cuarto mono. J. D. Baker da una vuelta de tuerca a los thrillers de manera brillante.

Autor: J. D. Barker
Editor: Destino
Fecha de lanzamiento: junio 2018
Colección: Ancora & delfin
EAN: 978-8423353941
ISBN: 9788423353941
Número de Páginas: 560


viernes, 21 de septiembre de 2018

Un dios ciego, de Javier Sagastiberri. Una oscura investigación en Bilbao

Quien haya leído las anteriores novelas de Javier Sagastiberri debe haber estado esperando  la publicación de Un dios ciego, novela en la que el autor nos presenta otra oscura investigación desarrollada en las calles de Bilbao y que la editorial Erein publica en su negra colección Cosecha Roja.

Uriah Heep, un peligroso asesino, se ha escapado de la prisión de Basauri. Las ertzainas que protagonizaron El asesino de reinas (2016) y Perversión (2017), Itziar Elcoro y Arantza Rentería, saben que quiere vengarse de ellas por su detención en el anterior caso. A la vez se ven envueltas en el asesinato por encargo del abogado Pérez de Martingala, disparado en plena calle por un asesino profesional. Ambas investigaciones se desarrollan durante sólo 20 días y acaban en un imprevisible final que dejará al lector sin respiración.

En Un dios ciego, Javier Sagastiberri vuelve al tema de la maldad en el ser humano que inició en Perversidad. En la investigación vamos a descubrir la religión del dios ciego y la secta de ella derivada, los brazos del dios ciego. Si el mundo es un lugar inhóspito para el hombre y dios existe, ese dios tiene a la fuerza que ser un dios ciego. Si viera lo que está ocurriendo, tendría que actuar de alguna manera, sólo un dios ciego, ajeno a la maldad extendida por el mundo, puede existir. Lo que está claro es que el ser humano tiene también una parte oscura. En esta tercera entrega de la saga vamos a conocer aspectos del pasado de Arantza que no se desvelaron en las anteriores novelas. Se nota la evolución de las dos protagonistas. Itziar sigue siendo serena, cerebral y feliz, preparando un futuro con su pareja, pero a Arantza la amenaza de Uriah la obsesiona, la altera y hace que retorne a la oscuridad que intuimos existió en su pasado.
También el abogado asesinado, Pérez de Martingala, sufre una evolución a la oscuridad. De ser un abogado de clase alta pasa a ser el abogado de los narcos locales. En esta evolución está la clave de su asesinato.

Los personajes de Un dios ciego merecen una mención aparte. Además de las ertzainas, sus compañeros Iñigo y Jon son los encargados de encontrar al prófugo Uriah Heep. Jon nos cuenta en primera persona y en presente el desarrollo de la investigación con detalles que el narrador omnisciente y las propias ertzainas desconocen. Este segundo narrador no rompe el ritmo, al contrario, le da al lector una información que le permite conocer más datos que las propias ertzainas y de primera mano. A pesar de que la víctima fue vecino del lujoso barrio de Neguri, durante la investigación nos vamos a topar con tipos de la más baja estopa y secundarios muy interesantes como Celso Etxebarría  y Teo Arrozpide, que nos relatará con todo lujo de detalles “tarantinianos” una timba de póker crucial en el desarrollo de la trama.

Pero no sólo de ficción vive el hombre. Durante la lectura, los devotos del grupo de escritores vascos denominado “Txapela Noir” vamos a tener algunos bonus. Personajes de las novelas de Abasolo, Arretxe, Arriola, Manu López Marañón, Juan Infante y Aritza Bergara participan en la investigación. El propio Jon Arretxe, que en la novela encarna a un detective del barrio de San Francisco con despacho en un piso patera, se convierte en otro de los personajes de este bilbaíno elenco. Sergio Vera, organizador del festival de novela negra que se celebra en Cuenca, Las Casas Ahorcadas, tendrá también un papel en esta función, papel que os tocará descubrir a vosotros. Yo siempre he oído hablar de la rivalidad entre escritores, pero aquí el buen rollo es evidente. Para confirmarlo estaría bien hacerles pasar un fin de semana en una casa aislada con diez figuras de porcelana de la Marijaia y confirmar si, como en la novela de Agatha Christie, se rompe alguna figurita… Se lo pasarían muy bien, me da la sensación...

En fin, ahora nos toca esperar y rezarle al dios ciego para que Sagastiberri nos siga descubriendo en una próxima novela los secretos que aún guarda Arantza.

Colección: Cosecha roja, 32

Formato: 135 x 205 mm

Páginas: 232

Encuadernación: Rústica

Disponibilidad: Disponible

Fecha de publicación: 22-05-2018

ISBN: 978-84-9109-321-3

viernes, 14 de septiembre de 2018

El cuento de la criada, de Margaret Atwood. Con su mirada


Maya Velasco. Desde que muy joven mi padre me regaló Los que vivimos de Ayn Rand he leído todas las distopías (según la RAE  representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana) que cayeron en mis manos. Mi favorita sin lugar a dudas Nunca me abandones de Kazuo Ishiguro. Si estáis interesados en el subgénero os recomiendo Ensayo sobre la ceguera de José Saramago, Fahrenheit 451 de  Ray Bradbury, 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley  y por supuesto El cuento de la criada de Margaret Atwood.


Margaret Atwood, Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en 1985. Lo que me gusta de esta novela y, en general, de las distopías es que anticipan acontecimientos y conductas que muchos años después serán reales. La escritora es feminista y de ahí, que El cuento de la criada se refiera a la anulación de todas las libertades de la mujer.

“Fue después de la catástrofe, cuando le dispararon el presidente y ametrallaron el Congreso, y el ejército declaró el estado de emergencia. En aquel momento culparon a los fanáticos islámicos”

Con la excusa del terrorismo y de un ataque al Gobierno, Estados Unidos se convierte en la República de Gilead, un estado ultra puritano de estructura patriarcal y basada en la interpretación del Antiguo Testamento.

El nuevo orden establece el mandato de los Comandantes, vigilada por los Ángeles y controlada por los Ojos. La gente no caucásica es enviada al Oeste. A las mujeres se les prohíbe trabajar, tener cuentas bancarias y hasta leer. Ante el descenso dramático de los nacimientos, la vida de la mujer se orienta exclusivamente a tener hijos. Así tenemos a las esposas (de la clase dominante, claro), las criadas a las que los comandantes violan para tener hijos, las Marthas que cuidan de las tareas domésticas y las tías que educan a las criadas. Las criadas dejan de tener nombre y adoptan el del apellido del comandante de turno.

El relato de Atwood se nos presenta como unas memorias escritas por la criada Defred:

“Me gustaría creer que esto no es más que un cuento que estoy contado. Necesito creerlo. Debo creerlo. Los que pueden creer que estas historias son solo cuentos tienen mejores posibilidades. Si esto es un cuento que yo estoy contando, entonces puedo decidir el final”.

Acude a los flashbacks para relatar su vida pasada en la que era editora, esposa y madre de una niña que la arrebatan para darla a un matrimonio dirigente.
Es un estado basado en el terror. En el Muro se exponen los cadáveres colgados de aquellos que se enfrentan al orden establecido para que sirvan de ejemplo.

A diferencia de la exitosa serie de televisión, la protagonista Defred aparece rendida a su suerte. Comprende que luchar no sirve de nada.

El libro tiene al final una especie de manuscrito que es sumamente pesado y que realmente no encuentro necesario. La serie alarga bastante la historia pero encuentro que su adaptación es realmente buena.

Es realmente un libro duro, acongojan las experiencias de Defred, odias a los poderosos, no sabes cómo salir de ese mundo inquietante, cerrado y terror.  Si habéis visto la serie, os gustará leer el libro, y si nos la habéis visto, os aconsejo leerlo primero para poder imaginar los personajes y los escenarios vosotros mismos.

Autor: Margaret Atwood
Editor: Salamandra
Fecha de lanzamiento: abril 2017
Colección: Narrativa
EAN: 978-8498388015
ISBN: 9788498388015

viernes, 7 de septiembre de 2018

Talión, de Santiago Díaz. ¿Estás de parte de la venganza?

Talión es la primera novela del guionista Santiago Díaz (1971), un debut que no ha podido ser más
brillante.

A Marta Aguilera, periodista comprometida, le diagnostican un tumor y le dan dos meses de vida. Sin nada que la ate, sin familia y cuando ha dejado a su novio, Marta decide reparar injusticias y se convierte en una asesina en serie. No puede haber consecuencias para ella, sólo el tiempo que corre en su contra.

Cada capítulo está dedicado a una de las víctimas de Marta y a las personas a las que estos criminales han arruinado la vida. Están narrados en tercera persona y se alternan con la narración que la misma Marta hace en primera persona informándonos de los siguientes pasos que va a dar, una asesina que pronto se convierte en una celebrity.

Es algo evidente que la calle no acaba de creer en la justicia. Violadores y asesinos que gracias a astutos abogados, a jueces rancios y a defectos de forma se quedan impunemente en la calle. ¿Cuántos de nosotros hemos pensado en lo bueno que sería que hubiera un vengador que arreglara los fallos de la justicia? Por eso, y porque es ficción, el lector tiene muy fácil empatizar con una mujer que aplica la ley del talión y que hace justicia a las víctimas de pederastas, proxenetas, traficantes sin escrúpulos y terroristas. Con Talión me ha ocurrido lo mismo que me ocurrió con Dexter, la saga de Jeff Lindsay convertida luego en serie de televisión, asesino sin piedad que limpia de malvados las playas de Miami. Sabiendo que no es real, quién no se pone de su parte…

El lector no sólo empatiza con la protagonista. Todos los personajes están perfectamente definidos y tienen su sitio exacto en la trama. Los brillantes diálogos definen a cada uno de ellos.

La inspectora Daniela Gutiérrez es el contrapunto de Marta. Superviviente de un atentado de ETA que se llevó por delante a su marido y a su hijo mayor, elije permanecer dentro de la ley a pesar de tener también motivos y ocasión para vengarse. Su hijo Sergio es de los que prefiere, como Talión, no dejar las cosas estar.

Hay otros secundarios que merecerían una novela entera para ellos. Nicoleta, víctima de un proxeneta rumano que la explota hasta convertirla en una muñeca de silicona. Dimas, un amigo de la infancia de Marta con síndrome Down cuya mayor ilusión es convertirse en padre, Jesús “el Pichichi” que pudo convertirse en el nuevo Butragueño pero que sus circunstancias y su familia le obligaron a ser el eterno perdedor…

Según pasan los días y Marta ve el final más cerca pasa de ser una persona fría y sin atisbo de empatía a descubrir sentimientos que no creía tener. Esos sentimientos también nos unen a ella.

Santiago Díaz es guionista y eso se nota en Talión. Es muy sencillo imaginar la novela en imágenes. El ritmo parece marcado por un metrónomo, es rápido y constante. El lector no tiene más que dejarse llevar por la lectura para ver las escenas que se enlazan sin dar tregua.

No podéis dejar de leer Talión y, cuando la terminéis, supongo que vais a desear, como yo, que Santiago Díaz nos vuelva a sorprender con una novela tan intensa como esta

Nº de páginas: 448 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: PLANETA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788408186076

viernes, 31 de agosto de 2018

Alacrán, de Salva Alemany. Una fría historia en la frontera de México

El noir urbano está perdiendo terreno ante las novelas negras rurales. Un claro ejemplo de ello es Alacrán de Salva Alemany y publicada por Editorial Amarante, que desarrolla una historia muy negra en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez.

Santos es un sicario que compagina su taller de motos con los asesinatos que le encarga Don Dimas. Santos comparte su vida con Lupe, mujer a la que adora y con la que no puede tener hijos. En uno de sus sangrientos trabajos, “el penúltimo”, Santos encuentra a un bebé y no duda en llevárselo para terminar así de formar su familia.


En 1996 Daniel Woodrell acuñó el término de country noir para definir su novela Los huesos del invierno, novela que se desarrolla en las montañas de Ozark, en Missouri y que parece sacada de una canción country regada con bourbon y metanfetamina. La protagonista de Woodrell es una chica que busca a su padre, el protagonista de Alacrán es un hombre que encuentra un hijo.

Últimamente estamos acostumbrándonos a que nos cuenten, tanto en la literatura como en el cine y la televisión, historias de los narcotraficantes mexicanos. ¿Cuántos de vosotros habéis visto Breaking Bad? En esta serie y, también en Alacrán, se desarrolla la idea de que alguien que toma contacto con el mundo del narcotráfico acaba siendo absorbido por él y acaba aceptando como suyos, casi sin darse cuenta, los valores morales  del crimen en la frontera. La mayoría de los protagonistas llegan al mundo del narcotráfico casi por casualidad y acaban viviendo en un mundo en el que el límite entre el bien y el mal está totalmente desdibujado. Cuando Santos recoge al niño, cree estar haciendo una buena obra, está salvando a un niño y le está dando a Lupe la oportunidad de ser madre. No importa que antes haya asesinado al que supone su padre, eso era algo que se tenía que hacer. Alacrán, más que una historia de delincuentes es una historia de amor. Santos no deja de ser un personaje frío, pero Lupe y su hijo dan un vuelco a su vida.

En Alacrán se plantean temas como el narcotráfico, la prostitución, la corrupción pero también temas como el amor, la amistad y el respeto. Pero volvemos a la misma idea, el amor y la amistad son sentimientos fuertes, pero hay que hacer lo que hay que hacer, los sentimientos que se destruyan por el camino serán sólo daños colaterales.

Salva Alemany hace con Alacrán un ejercicio de crítica ante una sociedad que tolera, incluso respeta, el mundo del narcotráfico. Don Dimas representa lo que antes representaba el sistema. Los narcotraficantes son los actuales dictadores y el resto no tiene más remedio que cumplir sus órdenes. Pero no siempre esto es un problema. Santos es un personaje frío que no tiene ningún problema en ser uno de los sicarios del narco local. Sólo cuando el niño llega a su vida se plantea la necesidad de dejar estos trabajos, pero sólo por el niño, su hijo debe de estar fuera de este tipo de vida.

Pero en Alacrán la frontera no sólo es moral, también es física. Santos vive en El Paso, una de las ciudades más seguras de EEUU, separada por el río Bravo de Ciudad Juárez, ciudad que sólo en junio de 2018 lleva registrados 177 asesinatos. La violencia extrema está apenas separada de una cultura que alardea de unos firmes y elevados principios, pero que es el mayor mercado de los carteles sudamericanos.

Así que entrad de lleno en el ambiente asfixiante del sur de EEUU y no dejéis de leer este moderno western. Si podéis oír de fondo a Johnny Cash, mejor que mejor.

ISBN: 978-84-948039-8-7
Páginas: 262
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 15x21 cm
Precio: 19.99 €

viernes, 24 de agosto de 2018

A la luz del vino de Carlos Ollo Razquin. In vino veritas

En A la luz del vino de Carlos Ollo Razquin, encontramos otra de las magníficas apuestas de la Editorial Erein en novela negra actual. Segunda obra en la que los protagonistas son el inspector Villatuerta y el subinspector Javier Erro. Esta vez la aparición de un accidente que lleva a la muerte del enólogo de una bodega navarra, y una investigación sobre tráfico de droga, les hará moverse en el entorno del vino y de los que viven en el mundo de la enología, tan de moda hoy. Este en un punto importante de la narración en cuanto a que nos acerca a los procesos de fabricación del vino.

Dado que la narración está hecha por un narrador externo, asistimos en directo a la muerte del Tomás Aguerri atacado por alguien que descarga el golpe de una botella en su cabeza y lo hace pasar por un accidente en el que Aguerri habría muerto por el “tufo” de la fermentación. A la vez que transcurren estos hechos, la agente Nerea investiga a dos hombres que supuestamente trafican con droga. La casualidad le lleva a descubrir que quizás, los dos casos se encuentran relacionados.
enólogo

Como trasfondo encontramos la vida de los policías que prácticamente se centra en su trabajo. Faus Villatuerta vive con sus hijos (su hija es la agente Nerea) y con Irina, mujer rusa que cuidó de la esposa enferma de Faus hasta su muerte y que luego se hizo cargo del resto de la familia, incluido Faus. Me he preguntado si no debería haber leído también el primer libro de la saga, Quién con fuego (2015) para entender un poco mejor la personalidad de los protagonistas, cuya descripción se me queda un poco corta. No tienen profundidad. Faus vive en una relación de la que a menudo escaba con su trabajo, los bares o los amigos. Irina vive una vida insulsa de espera. Nerea intenta reconquista a un hombre que no siente ningún interés por ella, aunque tampoco es que ella pierda la vida por él.
A Javier Erro tampoco le entendemos demasiado en sus reacciones.

Por otra parte, el dueño de la bodega, preocupado por hacerla parte del mercado y de la competencia pero que no parece implicarse demasiado en los sucesos que están pasando allí.

Una pareja clave en la investigación son un padre y un hijo extranjeros que son los que cuidan de la bodega. El padre es feliz allí porque para él supone una segunda oportunidad en su vida y en la de su hijo aunque muy pronto descubrimos que no es así. Su pasado les sigue muy de cerca.
Si algo me ha llamado la atención en A la luz del vino, es la belleza del entorno y que en vez de tratarse de una historia oscura, tenebrosa como pasa en muchas novelas negras, no encontramos como el título indica, en una historia llena de luz que a menudo atraviesa la uva dando otro significado a las cosas. Es una historia en la que Carlos Ollo nos transmite cómo el vino (en su justa medida) nos hace ver la vida y las cosas de otra manera y nos acerca a la verdad.

En definitiva, A la luz del vino es una obra entretenida que además es curiosa porque nos introduce en el mundo de las bodegas, de la uva y del vino a la vez que nos atrapa en la investigación de un asesinato.

Colección: Cosecha roja, 29
Formato: 135 x 205 mm
Páginas: 256
Encuadernación: Rústica
Fecha de publicación: 12-03-2018
Fecha de publicación en digital: 02-05-2018
Formato de la edición digital: EPUB
ISBN: 978-84-9109-273-5
ISBN digital (ePUB): 978-84-9109-275-9

viernes, 17 de agosto de 2018

El hombre de tiza, de C. J. Tudor. ¿Quién quiere jugar?


C. J. Tudor se estrena en el mundo de los thrillers ingleses con El hombre de tiza, una de las novelas
más recomendadas de este verano.

Eddie y sus amigos inventan un código secreto, se comunican pintando dibujos de tiza con los que se envían mensajes que solo ellos entienden. Pero los dibujos empiezan a aparecer sin que ninguno de ellos los haga y les conducen al cuerpo de una chica asesinada brutalmente. Después de treinta años, cuando todos ellos casi han logrado olvidar el suceso, reciben una carta con un monigote pintado. ¿Quién quiere volver a jugar?

"A mí la experiencia me ha enseñado que es mucho mejor coger tus miedos, meterlos en una caja, cerrarla bien, echar el candado y guardarla en el rincón más apartado y oscuro de tu mente. Pero cada maestrillo tiene su librillo."

El hombre de tiza está narrado por Eddie, alternando los sucesos de 1986 y lo que ocurre en 2016. La narración del pasado es quizás más interesante ya que nos presenta, desde el punto de vista de un chico de 12 años, la sociedad de los ochenta en un pueblo inglés: la doble moral de aquellos años, las manifestaciones frente a las clínicas abortistas, cómo la iglesia va perdiendo el poder, un ambiente opresivo en el que la violencia es tolerada tanto en el ámbito familiar como en el escolar, a pesar de que es esta una década idealizada, siempre me he preguntado el por qué…

La narración del 2016 gira en torno a la idea de que algunos actos que creemos sin importancia pueden tener consecuencias terribles. Las peores tragedias pueden ser fruto sólo de la casualidad. Los mejores amigos casi nunca se cuentan toda la verdad, pero para investigar los crímenes que sucedieron hace treinta años, es imprescindible tener toda la información posible. Por lo tanto, hasta que Eddie y sus amigos no cuentan todo lo que saben ninguno de ellos averigua realmente qué ha pasado.

El desenlace de El hombre de tiza es lo que más me ha gustado. Es cierto que es un poco precipitado, pero últimamente estoy saturada de finales abiertos que anuncian una próxima novela. Aquí el misterio queda plenamente resuelto y el último capítulo hace replantearse al lector toda la historia. Si empezáis a leer la novela, llegad al final.

El hombre de tiza parece el hermano pequeño de IT, la icónica historia de terror de Stephen King.  En ambas la historia transcurre en un pueblo y está protagonizada por cuatro niños y una niña pelirroja. En ambas aparecen personajes siniestros que parecen sacados de una pesadilla, el payaso Pennywise y el Hombre de tiza, en ambas los chicos logran olvidar los terribles sucesos de su infancia, pero el tenebroso personaje vuelve a despertar los recuerdos dormidos. Pero claro, nadie escribe como el maestro del terror, por lo que esta historia se queda en una historia mucho más superficial que la terrorífica It.

La novela de C. J. Tudor también nos recuerda la estética ochentera de Stranger Things serie en la que una pandilla de niños (y una niña) luchan contra unas desconocidas fuerzas que aparecen en el bosque. Pero la fuerza de El hombre de tiza tampoco es la fuerza que transmite la serie de televisión.

En definitiva, El hombre de tiza es una novela de misterio sin demasiadas pretensiones, que desarrolla una buena idea, explicada con un lenguaje tan sencillo que no logra, a pesar de que lo intenta, convertirse en una novela de terror.

viernes, 10 de agosto de 2018

El primer gran caso de Yaiza Cabrera, de Javier Holmes. Una investigadora ¿clásica?


¨Mi ayudante, Ismael, ha aparecido asesinado en mi despacho. Desnudo y con un vibrador en el ano. Resulta que el dildo era mío y el cuchillo con el que le han cercenado el cuello, también.”

El Primer gran caso de Yaiza Cabrera, escrito por Javier Holmes, se plantea así.

Yaiza Cabrera trabaja en una firma de auditoría de cuentas, trabajo que en principio no parece muy apasionante para una mujer como ella. Nada hace sospechar que mientras audita a un partido de extrema derecha la joven incauta va a verse acusada de asesinato después de descubrir a su ayudante muerto de esta humillante manera. Así, la joven economista, se ve empujada a encontrar al asesino del difunto mientras intenta evitar que el inspector Luis Bárcenas la envíe a la cárcel.

El argumento se desarrolla de manera ágil. Los acontecimientos se amontonan y Yaiza no está acostumbrada a enfrentarse a mafias políticas teniendo a la policía en contra. Pero encuentra un acompañante que le va a servir de escudero, un profesor llamado Melitón que va a ser su contrapunto.

La novela policíaca tiene, casi siempre un halo de solemnidad. No es para menos, el crimen es algo muy serio. Desde los detectives a la resolución del crimen, pasando por los motivos y el modo en el que se produce el asesinato no suelen producir regocijo. No ocurre esto en El primer gran caso de Yaiza Cabrera. En esta novela tanto el crimen como la resolución arrancan sonrisas en el lector. Los personajes son todos, incluida la protagonista, personajes que, de puro tópico, parecen reales. Economistas pudientes y desequilibrados, políticos corruptos, investigadores privados que colaboran con una policía de lo más cercana…

El libro está narrado en primera persona por la protagonista, protagonista femenina que está inmersa en un mundo masculino y que para sobrevivir en él no duda en llevar al extremo los tópicos machistas que les gustan tanto a los hombres: insolencia, coquetería, búsqueda de dominación en el sexo… Es memorable le entrevista de trabajo que le hace a su ayudante.

“No me sentía orgullosa del mal rato que le había hecho pasar a mi recién contratado ayudante, pero además de habérmelo pasado estupendamente, brindé en mi interior por todas aquellas mujeres que habían tenido que pasar por la humillante situación de las lascivas miradas de quienes las entrevistaban.”

Acostumbrados a los detectives masculinos que explotan sus atributos y su cinismo, ver a una aspirante a detective que reproduce tan fielmente estas actitudes, subida en unos tacones, representa un soplo de aire fresco. Quizás las mujeres estamos esperando una protagonista que no imite el modelo masculino establecido en la sociedad y por tanto establecido en la novela negra, pero con Yaiza Cabrera se establece una crítica velada. Los arquetipos clásicos detectivescos chirrían si los reproduce una mujer joven, parecen reales si los reproduce un hombre. El primer gran caso de Yaiza Cabrera, novela escrita por Javier Holmes, un hombre, no hiperventiléis, logra que se cuestione la figura de la mujer, y por tanto la del hombre, en una sociedad patriarcal, recreando situaciones que de primeras podrían parecer meramente ficción pero que son situaciones totalmente verosímiles.

En definitiva, dejémonos llevar y disfrutemos sin prejuicios del primer gran caso de esta joven auditora reconvertida en azote de la corrupción y divirtámonos con El Primer gran caso de Yaiza Cabrera de la mano de Javier Holmes.

viernes, 3 de agosto de 2018

La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker. La larga sombra del pasado


Maya velasco

“Siete de la mañana. Amanecía en Orphea. Nadie había dormido en toda la noche. El centro de la
ciudad se encontraba asolado. La calle principal seguía acordonada, abarrotada aún de vehículos de emergencia, llena de policías que la recorrían y sembrada de montones de objetos de todo tipo que la multitud había dejado abandonados durante el tremendo pánico que sobrevino tras los disparos en el Gran Teatro”

Después de su fulgurante éxito con La verdad sobre el caso Harry Quebert y  El libro de los Baltimore que, sin llegar a la grandeza del primero fue una novela bien contada y con una intriga bien construida, Joel Dicker nos ofrece La desaparición de Stephanie Mailer. En esta novela, Dicker nos demuestra que sigue siendo genial pero también más maduro en su escritura.

Como en sus anteriores obras, la historia se desarrolla en un pueblo de Estados Unidos. Como en sus anteriores obras, la historia baila entre un suceso del pasado y sus consecuencias en el presente.

Todo comienza cuando Jesse Rosenberg policía de Orphea, que está a punto de retirarse, se encuentra con una periodista, Stephanie Mailer, que le reprocha haber fallado en la resolución de un cuádruple asesinato acaecido en 1994. Estamos en 2014 y la clave de esta historia es la frase de la periodista antes de desaparecer: “Tenía la respuesta ante sus ojos, capitán Rosenberg. Sencillamente no la vio”. En 1994 se inauguró el Festival de Orphea y cuando todo el pueblo estaba en la fiesta, un desconocido asesina al alcalde, su esposa, su hijo y una joven que hacía ejercicio. Jesse y su compañero Derek Scott trabajaron incansablemente en la investigación del caso hasta resolverlo. O no. Ahora días antes de la inauguración del XXI Festival de Orphea tendrán que volver a revisar todo aquello que pueda ayudarles a saber la verdad a la vez que buscan a Stephanie, que desaparece al día siguiente de hablar con Jesse. Su mayor ayuda será la policía Anna Kanner, nuestra tercera protagonista, que nos transmite frescura y es quien a menudo, dará con pistas nuevas y aportará soluciones. Se acaba de divorciar y ha venido de Nueva York para cambiar su vida.

Este es un tema que se trata en diferentes momentos de la novela: personas que huyen del bullicio de Nueva York y que buscan en Orphea empezar una vida distinta, más auténtica.

Otra de las intrigas de La desaparición de Stephanie Mailer es qué pasó en la detención del culpable del cuádruple asesinato, aunque sí sabemos que murió en la detención. El suceso se insinúa varias veces, ahora Derek solo se dedica a trabajos administrativos. Y qué pasó ese mismo día con Natasha, el gran amor de Jesse y mejor amiga de Darla, la esposa de Scott.

El final es sorprendente. La solución que se da a las distintas tramas, tiene tintes clásicos a la que no voy a aludir para no estropear la sorpresa.

El autor ha declarado que “todos los personajes de este libro tienen esa necesidad de reparar lo que no hicieron, y conseguirlo es la única manera de seguir viviendo”. Nadie cree que Stephanie haya desaparecido y nadie cree que haya que reabrir el caso, pero sencillamente Jesse no se puede retirar con esa duda. Al final convence a su amigo Derek para que vuelva a las calles y le ayude a resolver los dos casos.

Dicker siempre se centra en sus novelas en la idea de que todo el mundo está relacionado con todo el mundo de alguna manera sutil y que nunca llegamos a conocer a nadie. En La desaparición de Stephanie Mailer hay una serie de subtramas: la política de la ciudad y sus corruptelas, la historia de los policías del pasado y del presente tan relacionados con los asesinatos, la historia de la asesinada en 1994 con la familia del alcalde, la historia de Michael Bird, redactor jefe del periódico local y de su mujer, y la de los Edén cuya hija está desesperada, consume drogas, un crítico literario, un librero…

De repente, sin saber cómo, nos encontramos en la inauguración del Festival y, por unos u otros motivos, vemos a todos estos personajes juntos, formando parte de la obra que se va a representar y de la solución de los asesinatos del pasado y de los que se van produciendo.
Todos creen que en la obra se sabrá el nombre del asesino. La expectación es enorme:

“Si quiere saber mi opinión, Frank, el problema no reside tanto en descubrir lo que va a revelar esa obra, sino en saber lo que oculta”.
Pero a la vez, de alguna manera, todos esperan que la obra cambie sus vidas, aporte algo nuevo o rompa con un pasado desgraciado como es el caso de los Edén.

Sin duda, esta es la novela del verano. Vais a disfrutar de la verdadera intriga, de los continuos altibajos de la investigación, de unos personajes perfectamente dibujados, de historias de amor y de desamor, de la larga sombra del pasado y de la puesta en marcha de una loca obra de teatro.

miércoles, 1 de agosto de 2018

El maldito orgullo de León Barcan. Un personaje de los 50 en la Barcelona actual

León Barcan sale de la cárcel después de 30 años encerrado. En la puerta le está esperando su amigo Bastián para enseñarle la nueva vida que le espera fuera.


La trama de El maldito orgullo de León Barcan se desarrolla desde el punto de vista de algunos de sus personajes, la novela está narrada en primera persona por cuatro de ellos: León, Don Tic Tac, el Señor Perro y Ariza, un peculiar policía, aunque la historia que cuentan es la misma porque toda la narración tiene a León como protagonista. En la historia principal se “cuela” la trama de un cruel asesino de mujeres, Don Tic Tac, que tortura a sus víctimas durante el año 1981 para dejar de hacerlo repentinamente.

El ritmo de El maldito orgullo de León Barcan es muy rápido. Se alternan las diferentes narraciones y las dos líneas temporales, 1981 y 2016, hasta que finalmente acaban juntándose de manera explosiva.

Es una novela negra con tintes muy actuales. La descripción de la vida de unos yonkies en los años 80, la descripción de la dura vida carcelaria, la historia de las millonarias mafias urbanas, todo ello a ritmo de jazz, no permite un respiro al lector que no podrá dejar la lectura hasta que descubra quienes son realmente los personajes y cómo han influido en la vida de León.

Los personajes, todos hombres, creen tener claro lo que tiene que hacer. La venganza es el motor que los mueve, la rabia es la mecha que enciende las escenas más violentas, escenas y situaciones que son la única solución posible a esos estallidos de testosterona y que dan a la narración el ritmo brutal que tanto nos gusta a los devoradores de novela negra.

Así que ya habréis notado que la novela me ha gustado mucho. Describe, con el ambiente de los años 50, a personajes de la actualidad (aunque alguno lleva sombrero). No deberíais perdérosla

viernes, 27 de julio de 2018

La crueldad de abril, de Diego Ameixeiras. Un mundo sin primavera




Abril es el mes más cruel: engendra
lilas de la tierra muerta, mezcla
recuerdos y anhelos, despierta
inertes raíces con lluvias primaverales.


Así empieza La tierra baldía, de T.S. Eliot, quizás el poema más importante del siglo XX, poema que habla de la crisis moderna, del desencanto del hombre, y Diego Ameixeiras titula su última novela La crueldad de abril, desarrollando, con prosa envuelta en poesía, que la sociedad sigue inmersa en tierra baldía.

“La mujer que quiere morir se asoma al balcón, lanza la mirada al tráfico y concluye que su único consuelo será una tumba.”
Así comienza La crueldad de abril. Una poeta que se asoma a la ventana para darse cuenta, como cada mañana, de que la primavera no va a llegar a su vida.

En un incendio en una casa abandonada aparecen los cuerpos de dos sin techo. Este suceso no conmueve a nadie, a casi nadie, porque Gonzalo quiere saber quiénes fueron los culpables de estas muertes y va a hacer todo lo que sea necesario para vengarlos.

La crueldad de abril nos muestra un mundo oscuro, un mundo en el que la sensibilidad y la poesía sólo son una carga de la que hay que escapar y donde la frialdad es el pasaporte a la supervivencia.

Esta es una historia de perdedores. Los protagonistas nunca van a cumplir sus deseos porque, aunque los cumplan, sus deseos tienen como premio la derrota. Elvira es la poeta alrededor de la que giran todos los demás. Su hermano Gonzalo es el único personaje que tiene una meta que cumplir. Todos los demás son personas que vive el día a día sin mayor interés que el de sobrevivir. Sus metas no son metas porque todos saben que están en ese lado de la sociedad donde los sueños no se cumplen.

Los personajes viven en una sociedad baldía, oscura y decadente. Si hiciéramos una lectura rápida de la novela, el mundo que se muestra en La crueldad de abril sería un mundo violento y oscuro, pero yendo más allá vemos que, efectivamente, el mundo es violento y oscuro y el ser humano tiene que limitarse a subsistir aceptando las cartas que la vida le ha dado.

Es una novela corta, con capítulos breves y con ritmo de soneto. Una poesía dedicada a la marginalidad, pero dedicada también a la lealtad, lealtad que a veces se confunde con el egoísmo.

Es la primera obra que Diego Ameixeiras publica a la vez en gallego y en castellano. Sus anteriores obras Matarte lentamente (2015) y Conduce rápido (2014) fueron traducidas y publicadas también por la editorial AKAL. Voy a leerlas en cuanto pueda.

Así que ya sabéis, dejaos arrastrar por la justicia, el odio y el amor de La crueldad de abril y asomaos a la ventana de vuestras casas buscando la primavera. Ya me contaréis qué veis.


Editorial: AKAL
ISBN: 9788446045830
Fecha de Edición: 2-abril-2018
Formato encuadernación: Tapa blanda
Número de páginas: 136


viernes, 20 de julio de 2018

Tres funerales para Eladio Monroy, de Alexis Ravelo. Guerra avisada no deja muertos

La primera entrega de la saga del antihéroe canario Eladio Monroy, personaje creado por Alexis Ravelo, se publicó en el año 2006. Ahora Tres funerales para Eladio Monroy ha sido reeditada por la editorial Al revés para disfrute de los lectores que descubran, o que vuelvan a leer, las desventuras de este pesimista personaje. Quienes lean esta reedición tendrán además la suerte de leer el relato inédito que se incluye en el libro, Desde un país cercano a la tristeza, cuyo protagonista es uno de los parroquianos del bar Casablanca, bar del que Eladio es asiduo.

Eladio Monroy es un marino mercante jubilado, cínico, corpulento, violento, con la cabeza rapada y con una K tatuada en el brazo izquierdo, “para no olvidar que es inútil buscar un sentido”, como dice el propio Eladio. Para completar la pensión, Eladio acepta trabajillos no demasiado convencionales, como pasear por Las Palmas a un tipo de viene de la península a hacer nadie sabe exactamente qué, algo no demasiado complicado. Su ex-mujer le llama para pedirle ayuda. Alguien la está chantajeando después de grabarla a ella y su estirado marido haciendo un trío con una prostituta. Más por intentar recuperar a su hija que por dinero, Eladio acepta ayudarles y pagar el chantaje. Pero lo que parece una transacción sencilla se convierte en una historia muy negra en la que nada es lo que parece.

El protagonista es un personaje de los que me gustan. Se mueve por los bajos fondos sin desentonar. Mantiene una relación, de las que no se dejan definir, con su vecina Gloria. Toma café en el bar Casablanca, regentado por Casimiro, y le lleva el periódico a su anciano vecino, una vida sencilla y, sin embargo, nada de lo que le ocurre a Eladio Monroy suele ser sencillo.

Volver a leer Tres funerales para Eladio Monroy ha sido una experiencia balsámica. Después de tantas novelas con dos o tres tramas, subtramas, flashbacks y cientos de personajes, encontrar una novela lineal con personajes que podrían ser reales, es algo que se agradece. Este es el mérito de esta obra, una novela aparentemente sencilla, escrita con todos los ingredientes que tiene que tener una novela negra y que narra una historia profunda que sin embargo podríamos encontrar a la vuelta de cada esquina. En esta ocasión y, como a mí me gusta, no tenemos que imaginarnos escenarios helados o lejanos, ya que en Gran Canaria también puede haber una oscura historia.

“De nuevo se ha producido el milagro del amanecer sobre esta ciudad santificada y putrefacta”

El ritmo al principio es lento. Ravelo nos presenta el despertar de la ciudad de manera pausada. Una ciudad que no vamos a encontrar en los folletos de ninguna agencia de viajes. La luz de Las Palmas se convierte, en Tres funerales para Eladio Monroy, en una oscura fotografía de los barrios y las cloacas de la ciudad. Según avanza la historia todo se precipita. Los degenerados y los corruptos no son los pobladores de esos barrios altos, que aquí son los barrios bajos, si no las clases adineradas que compran sus vicios y pagan para borrar las pruebas.

Los capítulos están titulados con citas literarias que el propio Alexis Ravelo nos invita a buscar, advirtiéndonos, eso sí, que no vamos a encontrar dos de ellas, aunque cuando el lector llegue a la nota del autor ya habrá buscado desesperadamente las dos citas sin dueño.

Si hasta ahora no habéis leído ninguna de las cinco entregas de la saga de Eladio Monroy no podéis de dejar de leer  Tres funerales para Eladio Monroy ya que presenta los escenarios y los personajes que las siguientes entregas desarrollarán. Además, si os gusta, que os va a gustar, no tenéis más que esperar que se reediten el resto de entregas hasta llegar a la quinta, El peor de los tiempos, editada el año pasado también por Al revés.

Editor    Alrevés
Fecha de lanzamiento   11/06/2018
Colección  Novela negra
EAN   978-8417077501
ISBN   9788417077501
Número de Páginas   248