viernes, 24 de enero de 2020

Los tipos duros no leen poesía, de Alexis Ravelo. La brillante unión de la poesía y la prosa más oscura

Cuando, después de leer a Norman Mailer tuvimos claro que Los tipos duros no bailan llega Alexis Ravelo y nos dice que Los tipos duros no leen poesía.

En ambas novelas los autores recrean una historia negra en un lugar oscuro y decadente poblado de personajes cínicos y canallas. Nos sumergen en poblaciones turísticas enseñándonos la parte más oscura de ellas de la mano de un personaje duro e insolente que hace lo que sea por alcanzar sus objetivos.

Esta  novela, reeditada por Al Revés en el 2019,  es la tercera entrega de la saga de Eladio Monroy, ex marino que complementa su pensión con trabajillos poco recomendables. La serie empezó con Tres funerales para Eladio Monroy a la que siguió Sólo los muertos, ambas reseñadas ya en SalamandraNegra.com

Los tipos duros no leen poesía arranca con un Eladio Monroy medio muerto grabando cómo ha llegado a esa situación por si no le da tiempo a contar la verdad cuando llegue la policía. El origen de esta matanza es el encargo que recibe de Melania Escudero, viuda de un rico empresario que llega a la cita con Monroy con su abogado, Alfredo Suarez Smith. Le piden que localice una caja que perteneció a su padre y que creen que está en la casa de la amante de su marido, solo tiene valor sentimental. Lo que parece en principio sencillo resulta no serlo. A partir de la búsqueda de una caja se destapa un asunto de corrupción empresarial y política que va a llevar a Eladio al borde de la muerte.

En la novela nos volveremos a encontrar con los personajes que ya conocemos: Gloria, que sigue cuidando siempre a Eladio; Casimiro, el dueño del bar donde se junta lo mejor de cada casa y el causante de las desgracias de la furgoneta de Eladio, pero el peso de la novela lo tendrán otros personajes más oscuros.

Alexis Ravelo nos vuelve a mostrar la cara oscura de Las Palmas. Los lujosos chalets del sur de la isla no se llenan de turistas, se llenan de cadáveres y la ciudad encierra callejones tenebrosos donde se da rienda suelta a las bajas pasiones.

En esta ocasión el autor nos vuelve a sorprender con su ágil pluma y con diálogos que nos hacen sonreír pero que nos obligan a pensar en los problemas que padece nuestra sociedad.

Los tipos duros no leen poesía es una novela que une brillantemente la poesía con la prosa más oscura en la que nuestro antihéroe favorito, una vez más, le ve las orejas al lobo.

viernes, 17 de enero de 2020

A plena luz, de Moehringer. Alguien sabe la verdad?

A plena luz es la última novela de J.R. Moehringer, autor de obras de éxito como Open o El bar de las grandes esperanzas. En este caso, siguió paso a paso los lugares y momentos de la vida de un famoso ladrón, tal y como hace en la obra Reportero.

Willie Sutton, conocido ladrón de bancos de Estados Unidos es puesto en libertad la Nochebuena de 1969. Un fotógrafo y un redactor de un periódico, le acompañan un día entero recorriendo los lugares imprescindibles de su vida y conociendo los detalles de su historia. Sutton escribió dos libros con sus memorias, contradictorios entre sí. Así que Moehringer nos ofrece lo que para él podría ser la vida de un atracador de bancos que se escapó varias veces de cárceles de máxima seguridad y que nunca disparó a nadie.

La infancia de Sutton transcurrió en Brooklyn en una familia muy pobre y con unos hermanos que le maltrataban. Estamos en los años veinte y se viven una serie de recesiones económicas que hunden en la miseria a los más pobres. Willie y sus dos amigos, Eddie y Happy, culpan como la mayoría de la gente a los bancos, que al final son los que tienen el dinero de los demás.
Su primer amor Bess, marcó su futuro ya que su padre, hombre de gran fortuna, les separó irremediablemente. Este amor le lleva a cometer su primer atraco y a partir de entonces no paró.

Lo más importante de esta novela es que nos presenta a un ladrón que lo es solo por necesidad. Él no quiere hacer nada malo o fuera de la ley, pero a menudo comienza una oleada de robos cuando lleva dos semanas sin comer o ya no le queda ni para pagar una mala habitación de alquiler. Nunca acepta trabajos para pegar o matar a otros. El odio que los estadounidenses fueron fraguando hacia los bancos, les lleva a robarles el dinero. El público general admira a Willie al que llaman el Actor por su poder camaleónico de disfrazarse. Le comparan con Robin Hood.

Sutton es muy inteligente desde niño y sus continuas estancias en la cárcel le llevan a ser un lector incansable. A plena luz nos enseña que los libros nos hacen más libres, más poderosos y más humanos: “Es así de fácil. Los libros son la única escapatoria real de este mundo caído en desgracia. Además de la muerte. Willie siente que el mundo es una novela que dejó a medias hace siglos”.

Y todavía más importante, este libro nos enseña que muchas veces la realidad se divide en tres partes, en este caso lo que Willie cree que pasó en su vida, lo que Willie cuenta que pasó en su vida y lo que realmente pasó. J.R. Mochringer busca un lector inteligente y juega con él. ¿Realmente al final de A plena luz conocemos mejor a Sutton? ¿Realmente alguien sabe qué pasó de verdad? ¿Asesinó al chivato que le delató? ¿Por qué pasó de ser un ladrón aclamado por el público a ser el más odiado? Son muchas las incógnitas pero os recomiendo este paseo de un día por la vida de un hombre cuanto menos inquietante.

“Bess y yo tuvimos una charla. En enero de 1919. Y todo partió de aquella charla, de aquel momento. Todo. Retrocede en su vida y mira si es capaz de señalar el momento en el que todo cambió”. 

Editor: Duomo
Fecha de lanzamiento: 07/10/2019
Colección: Nefelibata
EAN: 978-8416261390
ISBN: 9788416261390

viernes, 10 de enero de 2020

El show de las marionetas, de M. W. Craven. El paradigma de los thrillers

El día 16 de enero se publica  El show de las marionetas, primera novela del detective Washington Poe, con la que M. W. Craven ha ganado el premio CWA Gold Dagger al mejor thriller de 2019.

El show de las marionetas es el paradigma de los thrillers. Comienza con el brutal asesinato de un hombre en uno de los monumentos megalíticos de Cumbria, región inglesa del noroeste de Reino Unido que cuenta con numerosos santuarios circulares de piedra. Ha sido quemado vivo y es la tercera víctima de un asesino al que se conoce como el Hombre Inmolación. En su pecho encuentran tatuado el nombre de un detective suspendido de la policía por prácticas poco éticas, Washington Poe. La inspectora Stephanie Flynn le pide que se incorpore a la investigación del asesino en serie, cosa que él rechaza. Pero todo parece indicar que Poe será la siguiente víctima del Hombre Inmolación y el detective se une a Flynn y a Tilly Bradshaw a la caza y captura del temible asesino.

En El show de las marionetas aparecen todos los elementos que se esperan en un best seller: un inicio sorprendente, giros constantes en la trama, personajes peculiares que se diferencian del resto de los mortales por su inteligencia, extravagancia e instinto, sospechosos que van apareciendo como fichas de dominó y un final que ni siquiera el lector más avezado puede sospechar. Pero aun así, es una historia que envuelve al lector y que le hace seguir leyendo.

Reconozco que este género no es de mis favoritos porque suele ser bastante predecible, pero El show de las marionetas verdaderamente me ha hecho pasar dos días de infarto.

Los personajes están muy bien perfilados. Washington Poe es un detective que se sale de la norma pero que no corresponde con el arquetipo del detective alcoholizado y cínico. Es un hombre que asume las consecuencias de sus actos y que no se contiene cuando decide algo. Está muy unido a la inspectora Flynn, que ha ascendido a raíz de la suspensión de Poe. Washington Poe vive en Cumbria, una región inglesa alejada del mundanal ruido donde casi todos se conocen. Cuando se reincorpora a la policía enseguida conecta con Tilly, el personaje que más me ha gustado. Ella es la típica empollona, con un coeficiente de 200, lo que le hace no conectar bien con el resto del mundo, hasta que llega Poe, un complemento perfecto. Poe sale del mundo bucólico del norte y Tilly sale de la oscuridad londinense. Su amistad se convierte en una especie de renacimiento para ambos. Pero cambiar de vida produce algunos daños colaterales.

Os recomiendo que leáis esta historia que tiene todos los ingredientes necesarios para que viajéis al norte de Inglaterra con una investigación que esperemos sea el principio de una larga saga.
Agradezco a la editorial Roca y a Babelio la oportunidad que me han dado de leer El show de las marionetas. No os lo perdáis.

Editor: Roca
Fecha de lanzamiento: 16/01/2020
Colección: Thriller y suspense
EAN: 978-8417805234
ISBN: 9788417805234
Encuadernación: Tapa dura
Número de Páginas: 352

viernes, 3 de enero de 2020

Catapila, jefe del pueblo de Venance Konan. Una inteligente crítica

Maya Velasco
Catapila, jefe del pueblo de Venance Konan es una divertida novela de crítica política y social en Costa de Marfil.

Las primeras páginas de Catapila son sinceramente desternillantes. Se va a celebrar el bautizo católico de la madre de Robert. Una señora mayor, viuda, perteneciente a una tribu de África. Los amigos de Robert se ven en la tesitura de averiguar su edad, y así nos vamos enterando de su vida y sobre todo de su relación matrimonial: Imaginad, ella es celosa “como una blanca”, el corre detrás de cada mujer que ve  y a la primera de cambio se lían a puñetazos como si tal cosa. Los de la tribu ya ni se molestan en separarlos.

Catapila, jefe del pueblo se lee en un suspiro. Esta escrito con una prosa rápida, divertida, salpicada de historias y peripecias. Francamente, la forma de escribir de Konan es genial.
Robert es el alma de la tribu y del libro, es el intelectual porque estudió más cursos que nadie y conoce la Biblia de memoria. Es el consejero de todos, decide sobre cualquier tema, aconseja sobre cualquier cosa. Pero si nos paramos a  pensar, Robert es un vago descomunal dedicado a gastar todo el dinero que cae en sus manos en bebida para él y sus amigos parásitos.

Pero de qué trata este libro?. Pues aquí está la excelencia de este autor que tras innumerables escenas hilarantes, está criticando todo un entramado social. Nos muestra la forma de vivir de muchas tribus africanas donde “como todas las mujeres del poblado, ella se encargaba de cubrir las necesidades de la familia” y los hombres pasan “la mayor parte del día charlando y bebiendo vino de palma”
“Ellas habían sido educadas para ser sumisas a sus maridos, incluso aceptaban que les pegaran”. Así es su vida, mujeres que llevan encima el trabajo de tener y cuidar un montón de niños, de trabajar las tierras mientras sus maridos se emborrachan, retozan con cualquier otra mujer y luego vuelven a casa a pegarlas.

También trata de cómo estos hombres van vendiendo sus tierras ancestrales a los catapila (deformación de Caterpillar, que es una marca de retroexcavadoras), hombres que vienen de otras tierras y que trabajan con entusiasmos para prosperar. Cuando los lugareños se dan cuenta de que ya no tienen nada, les echan, pero como ellos no trabajan, les vuelven a trae. Con la excusa de unas elecciones para elegir jefe de la tribu, se nos expone la situación de tantos pueblos que tuvieron que luchar contra la ocupación blanca para encontrarse con una segunda colonización. Esta sociedad nos dice el autor culpa de su propia vagancia y dejadez a los demás, a los extranjeros o a los espíritus. Si bien la moraleja de esta novela es que todos los hombres y mujeres deberían ser iguales y que “Cuando se excluye a una parte del pueblo estalla la guerra”

Hay también una crítica a las religiones y en concreto a aquellos que intentan a la fuerza instaurar el catolicismo entre los africanos, eliminado sus religiones y creencias ancestrales. Como dice Robert, él no es descendiente de Abraham sencillamente porque es negro.

Francamente, estoy deseando leer Los catapila, esos ingratos. Lo más destacable: la inteligencia de un escritor que sabe construir una historia divertida que esconde una férrea crítica política y social.

Editorial: 2709 BOOKS
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: eBook
ISBN: 9788494693748

viernes, 27 de diciembre de 2019

Elevación, de Stephen King. Un canto a la amistad y a la tolerancia

Cumplimos ya dos años con vosotros y, otra vez, queremos celebrarlo con el Maestro del terror, Stephen King, esta vez con una breve novela, Elevación, en la que no faltan elementos paranormales pero en la que sólo hay emoción.

Primero quiero destacar la edición de Elevación. El libro es precioso, con una brillante portada de pasta dura, una imagen inicial maravillosa y en la que cada capítulo esta precedido por una ilustración.

La historia nos vuelve a llevar a Castle Rock, Maine. El personaje principal, Scott Carey, se enfrenta a una misteriosa enfermedad que le causa efectos extraños en su cuerpo y le hace perder peso rápidamente, sin que se note, su cuerpo sigue siendo tan robusto como siempre. Mientras lucha contra esta enfermedad con su médico de confianza, Bob, también intenta arreglar una situación desesperada en la que un matrimonio de jóvenes lesbianas que abre un restaurante en la ciudad, es rechazado por los prejuicios de la ciudad. Scott no quiere ir a ningún médico, no quiere convertirse en un ratón de laboratorio, quiere pasar sus últimos días viviendo intensamente y ayudando a sus vecinas.

En Elevación se nos muestra un personaje que no se deja abatir por la muerte. Scott decide que, hasta que llegue el temido final, no va a dejarse abatir por las circunstancias. Cada día que pasa nota que su cuerpo es más ligero aunque su talla no haya bajado. No sabe qué pasará cuando la báscula deje de marcar su peso, pero él sabe que hay cosas peores. Nadie debe saber lo que le está pasando y se impone una tarea. Sus vecinas son rechazadas por su condición sexual en una comunidad rancia y tradicional y Scott quiere acabar con estos prejuicios que no tienen ya cabida. King trata los problemas que lamentablemente arrastra el colectivo LGTB con una delicada sensibilidad. Elevación nos muestra lo estúpida que es la ignorancia y cómo las personas que no aceptan la homosexualidad se pierden muchas cosas. En la América de Trump y en la Europa de la extrema derecha, no se puede permitir que se retroceda en los derechos que tanto ha costado conseguir.

El final esta vez es perfecto. Como Stephen King nos tiene acostumbrados a que los finales deshinchen la historia, esperábamos algo distinto. En Elevación se nos presenta un final que nos hace pensar cuál es nuestro papel en el universo en una luminosa escena que nos deja un dulce sabor de boca.

Así que no puedo más que recomendar esta novela a los amantes de las historias de Stephen King y a los que no les gusta el Maestro porque Elevación es un cuento de amistad, de tolerancia, de respeto en el que recuperamos la esperanza.
Nº de páginas: 176

Editorial: SUMA
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788491293262
Año de edición: 2019

viernes, 20 de diciembre de 2019

Las trampas del afecto, de Mary Jungsted. Un caso bien armado

Maya Velasco.
Las trampas del afecto de Mary Jungsted continúa tanto en forma como en los temas principales la saga. Comienza cuando, tras la muerte del Sr. Ramberg,sale a la venta de una granja patrimonio de la isla de Gotland, que han heredado tres hermanos. Dos de ellos quieren venderla, pero Julia que vive allí y cuida de los animales y de los campos, cree que esto sería una traición al legado de sus padres. Si hubiera vivido su hermano pequeño del que fue inseparable, seguro que la hubiera apoyado. Y sí, entonces empiezan los asesinatos.

Mary Jungsted es otra de mis autoras favoritas dentro del noir nórdico y Knutas uno de mis policias favoritos. Su saga no contiene excesivas muestra de violencia, solo las necesarias para el caso. Anders Knutas es un poli tranquilo que tras su divorcio se enamora de su compañera Karin Jacobsson. Los dos aparecen en esta última entrega felices, enamorados, pendientes el uno del otro. Sin embargo, la autora solo nos da unas leves pinceladas de su día a día fuera del trabajo. Normalmente, la narración se centra en el caso.

Como es habitual, se alternan los capítulos del presente con los que nos cuentan la historia de la familia Ramberg. También como es habitual, la historia del pasado nos dará las claves para explicarnos el presente. Un niño maltratado en el colegio, una madre enfermiza, un padre poco preocupado por sus hijos. Según avanza la narración, sabemos que hay algo inquietante de fondo pero no sabemos muy bien qué, fuera de los que para el lector va a parecer más que evidente. Es también característico de esta autora que los capítulos comiencen contando una acción sin que sepas de qué personaje se trata, y puede ser porque los personajes se definen por sus actos. A veces el lector tiene la sensación de estar en la oscuridad hasta que nos llega una clave que nos sitúa en el sitio correcto. Mary Jungsted hace que la intriga llegue al final, es realmente difícil averiguar desde fuera al menos, quien es el asesino. La policía no lo tiene más fácil, no tienen pistas, ni sospechosos.
La crítica social esta vez se centra en el bullying: Elías, el hermano pequeño, que según sabemos murió en Chile, lo sufre a diario. Solo su hermana intenta ayudarle. La autora pone en primer término a los profesores absolutamente ciegos a estas situaciones, los padres que no prestan la mínima atención a un niño que recibe golpes y que llora a menudo.

Y en segundo lugar, se plantea la crisis matrimonial imperante en la actualidad. Parejas destrozadas por el alcohol o por el juego, que aguantan unidas y ven la tele sin poder ver un futuro para sus miserables vidas. Y el tráfico de mujeres como objeto sexual: ”Daniel sintió desprecio absoluto, se avergonzaba de ser hombre”.

Aparte de estas consideraciones, Las trampas del afecto es una muestra más de la pericia de Mary Jungsted a la hora de plantear un caso bien armado, sin sucesos increíbles o fuera de lugar. Cada situación va hilándose hasta llegar a un final lógico que cierra todos y cada uno de los conflictos planteados.

martes, 17 de diciembre de 2019

¿Qué recomiendan los expertos en literatura?

Este año no nos apetecía hacer una lista de los libros que más nos habían gustado en el 2019, ya os
recomendamos cada viernes nuestras preferencias. Pero como, en el fondo, nos gustan las recomendaciones de fin de año más que los mazapanes, hemos preguntado a insignes expertos en literatura, entre los que están escritores, editores, periodistas, libreros y lectores, y van a ser ellos los que os digan los libros que más les han gustado este año. Y hemos hecho bien, porque han elegido los mejores.
Ahí van pues


Salva Alemany - Escritor
Carreteras de otoño, Lou Berney
Lo elijo por su pulso narrativo, por una historia tan bien armada, por sus personajes maravillosamente construidos. Un ejemplo de lo que toda buena novela debería ser, adictiva, cruda y a la vez emocionante.

Jon Arretxe - Escritor
Death in Breslau, Marek Krajewski   
Me ha gustado mucho un autor que no conocía y del cual me pasaron un libro. Es "Death in Breslau" del polaco Marek Krajewski. Un caso para el inspector Mock, un tipo muy singular. Se desarrolla en 1933, y Mock tiene que hacer su trabajo evitando a la Gestapo y al resto de poderes fácticos con los que no simpatiza.

Ana Ballabriga - Escritora
El porqué del color rojo, Paco Bescós
Además de contar una historia entretenida y que focaliza la atención sobre un tema poco tratado como la esclavitud laboral en los trabajos agrarios, nos presenta una protagonista magnífica, una mujer grande en muchos sentidos. Lucía Utrera es una guardia civil con humanidad y carácter. El porqué del color rojo es una novela policíaca, con tintes de negra, de ritmo ágil, y con una protagonista de las que marcan.

Juan Ramón Biedma
Breve relación de vidas extraordinarias, Martín Olmos
Mis lecturas van siempre a destiempo, es posible que el mejor libro del 2019 lo lea en la década de 2030, pero a la hora de recordar un título de reciente lectura recuerdo la BREVE RELACIÓN DE VIDAS EXTRAORDINARIAS, escrita por Martín Olmos para la editorial Pepitas de Calabaza. Una cuidadísima y muy ingeniosa compilación de retratos imposibles

Txaro Cárdenas - Directora de la Revista Moon Magazine
Soy la venganza de un hombre muerto, Alberto Valle
No es un tópico de novela negra lo que nos plantea Soy la venganza de un hombre muerto: la venganza se convierte en un obsesivo y violento juego de identidades. Bien escrita y ambientada. Me declaro víctima y culpable (lo cual significa que el autor me ha llevado por donde quería).

José Carlos García - Librero
La muerte del pequeño Shug, Daniel Woodrell
Novela negra de manual con sabor a clásico, llena de metáforas ingeniosas y símiles de colores, escrita al ritmo en el se debe vivir en las montañas Ozark , una zona maderera de la America profunda, y un magnífico final.

Paco Gómez Escribano - Escritor
Europa, David Llorente
Porque vuelve a demostrar que se puede hacer novela negra desde otra percepción, retorciendo los hilos del género a través de acometidas brutales, de metáforas concatenadas y de una sensibilidad tan terrible que convierte la novela en un artefacto que estalla en lo más íntimo de la línea de flotación del lector.

Manu López Marañón - Escritor
Yo fui Johnny Thunders, Carlos Zanón
Me piden las amigas de Salamandra Negra unas líneas sobre mi libro favorito leído durante 2019. Por la intensidad de lo narrado, por acercar el rock ‘n’ roll al género negro y, sobre todo, por la presentación de la galería de personajes más derrotada y sugerente de nuestra literatura, el texto preferido no puede ser otro que «Yo fui Johnny Thunders». Haber podido entrevistar al gran Carlos Zanón ha sido un regalo añadido que me ha acercado aún más al mundo de este autor genial e imprescindible en la literatura española.

Noelia Lorenzo Pino - Escritora
Cuchillo, Jo Nesbo
Llevaba tiempo esperando  la última de la saga y ha sido un gustazo reencontrarme con Harry Hole.  

Albahaca Martín Gon - Editora Grupo Tierra Trivium
Soledad, Carlos Bassas del Rey
De mis lecturas de este año me quedo con “Soledad” de Carlos Bassas del Rey. Diré antes de nada que para que mis queridos autores no se pongan celosos he preferido dejarlos a un lado y centrarme en mis lecturas “ajenas” al trabajo. Creo que Bassas en “Soledad” emprende un proyecto muy ambicioso y difícil por la forma y el fondo siendo el resultado, para mi gusto, un texto muy solvente y una muy buena obra. Me gusta mucho el estilo “economizador” del lenguaje que veo tanto en “Justo” como aquí y que sin embargo dice tanto. Hay párrafos dignos de saborear. Siempre me han gustado las tragedias clásicas y veo mucho de ellas en este libro. Así que, qué más podía pedir. Mi gratitud a las Salamandras por pensar en mí y ayudar tanto a la difusión literaria, tan necesaria por otra parte, con su blog.

Marto Pariente - Escritor
Fuego, John Harper
Social, impactante, la novela arderá en vuestras manos

César Pérez Gellida - Escritor
No hay luz bajo la nieve, Jordi Llobregat. 
Aporta frescura al género al margen de estar a un nivel estilístico muy alto.

José Manuel Ribeiro "Riber" - Periodista y organizador de Navalanegra
La única historia, Julian Barnes
Hacía mucho que no leía una obra tan buena sobre el amor y el paso demoledor del tiempo

Sonia Rico Trujillo - Escritora
Mi carta más larga, Mariama Bâ
Este libro me llamó la atención porqué está escrito por una autora nigeriana y no son tan conocidas en nuestro pais.
Este libro habla sobre la condición de la mujer en Senegal, lo hace en formato carta y aunque es breve toca los temas clave de manera que a leerlo te puedes hacer una idea muy acertada de lo que significa ser mujer en ese país. 
Es introspectivo y logra que empatices con la autora de la carta, una mujer que vive tan lejos de nosotras

Javier Rodríguez Pascual - Escritor
Los tipos duros no leen poesía, Alexis Ravelo
Verás, no voy a destacar un libro como el que más me ha gustado de lo leído durante el año. Te voy a citar a un autor de novela negra que para mí ha sido una revelación y a su principal personaje del cual, lo confieso, me he enamorado. Alex Ravelo ha conseguido que devorase con ansia las aventuras del detective canarión Eloy Monroy. Frescura, espontaneidad y sabor a negro, de los de verdad, de los de antes, han sido los ingredientes que me han enganchado. Es difícil, pero si tuviera que elegir, me inclinaría por la tercera: Los tipos duros no leen poesía.

Alexis Ravelo - Escritor
El desfile de los malditos, Antonio Lozano
Es su testamento literario, que toca todos los temas importantes en su obra y cierra, al mismo tiempo, la trilogía de José García Gago, su detective grancanario.

Isabel Trujillano - Lectora
Antes mueren los que no aman, Inés Plana
Está magnificamente hilada, una trama trepidante donde nada es lo que parece y nunca adivinarías cuál va a ser el final. Me encantó sencillamente

David Zaplana - Escritor
El abrazo del monstruo, Félix J. Palma
Me ha gustado mucho El abrazo del monstruo, de Félix J. Palma, una novela negra con tintes sobrenaturales y una trama y personajes muy bien construidos. 















viernes, 13 de diciembre de 2019

Desmontando el crimen perfecto, de Mayka Navarro. No existe el crimen perfecto?

La editorial Al revés ha publicado la cuarta entrega de la colección Sin ficción, Desmontando el crimen perfecto, en el que Mayka Navarro reconstruye la investigación del crimen de Ana María Páez Capital en el año 2008.

En un apartamento alquilado del barrio de Gràcia, la mujer encargada de limpiar encuentra en el sofá el cuerpo de una mujer, desnuda y con una bolsa de plástico en la cabeza. En el apartamento no está la ropa de la mujer, sólo una peluca negra y unas botas perfectamente alineadas. Los policías del grupo de homicidios, en principio, pensaron que era una muerte por asfixia debida a alguna práctica sexual, pero, al ver el modo en el que estaba sellada la bolsa en el cuello de la víctima, pronto descartaron esta hipótesis.  La víctima, Ana Páez, no parecía tener enemigos. Revisando los últimos movimientos bancarios de Ana descubrieron que había sido grabada por una de las cámaras del banco al que acudió para retirar 600 euros, el problema es que la mujer del banco no era Ana Páez, era una mujer con la peluca que encontraron en el apartamento.

Mª Ángeles Molina Fernández, Angi, ex compañera de trabajo de Ana, pasó mucho tiempo planeando el crimen perfecto, pero este crimen no tuvo nada de perfecto. La asesina sembró de pistas todos los escenarios posibles, creó un disfraz que, por ser amable, era una chapuza, dejó testigos que no tuvieron problema en testificar en su contra y demostró de todo menos astucia. Tampoco es comprensible el móvil del asesinato ya que Angi contaba con respaldo económico por lo que no logro entender el porqué de esta muerte.

Desmontando el crimen perfecto desarrolla el trabajo de Mayka Navarro, la periodista de sucesos que se hizo cargo del caso y su relación con los Mossos d´Escuadra que se encargaron de la investigación.

Mayka Navarro y el Periódico de Catalunya iban a publicar los datos de los que disponían cuando la jueza del caso levantara el secreto del sumario. Cuando oyeron en la radio que un compañero de la SER se les había adelantado, no dudaron en publicar la noticia un día antes de que se levantara el secreto del sumario, lo que provocó que la jueza del caso le llamara para declarar para saber de dónde había salido la filtración.

Me ha parecido que esta entrega de la colección ha sido la más floja de todas. El crimen en si no tiene nada de perfecto. Angi demostró ser muy torpe tanto en el planteamiento como en la ejecución del crimen de su amiga. Por otro lado la autora no llega a desarrollar la narración de manera certera reproduciendo algunos diálogos de manera poco creíble e introduciendo su relación con el crimen a trompicones.

Quizás desde que Angi es detenida la novela gana ritmo. Sus primeras noches en la cárcel son seguramente las escenas más conseguidas de toda la novela ya que muestran la personalidad de la detenida y su falta de empatía queda patente cuando se relata que la única preocupación de Angi era saber que debía ponerse antes de ir a la cárcel.

De todas maneras, si eres de los que les gusta, como a mí, conocer las investigaciones de crímenes reales, dadle una oportunidad a Desmontando el crimen perfecto de Mayka Navarro y cómo una mujer sin escrúpulos pasa dos años planeando fríamente el crimen de Ana Páez. Ya me contaréis.

Editor: Alreves
Fecha de lanzamiento: 14/10/2019
Colección: Sin ficcion
EAN: 978-8417847173
ISBN: 9788417847173

viernes, 6 de diciembre de 2019

Terra alta, de Javier Cercas. Premio Planeta 2019

Maya Velasco. Terra Alta de Javier Cercas es el Premio Planeta 2019, y todos sabemos lo denostados que están los Premios Planeta (salvo raras excepciones).

Melchor Marín es un ratero de barrio que empieza a traficar con droga. Cuando está en la cárcel, recibe una terrible noticia. Otro presidiario le recomienda leer de Los miserables de Víctor Hugo. Esta lectura cambia su vida y decide hacerse mosso d’Escuadra. A partir de aquí, esta novela corre paralela a Los Miserables .Tras ser héroe de los atentados yihadistas de Cambrils (Tarragona) de 2017, se recluye en Gandesa, en la Terra Alta donde su vida comienza de nuevo. Pero la tranquilidad se torna en un macabro triple asesinato, un matrimonio anciano y rico y su criada rumana. La investigación de este caso llega a obsesionarle.

En Terra Alta, Javier Cercas cambia el registro a la tercera persona, probablemente para remarcar que esta historia es pura invención y que quiere hacer algo nuevo. Además alterna los capítulos de flashback en los que nos cuenta la vida pasada de Melchor, con el presente. Llegado un punto de la novela se rompe esta alternancia para hablarnos de Olga, su mujer.

Para mi, Soldados de Salamina es una de mis novelas fetiche, quizás por motivos personales más que literarios, y Terra Alta no se pude comparar con aquella. Sin embargo, hay un punto en común: la guerra civil se cuela en la historia del presente de forma sutil pero determinante. En Terra Alta, Javier Cercas vuelve a traer este tema que introduce a lo largo de la trama de forma casual pero que entra con fuerza a la hora de resolver el caso. De esta manera, Cercas resalta la importancia que aún hoy en día tiene nuestra enfrentamiento fratricida.

Otros hechos históricos salpican el relato, el referéndum del 1 de octubre, los atentados de Las Ramblas… Sin embargo, no es una novela sobre el proceso independentista como muchos han señalado.

El tema principal de esta novela es la venganza. Melchor se obsesiona con vengarse de personas a las que la Justicia no ha alcanzado. La primera vez falla rotundamente, pero el destino hace que de nuevo se le presente la necesidad de vengar un hecho que golpea su vida con más fuerza si cabe. Mientras que el asesinato en si no tiene importancia, es el personaje de Melchor el que llena el libro y en concreto las ideas sobre la ética y el bien contra el mal.

En fin, en mi opinión no es de las mejores novelas de Cercas. Se lee muy bien, mantiene la tensión tanto con respecto al crimen como a la vida de Melchor. Sin embargo, la prosa me parece poco cuidada, creo que está un poco forzado el hecho de convertirle en héroe de los atentados yihadistas. Algunos temas se cierran inexplicablemente, por ejemplo, su jefe decide cerrar la investigación de los asesinatos de forma abrupta y sin sentido. El final no me ha gustado, no le veo sentido.

domingo, 1 de diciembre de 2019

Satinet, de Marto Pariente. Relato ganador del certamen Carmen Burgos de Segui en Alovera, Guadalajara

SATINET

(Satinet: falso satén generalmente hecho de fibra sintética o algodón)


La tarde de primavera estaba llena de frases de fecundidad y de promesas aún por romper, como los anidados huevos de perdiz escondidos en los pedregales o entre las removidas tierras de labranza. En esto pensaba el viejo y loco Berto camino del cementerio con una muñeca de trapo en los brazos y la brisa alborotando su cabello ralo.
Tiempo tuvo de pensar también, rodeando la torre del campanario, en que bien harían las perdices de cuidar su prole de los depredadores, de zorros y jabalíes, de grajos y urracas de plumas negras y del hombre sin rostro... ¿o de muchos rostros que solo era uno? ¿O eran muchos hombres con el mismo rostro? Consciente de que esto era una idea antigua, recurrente y desgastada, la dejó escurrir como los árboles dejan escurrir la savia. ¿Acaso los locos no desechan ideas? Sí, como los cuerdos, pero a diferencia de éstos, los pensamientos retornan. Olas que horadan la roca una y otra vez.
Pues, ¿qué es el infierno sino espera y repetición?
Caminaba a su manera, más bien anadeaba con la cabeza gacha, la barbilla atornillada al pecho. Pasos cortos sobre una suela carcomida que dejaba pasar la tibieza del asfalto. Ajados pantalones de pana marrón, revenidos y zurcidos en sus perneras a base de sietes. Todo en él eran remiendos. Todo..., y luego el sempiterno cigarrillo apagado y pendiendo de los labios, reprimiendo la boca abierta típica de los locos y la baba intentando escapar por las comisuras.



A eso de las ocho de la mañana, recién cantado el gallo, unas zapatillas de andar por casa, de un azul desvaído, embutidas en unos hinchados y varicosos pies de mujer, llamaron a su puerta. La Chusa, y no es que mirando su cara pueda reconocerla. Hace años que no mira a nadie la cara. Berto siempre andaba con los ojos al suelo y la barbilla hincada al pecho. Conocía a la gente por sus pies y sus zapatos y su voz.
De manera que aquella mañana, la Chusa con un nudo en la garganta y cambiando el peso de un pie a otro le dio los buenos días al loco y viejo Berto, y añadió que lo de buenos era por decir algo, que la habían llamado los del ayuntamiento, que el viejo Berto no tenía teléfono, que si esto, que si lo otro y que hiciese el favor de avisarle.
Y claro, que ahí estaba ella en cuanto había colgado y que era importante... Y que si su cabeza tampoco es ya lo que era y que se liaba y que si se iba por los cerros de Úbeda; que la historia es que estaban remodelando la tapia del cementerio y que con tan mala suerte, fíjate tú..., que si el diablo enreda..., y que ya no hay profesionales como los de antes, que se lía otra vez y que tiene la olla en la lumbre; la cosa dice, era que con la grúa habían tirado la esquina de un bloque de nichos y que uno de los ataúdes era el de su hija. Abreviando, que esperaban allí al viejo Berto, que tenía que ir, vaya, y que si se le quemaban las lentejas y que..., si eso luego para la hora de comer le pasaba unas
pocas; y adiós.
Berto se dirigió entonces a la habitación de su hija, la única de toda la casa que no había cambiado en cuarenta años y se sentó en el apolillado edredón e intentó, como siempre que entraba, captar su olor. Nada. Solo persistía en su memoria, y su memoria, como la de Chusa, ya no es la que era. Agarró entonces la muñeca de trapo y hundió con esperanza la nariz en la tela.
Lloró, solo olía a polvo.
Entonces llegó el viejo y loco Berto al cementerio donde los olmos de espigadas y afiladas sombras
se recortaban contra un cielo preñado de nubes blancas. Avanzó hasta la tapia por entre los mausoleos. La maquinaria había parado, de fondo las primeras chicharras y el lejano ulular de una lechuza. En el suelo de gravilla, tres ataúdes, el más pequeño y patinado en blanco y forrado por dentro de satinet, abierto y vacío.
¿Vacío?
Vacío.
A su lado, inquietos los tacones de las botas de los operarios que aplastaban un cigarrillo tras otro. Aguardaban. También unos mocasines con borlas. La voz que le habló era la de los mocasines. El Alcalde, un tal Rufo. Y dijo, buenos días y también dijo que lo sentía, que había sido un accidente y que si quería presentar denuncia que lo entendía; que la pluma giró y que vaya por dios, había tirado parte del muro de los nichos. Un desastre, si señor, un desastre dijo, y después, repitió azorado otro vaya por dios. Y entonces la voz cascada de una de las botas de los operarios habló tras carraspear y le pidió a los mocasines que le preguntase por qué no había cadáver. Y los mocasines del Alcalde dijeron que claro, que eso también, que no había cuerpo y que bueno, no sé que decir Berto.
El loco y viejo que hacía años que no le dirigía a nadie la palabra, se sorprendió al apartarse el cigarro apagado de la boca y al escucharse decir:
Mi niña..., nunca apareció.
Después sorbió saliva y se colocó el pitillo de nuevo entre los labios, se acercó al pequeño ataúd y se acuclilló y pasó la palma de sus manos por el enmohecido acolchado.
Recordó que en otra vida, cuando los rostros de los hombres no eran un solo rostro, había elegido el interior del cajeado de abedul de un satinet rosa palo. Colocó en su interior con mimo la muñeca de trapo que ya solo olía a polvo, bajó la tapa con el ligero chirriar de los goznes y echó el cierre.
Se largó sin despedirse.
Camino de casa pensó de nuevo que la tarde de primavera traía consigo frases de fecundidad, y como antes, su mente derivó a los huevos de perdiz y a sus depredadores. A todos los depredadores. Al hombre sin rostro, ¿o de muchos rostros que solo era uno? ¿O eran muchos hombres con el mismo rostro?
Ideas antiguas.
Olas que horadan la roca una y otra vez.
Pues, ¿qué es el infierno sino espera y repetición?

viernes, 29 de noviembre de 2019

Una mirada perdida, de Salva Alemany. Una búsqueda a ciegas

Cuando pienso en los libros que me han marcado el primero que se me viene a la cabeza es La conjura de los necios, de Kennedy Toole. Cuando pienso en los escritores que me han marcado, casi en primera posición se sitúa Tom Sharpe. El humor es muy importante en mi vida y ahora ha caído en mis manos Una mirada perdida, de Salva Alemany.

Casimiro, empujado quizás por el aburrimiento, decide poner en marcha una agencia de detectives. Es ciego, pero ese detalle no parece importarle. Conchita, su asistenta, se ofrece a ser su ayudante “en prácticas” y es ella la que encuentra el primer caso que van a investigar. Un niño chino del barrio ha desaparecido. Pero ellos no están solos. En la búsqueda van a contar con la ayuda de Julius Echevarría, un vecino que ejerce de terapeuta sentimental, Benancio un guardia civil en horas bajas y la Señorita Pérez, una famélica perra que no pasó el examen de perro guía.

La literatura española está llena de ejemplos de cómo el humor en la literatura puede ser un genial vehículo de crítica social. El Lazarillo de Tormes, Cervantes, Muñoz Seca, Jardiel Poncela y Valle Inclán forman parte de una tradición que utiliza al humor como medio para presentar el lado esperpéntico de la sociedad y hacer crítica social desde la risa. Los personajes son marginados sociales con los que el lector no puede identificarse pero que, sin embargo y a pesar de representar lo absurdo del ser humano, logran ganar su simpatía. Eso es lo que les pasa a los personajes de Una mirada perdida. Todos ellos son seres solitarios que encuentran en esta absurda agencia de detectives el modo de salir de su aburrimiento. Es verdad que el detective invidente y sus socios no están preparados para luchar contra una mafia china, pero ganas no les faltan.

Toda comedia tiene un fondo dramático. En una mirada perdida Salva Alemany afronta el tema de la soledad que existe en las grandes ciudades. Casimiro es un hombre solitario cuyo único contacto con la realidad es su asistenta. Conchita apenas sabe quiénes son sus hijos; Julius es un pobre hombre con aires de grandeza; Benancio es un orondo guardia civil que sólo realiza tareas administrativas y que también vive solo, pero todos ellos juntos son capaces de hacer ¿frente? a la mafia china. También Una mirada perdida es una divertida excusa para mostrar la realidad del colectivo chino en España, una comunidad muy cerrada que trabaja muy duro para ganarse un futuro mejor en su tierra.


Desde luego es de agradecer que después de años de sequía de risas literarias, Salva Alemany se haya atrevido a publicar una comedia. Dejaros arrastrar por él y divertíos con este grupo de marginados.

Autor: Salva Alemany
Género: Novela urbana
Año: 2019
ISBN: 978-84-120913-3-5
Páginas: 178
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 15x21 cm

viernes, 22 de noviembre de 2019

El lado norte del corazón, de Dolores Redondo. La vuelta al Baztán

Maya Velasco

El lado norte del corazón es la nueva novela de Dolores Redondo. Tras el éxito de Todo esto te daré vuelve a su Trilogía del Baztán (El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta) con esta precuela que nos ayudará a entender mejor la historia de Amaia.

Amaia, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso en la academia del FBI de Estados Unidos, dirigido por Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación del FBI. Los dos son agentes con capacidades especiales fuera de la razón, corazonadas, magia ancestral corriendo por sus venas, intuición… Lo que quiera que sea que les hace policías estrella.

Ellos dos y un grupo de agentes de diversas procedencias empezarán a investigar en medio de la destrucción producida por el Katrina, a un asesino en serie cuyo modus operandi es matar a familias enteras tras el paso de un huracán. “El compositor” simula la culpabilidad del padre de familia o de los efectos del huracán. Estudiando todos los crímenes que van descubriendo, intentaran adelantarse y salvar la vida de la siguiente familia. Además, reabren un caso del pasado en el que desaparecieron varias niñas en el que está muy presente el vudú.

La segunda trama, como no podría ser de otra manera, es la vida de Amaia de pequeña. Volverá a revivir todos sus traumas anteriores, sus pesadillas, la persecución asesina, el por qué vive con su tía Engrasi y no con sus padres, el porqué de sus miedos, de su noche eterna.
Una vez más, el paisaje del Baztán y sus elementos mitológicos serán un personaje principal de la novela. Un paisaje lluvioso, verde, pero con tormentas, tormentas que a veces salvan vidas; árboles protectores que irradian magia.

Y del otro lado, el paisaje ruinoso del paso del Katrina por Nueva Orleans. Casas arrancadas de sus cimientos, árboles que flotan junto a coches, enfermedad, calor, muertos. Diques que se rompen, inundaciones que arrasan con todo y hospitales y campos de deportes llenos de gente que no tiene donde ir. Y a su lado, barcazas con personas que curan con hierbas y conjuros ancestrales, zombis, muertos vivientes, mansiones que guardan secretos inconfesables, niñas desaparecidas.

Me ha parecido muy conseguido el pulso entre Engrasi y Rosario, por la niña, un pulso que esconde la lucha real entre el bien y el mal. En realidad, El lado norte del corazón es un continuo enfrentamiento entre las dos fuerzas: “el lugar más desolado del mundo es la cara norte del corazón humano”. Tan simple como una llamada de la tía Engrasi con malas noticias para que todo su pasado vuelva de golpe. En este juego de equilibrios, el contrapunto es Dupree, enfrentándose a la muerte de sus padres y sus propios demonios. A su lado Nanna, la tía que le crío y le introdujo en el vudú.
Es impresionante el trabajo de documentación que debió hacer Dolores Redondo, haciendo en algunos momentos un poco lenta la narración.

En realidad El lado norte del corazón lo que pretende es redefinir el personaje de Amaia. Es en esta novela donde de verdad se presenta como es nuestra policía estrella. Atractiva, inteligente, intuitiva, enormemente soberbia, engreída, empática, triste…:

“Era tan temperamental y petulante como cualquier policía que se ha convertido en estrella antes de los 25 años; y a la vez tan templada y disociada del dolor que le obligaba a plantearse si era el mecanismo de defensa que solía ser en los demás , o si ni siquiera sabía de dónde provenía su don”

domingo, 17 de noviembre de 2019

Pequeña crónica de Navalanegra II

Ayer, sábado 16 de octubre, se celebró el octavo encuentro en Navalanegra, que como ya sabéis o deberíais saber, es el proyecto organizado por el Ayuntamiento de Navalagamella y el Club cultural Navalanegra en el que escritores y lectores de género negro se reúnen mensualmente para hablar de este género.

Ayer los invitados que vinieron para hablar de la influencia del espacio físico en la novela negra fueron Pedro de Paz, Jerónimo Tristante, Graziella Moreno, Juan Ramón Biedma y Jon Arretxe.  Además, los asistentes tuvimos un regalo. Paco Gómez Escribano nos iba a presentar su nuevo poemarío, Versografía Maldita publicada por el grupo editorial Tierra Trivium e íbamos a poder comprarlo un mes antes de la fecha oficial de publicación. No me digáis que no es un lujo.

Los invitados eran los que debían ser. Empezaron a hablar de novela urbana y novela rural pero claro, el marco físico, no es sólo el escenario en el que se desarrollan las novelas, también influye en la historia el espacio temporal en el que ocurren las historias negras. Pedro de Paz sitúa su novela El hombre que mató a Durruti en el Madrid de la guerra civil; Graziella Moreno sitúa Invisibles en la Barcelona actual; Jon Arretxe, cuyas novelas han sido siempre urbanas, nos contó lo que le costó escribir la última novela publicada de Touré, No digas nada, ya que se desarrolla en un marco rural porque en este ambiente necesariamente hay menos personajes y los conflictos son más limitados. Biedma, que acaba de recibir el premio Fernando Quiñones, incluyó entre los escenarios las novelas que no son ni rurales ni urbanas y que se producen en lugares que no son reales, aunque se basen en lugares existente. Nos recordó cómo Onetti desarrolló todas sus obras en Santa Teresa, un lugar imaginario basado en Montevideo, donde reside todo el mal que el lector pueda buscar. Cuando tomó la palabra Jerónimo Tristante nos hizo ver que el lugar en el que se desarrolla la novela condiciona la historia mucho más de lo que podemos imaginar.  Y dijo algo en lo que personalmente coincido, el lector necesita cambiar de espacio y de historia. El lector, al menos el que lee compulsivamente, necesita leer historias originales y diferentes por lo que es necesaria la novela negra clásica, la policiaca, el domestic noir, la rural… Todas son necesarias. Después, como no podía ser de otra manera, se habló de cómo nos seduce el mal. Graziella Moreno, jueza, habló de como cualquier persona es capaz de cometer actos delictivos sin necesidad de ser psicópatas.



Después Paco Gómez Escribano nos habló de su nuevo libro, Versografía Maldita que incluye poemas existencialistas y unos relatos cortos que narran los pensamientos que tiene un tipo de su barrio, Canillejas, mientras está sentado en un parque por la noche.

 Paco nos leyó un poema, Pedro de Paz otro y Riber nos leyó un relato. Nos supo a poco. Tanto los poemas como los relatos son desgarradores, desgarradores en el perfecto sentido. De verdad os los recomiendo.

Desde luego es de agradecer el esfuerzo que hacen los organizadores para que cada mes en encuentro sea especial y para que, cuando nos vamos, estemos pensando en el siguiente encuentro.

Y no me enrollo más porque yo no lo voy a contar como ellos. Ayer aprendimos muchas cosas, nos reímos mucho, debatimos, conocimos a unos escritores que pese al éxito que tienen resulta que son unos tipos estupendos… Cuando nos volvimos a nuestra casa, en la frontera de México, envueltos en una noche oscura bajo una luna asesina, seguíamos hablando de lugares mágicos y de lugares malditos en los que ocurren cosas terribles. Os espero en diciembre en Navalanegra, quién sabe lo que nos esperará.