viernes, 6 de diciembre de 2019

Terra alta, de Javier Cercas. Premio Planeta 2019

Maya Velasco. Terra Alta de Javier Cercas es el Premio Planeta 2019, y todos sabemos lo denostados que están los Premios Planeta (salvo raras excepciones).

Melchor Marín es un ratero de barrio que empieza a traficar con droga. Cuando está en la cárcel, recibe una terrible noticia. Otro presidiario le recomienda leer de Los miserables de Víctor Hugo. Esta lectura cambia su vida y decide hacerse mosso d’Escuadra. A partir de aquí, esta novela corre paralela a Los Miserables .Tras ser héroe de los atentados yihadistas de Cambrils (Tarragona) de 2017, se recluye en Gandesa, en la Terra Alta donde su vida comienza de nuevo. Pero la tranquilidad se torna en un macabro triple asesinato, un matrimonio anciano y rico y su criada rumana. La investigación de este caso llega a obsesionarle.

En Terra Alta, Javier Cercas cambia el registro a la tercera persona, probablemente para remarcar que esta historia es pura invención y que quiere hacer algo nuevo. Además alterna los capítulos de flashback en los que nos cuenta la vida pasada de Melchor, con el presente. Llegado un punto de la novela se rompe esta alternancia para hablarnos de Olga, su mujer.

Para mi, Soldados de Salamina es una de mis novelas fetiche, quizás por motivos personales más que literarios, y Terra Alta no se pude comparar con aquella. Sin embargo, hay un punto en común: la guerra civil se cuela en la historia del presente de forma sutil pero determinante. En Terra Alta, Javier Cercas vuelve a traer este tema que introduce a lo largo de la trama de forma casual pero que entra con fuerza a la hora de resolver el caso. De esta manera, Cercas resalta la importancia que aún hoy en día tiene nuestra enfrentamiento fratricida.

Otros hechos históricos salpican el relato, el referéndum del 1 de octubre, los atentados de Las Ramblas… Sin embargo, no es una novela sobre el proceso independentista como muchos han señalado.

El tema principal de esta novela es la venganza. Melchor se obsesiona con vengarse de personas a las que la Justicia no ha alcanzado. La primera vez falla rotundamente, pero el destino hace que de nuevo se le presente la necesidad de vengar un hecho que golpea su vida con más fuerza si cabe. Mientras que el asesinato en si no tiene importancia, es el personaje de Melchor el que llena el libro y en concreto las ideas sobre la ética y el bien contra el mal.

En fin, en mi opinión no es de las mejores novelas de Cercas. Se lee muy bien, mantiene la tensión tanto con respecto al crimen como a la vida de Melchor. Sin embargo, la prosa me parece poco cuidada, creo que está un poco forzado el hecho de convertirle en héroe de los atentados yihadistas. Algunos temas se cierran inexplicablemente, por ejemplo, su jefe decide cerrar la investigación de los asesinatos de forma abrupta y sin sentido. El final no me ha gustado, no le veo sentido.

domingo, 1 de diciembre de 2019

Satinet, de Marto Pariente. Relato ganador del certamen Carmen Burgos de Segui en Alovera, Guadalajara

SATINET

(Satinet: falso satén generalmente hecho de fibra sintética o algodón)


La tarde de primavera estaba llena de frases de fecundidad y de promesas aún por romper, como los anidados huevos de perdiz escondidos en los pedregales o entre las removidas tierras de labranza. En esto pensaba el viejo y loco Berto camino del cementerio con una muñeca de trapo en los brazos y la brisa alborotando su cabello ralo.
Tiempo tuvo de pensar también, rodeando la torre del campanario, en que bien harían las perdices de cuidar su prole de los depredadores, de zorros y jabalíes, de grajos y urracas de plumas negras y del hombre sin rostro... ¿o de muchos rostros que solo era uno? ¿O eran muchos hombres con el mismo rostro? Consciente de que esto era una idea antigua, recurrente y desgastada, la dejó escurrir como los árboles dejan escurrir la savia. ¿Acaso los locos no desechan ideas? Sí, como los cuerdos, pero a diferencia de éstos, los pensamientos retornan. Olas que horadan la roca una y otra vez.
Pues, ¿qué es el infierno sino espera y repetición?
Caminaba a su manera, más bien anadeaba con la cabeza gacha, la barbilla atornillada al pecho. Pasos cortos sobre una suela carcomida que dejaba pasar la tibieza del asfalto. Ajados pantalones de pana marrón, revenidos y zurcidos en sus perneras a base de sietes. Todo en él eran remiendos. Todo..., y luego el sempiterno cigarrillo apagado y pendiendo de los labios, reprimiendo la boca abierta típica de los locos y la baba intentando escapar por las comisuras.



A eso de las ocho de la mañana, recién cantado el gallo, unas zapatillas de andar por casa, de un azul desvaído, embutidas en unos hinchados y varicosos pies de mujer, llamaron a su puerta. La Chusa, y no es que mirando su cara pueda reconocerla. Hace años que no mira a nadie la cara. Berto siempre andaba con los ojos al suelo y la barbilla hincada al pecho. Conocía a la gente por sus pies y sus zapatos y su voz.
De manera que aquella mañana, la Chusa con un nudo en la garganta y cambiando el peso de un pie a otro le dio los buenos días al loco y viejo Berto, y añadió que lo de buenos era por decir algo, que la habían llamado los del ayuntamiento, que el viejo Berto no tenía teléfono, que si esto, que si lo otro y que hiciese el favor de avisarle.
Y claro, que ahí estaba ella en cuanto había colgado y que era importante... Y que si su cabeza tampoco es ya lo que era y que se liaba y que si se iba por los cerros de Úbeda; que la historia es que estaban remodelando la tapia del cementerio y que con tan mala suerte, fíjate tú..., que si el diablo enreda..., y que ya no hay profesionales como los de antes, que se lía otra vez y que tiene la olla en la lumbre; la cosa dice, era que con la grúa habían tirado la esquina de un bloque de nichos y que uno de los ataúdes era el de su hija. Abreviando, que esperaban allí al viejo Berto, que tenía que ir, vaya, y que si se le quemaban las lentejas y que..., si eso luego para la hora de comer le pasaba unas
pocas; y adiós.
Berto se dirigió entonces a la habitación de su hija, la única de toda la casa que no había cambiado en cuarenta años y se sentó en el apolillado edredón e intentó, como siempre que entraba, captar su olor. Nada. Solo persistía en su memoria, y su memoria, como la de Chusa, ya no es la que era. Agarró entonces la muñeca de trapo y hundió con esperanza la nariz en la tela.
Lloró, solo olía a polvo.
Entonces llegó el viejo y loco Berto al cementerio donde los olmos de espigadas y afiladas sombras
se recortaban contra un cielo preñado de nubes blancas. Avanzó hasta la tapia por entre los mausoleos. La maquinaria había parado, de fondo las primeras chicharras y el lejano ulular de una lechuza. En el suelo de gravilla, tres ataúdes, el más pequeño y patinado en blanco y forrado por dentro de satinet, abierto y vacío.
¿Vacío?
Vacío.
A su lado, inquietos los tacones de las botas de los operarios que aplastaban un cigarrillo tras otro. Aguardaban. También unos mocasines con borlas. La voz que le habló era la de los mocasines. El Alcalde, un tal Rufo. Y dijo, buenos días y también dijo que lo sentía, que había sido un accidente y que si quería presentar denuncia que lo entendía; que la pluma giró y que vaya por dios, había tirado parte del muro de los nichos. Un desastre, si señor, un desastre dijo, y después, repitió azorado otro vaya por dios. Y entonces la voz cascada de una de las botas de los operarios habló tras carraspear y le pidió a los mocasines que le preguntase por qué no había cadáver. Y los mocasines del Alcalde dijeron que claro, que eso también, que no había cuerpo y que bueno, no sé que decir Berto.
El loco y viejo que hacía años que no le dirigía a nadie la palabra, se sorprendió al apartarse el cigarro apagado de la boca y al escucharse decir:
Mi niña..., nunca apareció.
Después sorbió saliva y se colocó el pitillo de nuevo entre los labios, se acercó al pequeño ataúd y se acuclilló y pasó la palma de sus manos por el enmohecido acolchado.
Recordó que en otra vida, cuando los rostros de los hombres no eran un solo rostro, había elegido el interior del cajeado de abedul de un satinet rosa palo. Colocó en su interior con mimo la muñeca de trapo que ya solo olía a polvo, bajó la tapa con el ligero chirriar de los goznes y echó el cierre.
Se largó sin despedirse.
Camino de casa pensó de nuevo que la tarde de primavera traía consigo frases de fecundidad, y como antes, su mente derivó a los huevos de perdiz y a sus depredadores. A todos los depredadores. Al hombre sin rostro, ¿o de muchos rostros que solo era uno? ¿O eran muchos hombres con el mismo rostro?
Ideas antiguas.
Olas que horadan la roca una y otra vez.
Pues, ¿qué es el infierno sino espera y repetición?

viernes, 29 de noviembre de 2019

Una mirada perdida, de Salva Alemany. Una búsqueda a ciegas

Cuando pienso en los libros que me han marcado el primero que se me viene a la cabeza es La conjura de los necios, de Kennedy Toole. Cuando pienso en los escritores que me han marcado, casi en primera posición se sitúa Tom Sharpe. El humor es muy importante en mi vida y ahora ha caído en mis manos Una mirada perdida, de Salva Alemany.

Casimiro, empujado quizás por el aburrimiento, decide poner en marcha una agencia de detectives. Es ciego, pero ese detalle no parece importarle. Conchita, su asistenta, se ofrece a ser su ayudante “en prácticas” y es ella la que encuentra el primer caso que van a investigar. Un niño chino del barrio ha desaparecido. Pero ellos no están solos. En la búsqueda van a contar con la ayuda de Julius Echevarría, un vecino que ejerce de terapeuta sentimental, Benancio un guardia civil en horas bajas y la Señorita Pérez, una famélica perra que no pasó el examen de perro guía.

La literatura española está llena de ejemplos de cómo el humor en la literatura puede ser un genial vehículo de crítica social. El Lazarillo de Tormes, Cervantes, Muñoz Seca, Jardiel Poncela y Valle Inclán forman parte de una tradición que utiliza al humor como medio para presentar el lado esperpéntico de la sociedad y hacer crítica social desde la risa. Los personajes son marginados sociales con los que el lector no puede identificarse pero que, sin embargo y a pesar de representar lo absurdo del ser humano, logran ganar su simpatía. Eso es lo que les pasa a los personajes de Una mirada perdida. Todos ellos son seres solitarios que encuentran en esta absurda agencia de detectives el modo de salir de su aburrimiento. Es verdad que el detective invidente y sus socios no están preparados para luchar contra una mafia china, pero ganas no les faltan.

Toda comedia tiene un fondo dramático. En una mirada perdida Salva Alemany afronta el tema de la soledad que existe en las grandes ciudades. Casimiro es un hombre solitario cuyo único contacto con la realidad es su asistenta. Conchita apenas sabe quiénes son sus hijos; Julius es un pobre hombre con aires de grandeza; Benancio es un orondo guardia civil que sólo realiza tareas administrativas y que también vive solo, pero todos ellos juntos son capaces de hacer ¿frente? a la mafia china. También Una mirada perdida es una divertida excusa para mostrar la realidad del colectivo chino en España, una comunidad muy cerrada que trabaja muy duro para ganarse un futuro mejor en su tierra.


Desde luego es de agradecer que después de años de sequía de risas literarias, Salva Alemany se haya atrevido a publicar una comedia. Dejaros arrastrar por él y divertíos con este grupo de marginados.

Autor: Salva Alemany
Género: Novela urbana
Año: 2019
ISBN: 978-84-120913-3-5
Páginas: 178
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 15x21 cm

viernes, 22 de noviembre de 2019

El lado norte del corazón, de Dolores Redondo. La vuelta al Baztán

Maya Velasco

El lado norte del corazón es la nueva novela de Dolores Redondo. Tras el éxito de Todo esto te daré vuelve a su Trilogía del Baztán (El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta) con esta precuela que nos ayudará a entender mejor la historia de Amaia.

Amaia, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso en la academia del FBI de Estados Unidos, dirigido por Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación del FBI. Los dos son agentes con capacidades especiales fuera de la razón, corazonadas, magia ancestral corriendo por sus venas, intuición… Lo que quiera que sea que les hace policías estrella.

Ellos dos y un grupo de agentes de diversas procedencias empezarán a investigar en medio de la destrucción producida por el Katrina, a un asesino en serie cuyo modus operandi es matar a familias enteras tras el paso de un huracán. “El compositor” simula la culpabilidad del padre de familia o de los efectos del huracán. Estudiando todos los crímenes que van descubriendo, intentaran adelantarse y salvar la vida de la siguiente familia. Además, reabren un caso del pasado en el que desaparecieron varias niñas en el que está muy presente el vudú.

La segunda trama, como no podría ser de otra manera, es la vida de Amaia de pequeña. Volverá a revivir todos sus traumas anteriores, sus pesadillas, la persecución asesina, el por qué vive con su tía Engrasi y no con sus padres, el porqué de sus miedos, de su noche eterna.
Una vez más, el paisaje del Baztán y sus elementos mitológicos serán un personaje principal de la novela. Un paisaje lluvioso, verde, pero con tormentas, tormentas que a veces salvan vidas; árboles protectores que irradian magia.

Y del otro lado, el paisaje ruinoso del paso del Katrina por Nueva Orleans. Casas arrancadas de sus cimientos, árboles que flotan junto a coches, enfermedad, calor, muertos. Diques que se rompen, inundaciones que arrasan con todo y hospitales y campos de deportes llenos de gente que no tiene donde ir. Y a su lado, barcazas con personas que curan con hierbas y conjuros ancestrales, zombis, muertos vivientes, mansiones que guardan secretos inconfesables, niñas desaparecidas.

Me ha parecido muy conseguido el pulso entre Engrasi y Rosario, por la niña, un pulso que esconde la lucha real entre el bien y el mal. En realidad, El lado norte del corazón es un continuo enfrentamiento entre las dos fuerzas: “el lugar más desolado del mundo es la cara norte del corazón humano”. Tan simple como una llamada de la tía Engrasi con malas noticias para que todo su pasado vuelva de golpe. En este juego de equilibrios, el contrapunto es Dupree, enfrentándose a la muerte de sus padres y sus propios demonios. A su lado Nanna, la tía que le crío y le introdujo en el vudú.
Es impresionante el trabajo de documentación que debió hacer Dolores Redondo, haciendo en algunos momentos un poco lenta la narración.

En realidad El lado norte del corazón lo que pretende es redefinir el personaje de Amaia. Es en esta novela donde de verdad se presenta como es nuestra policía estrella. Atractiva, inteligente, intuitiva, enormemente soberbia, engreída, empática, triste…:

“Era tan temperamental y petulante como cualquier policía que se ha convertido en estrella antes de los 25 años; y a la vez tan templada y disociada del dolor que le obligaba a plantearse si era el mecanismo de defensa que solía ser en los demás , o si ni siquiera sabía de dónde provenía su don”

domingo, 17 de noviembre de 2019

Pequeña crónica de Navalanegra II

Ayer, sábado 16 de octubre, se celebró el octavo encuentro en Navalanegra, que como ya sabéis o deberíais saber, es el proyecto organizado por el Ayuntamiento de Navalagamella y el Club cultural Navalanegra en el que escritores y lectores de género negro se reúnen mensualmente para hablar de este género.

Ayer los invitados que vinieron para hablar de la influencia del espacio físico en la novela negra fueron Pedro de Paz, Jerónimo Tristante, Graziella Moreno, Juan Ramón Biedma y Jon Arretxe.  Además, los asistentes tuvimos un regalo. Paco Gómez Escribano nos iba a presentar su nuevo poemarío, Versografía Maldita publicada por el grupo editorial Tierra Trivium e íbamos a poder comprarlo un mes antes de la fecha oficial de publicación. No me digáis que no es un lujo.

Los invitados eran los que debían ser. Empezaron a hablar de novela urbana y novela rural pero claro, el marco físico, no es sólo el escenario en el que se desarrollan las novelas, también influye en la historia el espacio temporal en el que ocurren las historias negras. Pedro de Paz sitúa su novela El hombre que mató a Durruti en el Madrid de la guerra civil; Graziella Moreno sitúa Invisibles en la Barcelona actual; Jon Arretxe, cuyas novelas han sido siempre urbanas, nos contó lo que le costó escribir la última novela publicada de Touré, No digas nada, ya que se desarrolla en un marco rural porque en este ambiente necesariamente hay menos personajes y los conflictos son más limitados. Biedma, que acaba de recibir el premio Fernando Quiñones, incluyó entre los escenarios las novelas que no son ni rurales ni urbanas y que se producen en lugares que no son reales, aunque se basen en lugares existente. Nos recordó cómo Onetti desarrolló todas sus obras en Santa Teresa, un lugar imaginario basado en Montevideo, donde reside todo el mal que el lector pueda buscar. Cuando tomó la palabra Jerónimo Tristante nos hizo ver que el lugar en el que se desarrolla la novela condiciona la historia mucho más de lo que podemos imaginar.  Y dijo algo en lo que personalmente coincido, el lector necesita cambiar de espacio y de historia. El lector, al menos el que lee compulsivamente, necesita leer historias originales y diferentes por lo que es necesaria la novela negra clásica, la policiaca, el domestic noir, la rural… Todas son necesarias. Después, como no podía ser de otra manera, se habló de cómo nos seduce el mal. Graziella Moreno, jueza, habló de como cualquier persona es capaz de cometer actos delictivos sin necesidad de ser psicópatas.



Después Paco Gómez Escribano nos habló de su nuevo libro, Versografía Maldita que incluye poemas existencialistas y unos relatos cortos que narran los pensamientos que tiene un tipo de su barrio, Canillejas, mientras está sentado en un parque por la noche.

 Paco nos leyó un poema, Pedro de Paz otro y Riber nos leyó un relato. Nos supo a poco. Tanto los poemas como los relatos son desgarradores, desgarradores en el perfecto sentido. De verdad os los recomiendo.

Desde luego es de agradecer el esfuerzo que hacen los organizadores para que cada mes en encuentro sea especial y para que, cuando nos vamos, estemos pensando en el siguiente encuentro.

Y no me enrollo más porque yo no lo voy a contar como ellos. Ayer aprendimos muchas cosas, nos reímos mucho, debatimos, conocimos a unos escritores que pese al éxito que tienen resulta que son unos tipos estupendos… Cuando nos volvimos a nuestra casa, en la frontera de México, envueltos en una noche oscura bajo una luna asesina, seguíamos hablando de lugares mágicos y de lugares malditos en los que ocurren cosas terribles. Os espero en diciembre en Navalanegra, quién sabe lo que nos esperará.

viernes, 15 de noviembre de 2019

Loba negra, de Juan Gómez-Jurado. Mafiosos, policías, lobas y algún ogro

Loba negra, de Juan Gómez-Jurado, es la continuación de Reina Roja, el libro más vendido de 2019.

La historia comienza con el descubrimiento de un cuerpo en el río Manzanares. Antonia Scott y Jon Gutiérrez vuelven a unir sus fuerzas para luchar contra los malos. Cuando empiezan a organizarse su jefe, Mentor, les envía urgentemente a Málaga para que investiguen el asesinato de un miembro de la mafia rusa. Y hasta aquí puedo leer.

Los protagonistas son los mismos que conocimos en Reina Roja, Antonia y Jon, pero claro, aquí se rodean de nuevos personajes: mafiosos, policías locales que ven en ellos una intromisión, lobas y algún ogro.

Está dividida en cuatro partes, cada una de ellas está llamada como el nombre de uno de los personajes, cada uno de los que llevan el peso de la novela, Antonia, Loba, Lola y Jon. Como pasó en Reina Roja, Juan Gómez-Jurado perfila unas protagonistas muy potentes que llevan casi todo el peso de la historia. Antonia, en parte gracias a Jon, va ganando rasgos humanos, ya casi empatiza con el resto, he dicho casi. Lola y Loba son indescriptibles, no podría hablar de ellas sin desvelar algo de la trama y ya sabéis que lo tenemos prohibido, pero lo que está claro es que el autor ha sido capaz de nuevo de crear unos personajes femeninos perfectamente perfilados y que, como no ocurre en demasiadas ocasiones, parecen reales.

La narrativa es aparentemente sencilla pero sólo aparentemente. Las frases son densas, concentradas y breves para narrar los hechos y los personajes y para impedir el lector “se distraiga”. A veces nos parece que estamos leyendo un cuento hasta que, de golpe, nos dan un bofetón de realidad.

"Había una vez una niña que quería tener una capa para hacerse invisible. O una poción que le permitiera cambiar tu rostro con el de otra persona. O un mapa que le avisara de dónde se encontraban sus enemigos."

Loba negra es una novela de las que se leen en un par de atracones, no podía dejar de pensar el tiempo que Gómez-Jurado habrá invertido en escribir la novela para que en dos tardes nos la leamos. Entiendo que eso es buena señal.

Loba negra se puede leer sin ningún problema si no habéis leído Reina Roja, pero no viene mal disfrutar de la primera entrega.

Otra vez hemos sido invitados a jugar con Juan Gómez-Jurado y descubrir las citas de Sabina, de Alaska y Dinarama, de Radio Futura…  Disfrutad de ella y apuntadla, que llegan las navidades y luego os machacáis la cabeza sin saber qué regalar…

Autor: Juan Gómez-Jurado
Editor: B
Fecha de lanzamiento: 24/10/2019
EAN: 978-8466666497
ISBN: 9788466666497
Número de Páginas: 500

viernes, 8 de noviembre de 2019

Buzali: El origen, de Natalia Gómez. Una novela distinta

Maya Velasco. Buzali: El origen de Natalia Gómez es una novela distinta. El protagonista, Aleksander Buzali, sale de su anterior historia, para convertirse en una fuerza imparable de la llamada venganza de sangre. Natalia Gómez nos adentra en las tradiciones de los fis, o clanes familiares dedicados a los delitos que comete Aleksander. Habitualmente extendían sus fechorías a Estados Unidos y Europa. Y es que él, en su primer asesinato se limita a obedecer una tradición, no puede escapar a su destino y tras matar a su primera persona, yo creo que tampoco quiere elegir.

El principio de la novela es bastante fuerte ya que comienza cuando nuestro protagonista de 15 años tiene que matar al último miembro vivo de la familia del hombre que violó a su madre. Es un joven lleno de odio y de rabia que está dispuesto a comerse el mundo. Como miembro de su fis, quiere hacer que se expandan sus negocios y sabe que él es la persona adecuado para conseguirlo. Comienza a traficar con mujeres raptadas que lleva a prostíbulos, con droga. A lo largo de su vida, va creando nuevos negocios. Sus intereses le llevan a Italia donde convive con la mafia y los capos de la droga, a Kosovo, Colombia, Méjico...  Cualquier sitio que le sirva para sus fines.

Lo que me ha llamado la atención es que Buzali hace cosas despreciables, no hay nada que pueda pararle. Lo mismo rapta jóvenes, que asesina oponentes, que mete en la droga a universitarios, que prostituye a niñas. Pero a pesar de todo esto, el lector encuentra en él cierta ética personal que por ejemplo, le lleva a defender a sus socios a ultranza, no admite la traición, contra la que lucha a muerte y sobre todo, impone la defensa de su familia sobre todo, sobre la vida y sobre la muerte. Sin querer, uno se encuentra sintiendo cierta simpatía hacia él. Porque como suele pasar, el amor es la única fuerza que hace que el personaje sea más humano, más amable.

La otra cara importante de Buzali: el origen, es el relato de la vida y de las tradiciones de Albania. Aleksander nace en el seno de la familia Buzali. Le une a su padre no solo el amor sino el respeto que le debe por las tradiciones de su fis. Hay párrafos bellísimos en los que se nos dibuja Albania por la belleza de sus paisajes pero también por la dureza de su historia:

“Este país está inmerso en la pobreza desde hace muchos años. Llevamos cerca de 50 años casi aislados del mundo, debido al régimen político. El gobierno se empeña en creer en nuestras propias fuerzas, sin ayuda del extranjero. Y estas montañas han estado, todavía si cabe, mucho más tiempo aisladas. La orografía y el clima nos han convertidos en supervivientes. El estilo de vida que llevamos tampoco permite que hagamos muchas amistades con extraños”.

Y es que al final, Buzali no deja de ser una crítica voraz hacia nuestro mundo. Un mundo en el que se rapta niñas para prostituirlas, se venden personas, se vive de la droga y del asesinato, se mata sin escrúpulos. Un mundo cada vez más deshumanizado.

Os recomiendo este libro por varios motivos: Porque es un thriller lleno de sobresaltos, de acción, de intriga; porque nos cuenta cosas sobre un país tan desconocido como Albania; porque es una crítica del presente de nuestro mundo.

Nº de páginas: 442
Editorial: SININDICE
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788417235024
Año de edición: 2017
Plaza de edición: ESPAÑA

viernes, 1 de noviembre de 2019

En la sangre, de Laura Gomara. La caída de una mujer de éxito

Laura Gomara cosechó con Vienen mal dadas el aplauso de la crítica y del público en el año 2017 y hace unos meses ha publicado En la sangre, novela que destila la misma crítica a una sociedad oscura en la que los individuos que la habitan sobreviven como pueden.

Eva Valverde es una mujer con éxito. Tiene dos carreras, una familia que le apoya, un medio novio que quiere construir un futuro con ella, vive rodeada de lujos… pero hay dos pegas que empañan un poco su vida: es carterista y va a morir.

Eva roba en las calles de Barcelona y en los pisos turísticos del centro para mantener su nivel de vida, pero un día cualquiera, después de que el médico le haga iniciar el enésimo tratamiento para su enfermedad crónica, de que el joyero al que vende las joyas robadas le pida “un favor” a cambio de su silencio y su casa sufra un extraño accidente, la vida de Eva Valverde deja de ser un paraíso seguro y se convierte en un laberinto oscuro de descenso a los infiernos.

Eva Valverde necesita sentir que tiene el control de su vida. Desde que vive sola puede manejar los hilos sin tener que dar explicaciones a nadie, pero a raíz de los acontecimientos se ve obligada a volver a casa de sus padres y a retomar la difícil relación que tiene con su madre.

En la sangre está narrada en presente por la propia Eva, sin embargo, esto no hace que el lector empatice con ella. Eva Valverde es un personaje oscuro que no busca la aprobación de nadie, ni siquiera la del lector, a veces parece que no tiene siquiera su propia aprobación.

En la sangre, a pesar de no haber detectives ni ningún investigador, es una novela negra.  En ella se presenta una sociedad salpicada por la crisis económica. El precio de los alquileres, los pisos turísticos, la tremenda competitividad y el individualismo más absoluto son las características de esta Barcelona en la que se mueven los personajes.

Laura Gomara explora las relaciones humanas a través de Eva. Su relación con Oleg, su ex novio, es dolorosa. La relación de Eva con su madre es tormentosa; la relación con sus amigos es una relación en la que prima el postureo y las conversaciones vacías… Eva está sola porque quiere, pero la soledad, en realidad no le da la felicidad que busca.

-Vámonos un par de días –dice él
-¿Adónde?
-Lejos.
-¿Sólo un par de días?
-No, para siempre.
-¿Lo dices en serio?
-No.

Me ha gustado mucho En la sangre, me ha gustado el ambiente pesado en el que se desarrolla, me han gustado sus personajes y los temas que la autora trata. Me ha gustado.

Autor: Laura Gomara
Editor: Roca
Fecha de lanzamiento: octubre 2019
Colección: Thriller y suspense
EAN: 978-8417771171
ISBN: 9788417771171
Número de Páginas: 336


viernes, 25 de octubre de 2019

Antes mueren los que no aman, de Inés Plana. Retrato de todo lo despreciable y abyecto que puede haber en el ser humano

Maya Velasco. Antes mueren los que no aman es la segunda novela de Inés Plana. La primera, Morir no es lo que más duele, tuvo un éxito excepcional y en esta se continúan las tramas que quedaron abiertas.

Estamos en el año 2009, en plena crisis económica y en plenas Navidades. Una mujer discute con una funcionaria de la Seguridad Social y la empuja, con tan mala suerte que resulta decapitada por el cristal de un escaparate. Así arranca. El Teniente de la guardia civil Tresser es el encargado de cubrir esta investigación. Sin embargo, según pasan las páginas comprobamos que nada más lejos de la realidad. Tresser está buscando a una niña. La historia transcurre en un pueblo de la sierra madrileña, Uvés. Cada vez son más las novelas del género negro que transcurren en el medio rural y cuyos investigadores pertenecen a las fuerzas del Estado.

La historia de la funcionaria transcurre en un pueblo gallego donde Coira, uno de los ayudantes de Tresser, pasa sus vacaciones. Esta parte es también muy triste, tanto por los escenarios gallegos, lluviosos como por los sentimientos de Coira que se siente absolutamente desubicado de su familia, muy solo, incluso rechazado por ser Guardia Civil.

Inés Plana además de afrontar este tema de la Guardia Civil, hace de la crisis económica un nuevo personaje reflejado sobre todo en la inevitable ansiedad que se detecta en los personajes, cómo afectó a diferentes personas en diferentes situaciones. El tráfico de drogas las mafias gallegas, las mafias que trafican con niñas… pero a pesar de todo esto, el lector no puede evitar quedar enganchado de la historia de Luba. Luba es una niña a la que los “hombres-pájaro” (como ella les llama) prostituyeron siendo muy pequeña. Ha sufrido vejaciones, violaciones, palizas que casi la llevaron a la muerte, hambre… Y cuando logra escapar de sus verdugos, solo le pasan calamidades. Tresser la lleva esperando y buscando años. Tiene su casa preparada para la niña. El tema de la novela es realmente la historia de una niña perdida en los abismos más terribles de la humanidad.

“Había desarrollado tal tolerancia al alcohol que nunca se emborrachaba, pero sí se anestesiaba lo suficiente como para soportar a los individuos que la visitaban uno tras otro en el dormitorio desde el atardecer hasta el amanecer. Había pasado su corta vida a merced de lo que los hombres quisieran hacer con ella”. 

No es solo la imagen de una mujer degrada al máximo, se trata además de una menor. La historia de Luba representa todo lo despreciable y abyecto que puede haber en el ser humano. Y lo peor es que se considera culpable de todo lo que la ha pasado.

El resto de tramas están ahí, bien escritas, bien enlazadas con la historia principal. Una actriz que enreda a su mejor amiga para hacer desaparecer un cadáver, Águila, el despreciable ser que persigue a Luba para matarla mientras pega a su mujer e ignora a sus hijas, Una jueza, una historia de amor, toda una galería de personajes más o menos desgraciados.

Los personajes están apenas perfilados, definidos más por sus actos que por las descripciones de la autora. Tresser un hombre bueno, solitario. Lua rubia, menuda, lista. Cada personaje lleva detrás una carga propia: una mala relación con sus padres, un hermano asesinado por ETA, una esposa que acaba de fallecer… son muchas las tramas que aquí se entrecruzan. Todos tienen su propio drama. En Antes muere quien no ama cada personaje tiene un sufrimiento propio.

La prosa es rápida y la novela tiene una estructura que intercala el presenta con fragmentos del pasado y tiene un final abierto con varios cabos sueltos que habrá que solucionar en la próxima entrega. Es un cierre un tanto abrupto que nos deja a la espera de la entrega.

viernes, 18 de octubre de 2019

Tiempo de ratas, de Marc Moreno. Una fotografía de un barrio sin oxígeno




Cuando terminas una novela y te queda en la boca un regusto amargo, suele ser una buena novela. Esto pasa con Tiempo de ratas, de Marc Moreno, una fotografía de un barrio sin apenas oxígeno.

Marc Moreno ganó el VIII premio Crims de Tinta con Tiempo de ratas segundo título de la interesantísima colección Marrajo de la Editorial Milenio.

Eloy es un tipo sin demasiadas luces, un superviviente del barrio de la Verneda en Barcelona que pasa la mayor parte del tiempo con sus colegas el Charly y el Mentiendes bebiendo y drogándose, siempre que se puede, claro. Cuando su vecino, conocido traficante del barrio, le ¿pide? que le guarde una mochila con 8 kgs de coca hasta nuevo aviso, Eloy sabe que su vida va a cambiar, y en el barrio nada cambia a mejor.

Tiempo de ratas es el retrato de la sociedad que ninguno de nosotros quiere ver. Familias desestructuradas que sobreviven a duras penas entre adicciones, malos tratos, desesperanza y resignación.

Eloy y sus amigos se dejan llevar y van improvisando ante los problemas. Después de pasar un tiempecito cogiendo de la mochila algún gramo para pasar la tarde Eloy se da cuenta de que en el barrio llamar la atención suele terminar en tragedia. La familia gitana que manda en el negocio de la droga del barrio se mosquea con él, los Mossos que sacaban tajada del menudeo del vecino se mosquean con él, sus propios amigos se mosquean cuando Eloy cierra el grifo y no nos olvidemos del vecino, que va a volver algún día a reclamar la mochila y se va a mosquear con él. 

Tiempo de ratas es dura, no hay personajes de cuentos de hadas. Todos los personajes que pululan por el barrio son gente despreciable, pero las circunstancias que les llevan al desastre son las que son y no tienen interés alguno en buscar circunstancias mejores. Ellos son Eloy, el Charly, el Mentiendes, la Jessi, la madre de Eloy, el padre de Eloy, el padre del Mentiendes y la mochila, un personaje que provoca una convulsión en el barrio, que se mueve de manera esquiva por toda la historia y que contribuye con indiferencia a crear una atmósfera de violencia, corrupción, miedo e inseguridad. Todos ellos nos recuerdan que si naciste pa martillo, te sale un vecino narco…

Marc Moreno no describe a la clase trabajadora con la idealización de Dickens. Los personajes de Tiempo de ratas son ratas, pero es que los que viven en las cloacas no pueden convertirse en mariposas. Los diálogos reproducen fielmente la jerga del  barrio, sin florituras pero de manera certera. La poca capacidad de elección que tienen los personajes de Tiempo de Ratas es el mismo que encontrábamos en las novelas de Zola y es el mismo que encontramos en las novelas de autores como Paco Gómez Escribano que retrata también el barrio de Canillejas de Madrid lleno de personajes también empujados al desastre, en junio ya os recomendé Prohibido fijar cárteles publicada en la misma colección de la Editorial Milenio. 

Así que os la recomiendo sin duda. Tiempo de ratas en una novela genuinamente negra que os va a dejar un regusto amargo, y ya os he dicho que esa es una muy buena señal. No os la perdáis, nens

Editor: Milenio
Fecha de lanzamiento: febrero 2018
EAN: 978-8497438056
ISBN: 9788497438056
Número de Páginas: 232

viernes, 11 de octubre de 2019

Una bala con mi nombre, de Susana Rodríguez Lezaun. Un homenaje a los clásicos

 Susana Rodríguez Lezaun cambia el paisaje navarro de sus anteriores novelas por las gélidas y oscuras calles de Boston publicando Una bala con  mi nombre, novela con tintes clásicos y con personajes más clásicos aún.

Zoe Bennett, restauradora del Museo de Bellas Artes de Boston, vive tranquila disfrutando de una vida anodina. Le gusta su trabajo, no tiene problemas económicos y la soledad parece ser una ventaja. En una cena conoce a un joven camarero, Noah, que provoca que los pilares de su vida tiemblen. Una tarde, cuando el museo ha cerrado sus puertas, lleva a Noah a conocer sus entresijos y a visitar una exposición de joyas que se expone en ese momento. A partir de ahí Zoe entra en una espiral en la que se cruza con ladrones, mafiosos, policías corruptos y disparos de fuego amigo.

La trama de Una bala con mi nombre gira completamente alrededor de la protagonista. Narrada en primera persona, el lector va conociendo de primera mano, cómo una mujer convencional que, al principio, llega a resultar antipática a veces, se ve empujada a sacudirse el polvo y bajar a tropezones a los oscuros barros del hampa. Zoe, a causa de una niñez difícil, no deja que nadie entre en su vida, pero una vez que un joven guapo, detallista y sexualmente aventajado abre la caja de Pandora se desata la tragedia. Una mujer que solo tiene relación consigo misma se ve de pronto rodeada de lo mejor de cada casa.

Pero Susana Rodríguez Lezaun consigue que al  lector no le chirríe la evolución que sufre la protagonista. Desde el momento en el que Zoe se da cuenta de que hay personas a las que su muerte beneficiaría se da cuenta de la situación en la que se encuentra y toma, por primera vez, las riendas de su vida.

Una bala con  mi nombre es una novela rápida, muy rápida, el lector no puede ni siquiera quejarse de la rapidez para no perder detalle. Los personajes cambian en cuestión de páginas, un aliado se convierte en el peor enemigo y un enemigo, bueno, esos no se pasa al lado del bien.

La historia comienza “in media res”. Nada más empezar el libro nos encontramos en medio de una persecución a través de Massachusetts dentro de un coche que cae al agua y sin saber cómo hemos llegado a este punto, pero en seguida vamos a descubrir cuáles son las circunstancias que nos han traído hasta aquí, pero el frío no se nos va a pasar.

Susana Fernández Lezaun nos cuenta una historia que no va a dejar indiferente a nadie: policías, ladrones, persecuciones, pistolas, asesinatos, sexo, traiciones y frío, mucho frío. No os la perdáis que esta es de las buenas…

Nº de páginas: 304
Editorial: HARPERCOLLINS
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788491393894
Año de edición: 2019

viernes, 4 de octubre de 2019

La danza de los tulipanes, de Ibon Martín. Violencia de género y redes sociales

Maya Velasco. La danza de los tulipanes de Ibon Martín es un thriller rápido, bien estructurado con una trama absolutamente impactante.

Hace unos años descubrí la novela negra vasca y desde entonces no me pierdo una. Las características principales de esta novela vasca son los ertzainas como protagonistas (cada vez más, las fuerzas del Estado son las protagonistas de la novela negra), agentes muy preparados, inteligentes y resueltos, y una especial importancia al espectacular paisaje del País Vasco. Es la primera novela que leo de Ibon Martín pero no será la última.

Natalia Etxano la periodista estrella, la conductora del programa matinal líder de audiencia en Gernika y sus alrededores, atada a una silla en una vía con un precioso tulipán rojo en las manos, es atropellada por un tren que conduce su propio marido. Toda la escena ha sido retransmitida en directo por Facebook. A partir de este momento, presenciaremos una loca carrera de asesinatos de mujeres sin aparente relación entre ellas con la macabra presencia de unos tulipanes imposibles en esta época del año. En este caso, comienza su andadura la Unidad especial de homicidios de impacto, agentes especializados en la resolución de crímenes múltiples o de fuerte repercusión mediática dirigidos por Ane Cestero. Ane viene de Gernika, es bastante impulsiva, toca la batería y tiene detrás una historia que contarnos. A menudo se ve rodeada de unos compañeros machistas que no admiten que una mujer dirija el grupo. Julia y Raúl, Txema y la psicóloga Silvia, completan este grupo.

La obra está contada por un narrador omnisciente, salvo los fragmentos que nos cuenta en primera persona el asesino, del que solo sabemos que es un hombre que no recibió ningún amor en su infancia. Es metódico, frío, calculador, y no va a parar hasta completar lo que él llama su obra. Cultiva tulipanes para colocarlos junto a cada víctima. Hay un gran simbolismo en este detalle, pues el tulipán representa un amor o amistad traicionados. “Estaríamos ante un asesino que aprecia el valor estético y a la vez simbólico de su firma”

Los dos focos en los que hay que detenerse en La danza de los tulipanes son, la violencia de género y la repercusión mediática que alcanzan hoy en día los sucesos y el papel que juegan las redes sociales. Ibon Martín pone de manifiesto una de las lacras de nuestra sociedad, la violencia de género, cada vez más frecuente en nuestro entorno. Las inexplicables palizas y humillaciones que cada día reciben más mujeres, indefensas y que casi nunca denuncian la situación. El sufrimiento diario de unos hijos que sufren unas heridas morales que les lastimarán toda la vida. La culpa que tenemos todos los que les rodeamos y nos hacemos los ciegos y los sordos.

En este caso, como en tantos, la televisión, la radio y las redes sociales, tienen un papel primordial. Los agentes se sienten presionados por unos medios que les azuzan, por un público morboso hasta el infinito que les acusa de no hacer nada y por un asesino que retransmite constantemente sus crímenes.

La danza de los tulipanes me ha sorprendido gratamente y espero que sea el comienzo de una saga con Ane Cestero dirigiendo este grupo.

 “Los tulipanes representan la organización, son flores que dejan poco al azar”

Editor: Plaza & janes
Fecha de lanzamiento: septiembre 2019
Colección: Éxitos
EAN: 978-8401022715
ISBN: 9788401022715
Número de Páginas: 400

martes, 1 de octubre de 2019

Karroña, de Gonzalo Palacios Goikolea. La novela negra se tiñe de verde

La novela negra ha sido tradicionalmente urbana. Las grandes ciudades tienen sitio para esconder a todo tipo de criminales y todo tipo de delitos, pero últimamente, no sé si por tendencia, estoy leyendo muchas novelas que sitúan sus asesinatos en entornos rurales. Karroña, primera novela de Gonzalo Palacios Goikolea, es una de ellas.

Pedro es un joven guía ornitológico que enseña las maravillas naturales del Cañón del Río Lobos. La paz, el canto de las aves y el olor de la vegetación desaparecen cuando en una de sus visitas encuentra el cadáver de una mujer en una de las cuevas del parque soriano. A partir de ahí la vida de Pedro cambia radicalmente y se entrega en cuerpo y alma a la búsqueda de un asesino más peligroso de lo que él se piensa descubriendo por el camino una trama de trata internacional de mujeres y una trama de corrupción autóctona.

Karroña está narrada en primera persona por su protagonista, Pedro. A través de este joven idealista conoceremos los trapos sucios que esconde una población que a simple vista puede parecer aburrida y monótona. Gracias a la ayuda de una joven ecologista, que tomará el relevo de la narración en los momentos más peligrosos para Pedro, nos plantearemos que la corrupción no solo campa a sus anchas en las grandes ciudades.

 Además de la corrupción inmobiliaria existe una corrupción que ataca directamente a nuestras reservas naturales. Los bosques, los árboles y los pájaros, están viendo cómo se reduce su territorio en manos de la especulación. El asesinato de la joven brasileña hace que dos peligrosas redes se unan en una pequeña población en la que nada es lo que parece.

Gonzalo Palacios Goikolea demuestra ser un escritor preocupado por los problemas que actualmente inquietan a la sociedad global y todos ellos confluyen en Karroña. Con un estilo sencillo Karroña aborda la corrupción, la trata de mujeres, la violencia de género, el terrible futuro de los niños que viven en las fabelas y todo ello desemboca en una serie de asesinatos en un entorno maravilloso.

De la mano de Gonzalo Palacios Goikolea la novela negra se tiñe de verde: aves, montañas y el verde Brasil se unen alrededor de una mujer asesinada que solo quería encontrar un mundo mejor.
Ha sido un placer conocer a este escritor, Gonzalo Palacios Goikolea, que creo tendrá un largo recorrido y, por cierto, el 0,7% de los ingresos que obtenga por la venta del libro irá destinado a la ONG Rúa da Vida, que realiza proyectos de ayuda al desarrollo en Brasil y Guatemala.