viernes, 11 de octubre de 2019

Una bala con mi nombre, de Susana Rodríguez Lezaun. Un homenaje a los clásicos

 Susana Rodríguez Lezaun cambia el paisaje navarro de sus anteriores novelas por las gélidas y oscuras calles de Boston publicando Una bala con  mi nombre, novela con tintes clásicos y con personajes más clásicos aún.

Zoe Bennett, restauradora del Museo de Bellas Artes de Boston, vive tranquila disfrutando de una vida anodina. Le gusta su trabajo, no tiene problemas económicos y la soledad parece ser una ventaja. En una cena conoce a un joven camarero, Noah, que provoca que los pilares de su vida tiemblen. Una tarde, cuando el museo ha cerrado sus puertas, lleva a Noah a conocer sus entresijos y a visitar una exposición de joyas que se expone en ese momento. A partir de ahí Zoe entra en una espiral en la que se cruza con ladrones, mafiosos, policías corruptos y disparos de fuego amigo.

La trama de Una bala con mi nombre gira completamente alrededor de la protagonista. Narrada en primera persona, el lector va conociendo de primera mano, cómo una mujer convencional que, al principio, llega a resultar antipática a veces, se ve empujada a sacudirse el polvo y bajar a tropezones a los oscuros barros del hampa. Zoe, a causa de una niñez difícil, no deja que nadie entre en su vida, pero una vez que un joven guapo, detallista y sexualmente aventajado abre la caja de Pandora se desata la tragedia. Una mujer que solo tiene relación consigo misma se ve de pronto rodeada de lo mejor de cada casa.

Pero Susana Rodríguez Lezaun consigue que al  lector no le chirríe la evolución que sufre la protagonista. Desde el momento en el que Zoe se da cuenta de que hay personas a las que su muerte beneficiaría se da cuenta de la situación en la que se encuentra y toma, por primera vez, las riendas de su vida.

Una bala con  mi nombre es una novela rápida, muy rápida, el lector no puede ni siquiera quejarse de la rapidez para no perder detalle. Los personajes cambian en cuestión de páginas, un aliado se convierte en el peor enemigo y un enemigo, bueno, esos no se pasa al lado del bien.

La historia comienza “in media res”. Nada más empezar el libro nos encontramos en medio de una persecución a través de Massachusetts dentro de un coche que cae al agua y sin saber cómo hemos llegado a este punto, pero en seguida vamos a descubrir cuáles son las circunstancias que nos han traído hasta aquí, pero el frío no se nos va a pasar.

Susana Fernández Lezaun nos cuenta una historia que no va a dejar indiferente a nadie: policías, ladrones, persecuciones, pistolas, asesinatos, sexo, traiciones y frío, mucho frío. No os la perdáis que esta es de las buenas…

Nº de páginas: 304
Editorial: HARPERCOLLINS
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788491393894
Año de edición: 2019

viernes, 4 de octubre de 2019

La danza de los tulipanes, de Ibon Martín. Violencia de género y redes sociales

Maya Velasco. La danza de los tulipanes de Ibon Martín es un thriller rápido, bien estructurado con una trama absolutamente impactante.

Hace unos años descubrí la novela negra vasca y desde entonces no me pierdo una. Las características principales de esta novela vasca son los ertzainas como protagonistas (cada vez más, las fuerzas del Estado son las protagonistas de la novela negra), agentes muy preparados, inteligentes y resueltos, y una especial importancia al espectacular paisaje del País Vasco. Es la primera novela que leo de Ibon Martín pero no será la última.

Natalia Etxano la periodista estrella, la conductora del programa matinal líder de audiencia en Gernika y sus alrededores, atada a una silla en una vía con un precioso tulipán rojo en las manos, es atropellada por un tren que conduce su propio marido. Toda la escena ha sido retransmitida en directo por Facebook. A partir de este momento, presenciaremos una loca carrera de asesinatos de mujeres sin aparente relación entre ellas con la macabra presencia de unos tulipanes imposibles en esta época del año. En este caso, comienza su andadura la Unidad especial de homicidios de impacto, agentes especializados en la resolución de crímenes múltiples o de fuerte repercusión mediática dirigidos por Ane Cestero. Ane viene de Gernika, es bastante impulsiva, toca la batería y tiene detrás una historia que contarnos. A menudo se ve rodeada de unos compañeros machistas que no admiten que una mujer dirija el grupo. Julia y Raúl, Txema y la psicóloga Silvia, completan este grupo.

La obra está contada por un narrador omnisciente, salvo los fragmentos que nos cuenta en primera persona el asesino, del que solo sabemos que es un hombre que no recibió ningún amor en su infancia. Es metódico, frío, calculador, y no va a parar hasta completar lo que él llama su obra. Cultiva tulipanes para colocarlos junto a cada víctima. Hay un gran simbolismo en este detalle, pues el tulipán representa un amor o amistad traicionados. “Estaríamos ante un asesino que aprecia el valor estético y a la vez simbólico de su firma”

Los dos focos en los que hay que detenerse en La danza de los tulipanes son, la violencia de género y la repercusión mediática que alcanzan hoy en día los sucesos y el papel que juegan las redes sociales. Ibon Martín pone de manifiesto una de las lacras de nuestra sociedad, la violencia de género, cada vez más frecuente en nuestro entorno. Las inexplicables palizas y humillaciones que cada día reciben más mujeres, indefensas y que casi nunca denuncian la situación. El sufrimiento diario de unos hijos que sufren unas heridas morales que les lastimarán toda la vida. La culpa que tenemos todos los que les rodeamos y nos hacemos los ciegos y los sordos.

En este caso, como en tantos, la televisión, la radio y las redes sociales, tienen un papel primordial. Los agentes se sienten presionados por unos medios que les azuzan, por un público morboso hasta el infinito que les acusa de no hacer nada y por un asesino que retransmite constantemente sus crímenes.

La danza de los tulipanes me ha sorprendido gratamente y espero que sea el comienzo de una saga con Ane Cestero dirigiendo este grupo.

 “Los tulipanes representan la organización, son flores que dejan poco al azar”

Editor: Plaza & janes
Fecha de lanzamiento: septiembre 2019
Colección: Éxitos
EAN: 978-8401022715
ISBN: 9788401022715
Número de Páginas: 400

martes, 1 de octubre de 2019

Karroña, de Gonzalo Palacios Goikolea. La novela negra se tiñe de verde

La novela negra ha sido tradicionalmente urbana. Las grandes ciudades tienen sitio para esconder a todo tipo de criminales y todo tipo de delitos, pero últimamente, no sé si por tendencia, estoy leyendo muchas novelas que sitúan sus asesinatos en entornos rurales. Karroña, primera novela de Gonzalo Palacios Goikolea, es una de ellas.

Pedro es un joven guía ornitológico que enseña las maravillas naturales del Cañón del Río Lobos. La paz, el canto de las aves y el olor de la vegetación desaparecen cuando en una de sus visitas encuentra el cadáver de una mujer en una de las cuevas del parque soriano. A partir de ahí la vida de Pedro cambia radicalmente y se entrega en cuerpo y alma a la búsqueda de un asesino más peligroso de lo que él se piensa descubriendo por el camino una trama de trata internacional de mujeres y una trama de corrupción autóctona.

Karroña está narrada en primera persona por su protagonista, Pedro. A través de este joven idealista conoceremos los trapos sucios que esconde una población que a simple vista puede parecer aburrida y monótona. Gracias a la ayuda de una joven ecologista, que tomará el relevo de la narración en los momentos más peligrosos para Pedro, nos plantearemos que la corrupción no solo campa a sus anchas en las grandes ciudades.

 Además de la corrupción inmobiliaria existe una corrupción que ataca directamente a nuestras reservas naturales. Los bosques, los árboles y los pájaros, están viendo cómo se reduce su territorio en manos de la especulación. El asesinato de la joven brasileña hace que dos peligrosas redes se unan en una pequeña población en la que nada es lo que parece.

Gonzalo Palacios Goikolea demuestra ser un escritor preocupado por los problemas que actualmente inquietan a la sociedad global y todos ellos confluyen en Karroña. Con un estilo sencillo Karroña aborda la corrupción, la trata de mujeres, la violencia de género, el terrible futuro de los niños que viven en las fabelas y todo ello desemboca en una serie de asesinatos en un entorno maravilloso.

De la mano de Gonzalo Palacios Goikolea la novela negra se tiñe de verde: aves, montañas y el verde Brasil se unen alrededor de una mujer asesinada que solo quería encontrar un mundo mejor.
Ha sido un placer conocer a este escritor, Gonzalo Palacios Goikolea, que creo tendrá un largo recorrido y, por cierto, el 0,7% de los ingresos que obtenga por la venta del libro irá destinado a la ONG Rúa da Vida, que realiza proyectos de ayuda al desarrollo en Brasil y Guatemala.

viernes, 27 de septiembre de 2019

No cerramos en agosto, de Eduard Palomares. Un detective diferente

Vamos a hacer un ejercicio de imaginación, describid al primer detective que se os venga a la cabeza. ¿Un hombre maduro, alcoholizado y cínico? ¿Un miembro de alguna de las fuerzas de seguridad del Estado, con firmes principios y una nobleza empíricamente demostrada? Pues cuando leáis No cerramos en agosto, de Eduard Palomares, os vais a encontrar con un joven recién salido de la universidad que encuentra un trabajo de becario en una agencia de detectives de Barcelona y que es contratado por un sueldo de miseria para cubrir las vacaciones del resto de sus compañeros.

Jordi Viassolo empieza a trabajar en Private Eye para hacer el trabajo que nadie quiere hacer. Su misión durante agosto es sencilla, tiene que crear el esqueleto de un periódico que sirva de tapadera a los detectives de la agencia y no debe aceptar ningún caso que pueda presentarse durante las vacaciones. Pero claro, Jordi se aburre y no duda en aceptar el caso de la desaparición de una mujer. Para ello busca la ayuda de Recasens, este sí, un detective cínico que solo parece esperar que acabe la semana laboral leyendo el periódico.

Jordi Viassolo, lector empedernido de novela negra y admirador de los detectives clásicos, se enfrenta al mundo real aunque sea desde casa de sus padres. Jordi empieza su primer trabajo y todos recordamos lo que es eso. Creemos que vamos a cumplir todas nuestras expectativas y que vamos a cumplir todos los sueños que gestamos en la universidad pero, casi siempre, la realidad es diferente: compañeros amargados que nos ignoran y jefes que esperan que no pensemos demasiado. Ante eso solo nos quedan dos opciones: difuminarnos en el ambiente y empezar a esperar la jubilación o rebelarnos e intentar contagiar a los demás de nuestro entusiasmo.

En esta novela, Eduard Palomares consigue que el lector empatice con este milenial que con altas dosis de humor, nos va a enseñar esa Barcelona que se mueve entre los palacetes de la zona alta a los bares del centro llenos de grasientas tapas. Un lujo.

Aunque e hilo conductor de No cerramos en agosto es una desaparición los más importante de la novela es la situación de la sociedad barcelonesa. El protagonista, que es quien nos cuenta la historia, es un joven que vive en un mundo de trabajos precarios, desahucios y un hastío generalizado. A pesar de todo nos lo presenta con un gran sentido del humor lo que la convierte en un divertimento muy aconsejable.

El mérito que tiene No cerramos en agosto es que es una novela escrita de manera lineal y fresca. De vez en cuando viene muy bien leer una historia que te entretenga y que te arranque una sonrisa.

Autor: Eduard Palomares
Editor: Libros del asteroide
Fecha de lanzamiento: junio 2019
Colección: Libros del asteroide
EAN: 978-8417007812
ISBN: 9788417007812

lunes, 23 de septiembre de 2019

Pequeña crónica de Navalanegra

El pasado sábado 21 de septiembre se reanudaron las mesas de debate que el Ayuntamiento de Navalagamella y José Manuel Ribera Feliú organizan un sábado al mes en el Centro Cultural Anabel Ochoa de esta localidad de la sierra de Madrid.

Yo no había asistido a los debates que se organizaron el curso pasado, pero desde luego no voy a fallar en los que se organicen a partir de ahora.

La mesa la componían Paco Gómez Escribano, Marto Pariente,  Carlos Augusto Casas,  David Llorente y Beatriz Gómez Lorenzo, directora de Guadalajara en negro.

Después de la presentación del “Riber” empezamos a debatir sobre el origen de la novela negra. Se habló, claro, de Chandler y Hammet y de cómo la novela negra salió de los salones de la alta burguesía y se manchó del humo y de la polución de las ciudades americanas. Los detectives dejaron de ser nobles que protegían el sistema y se convirtieron en tipos duros que vivían en un mundo de policías corruptos y de gánsteres.

También se situó el origen de la novela negra española en La gota de sangre, relato escrito por Emilia Pardo Bazán y de la novela enigma representada por Agatha Christie y Poe.

Pero ya sabéis cómo funcionan estas cosas, un tema lleva a otro y este a otro por lo que la charla, en ningún momento, se convirtió en una exposición de fechas y títulos sino en un debate en el que tanto los escritores asistentes como el público pudo exponer, algunos con más vehemencia que otros, las ideas que se les pasaban por la cabeza.

El fin de fiesta fue apoteósico. Gracias a David Llorente, a José Carlos García y, por supuesto a la Editorial Alrevés, pudimos hacernos con la última novela de David Llorente, Europa, que sale a la venta el 30 de septiembre. Un bonus que agradecimos con infinito entusiasmo. 

Para no aburriros más solo quiero recomendaros que, los que podáis, acudáis al próximo encuentro que, si no recuerdo mal, será el 19 de octubre en Navalagamella. No nos adelantaron el tema que se tratará, pero da igual. Navalaganegra es el mejor momento para encontrarse con los mejores escritores del género negro y con los amigos que pertenecen a este selecto grupo de seguidores de "lo noir". Me da en la nariz que Navalanegra pronto va a convertirse en uno de los encuentros imprescindibles de la novela negra.

viernes, 20 de septiembre de 2019

El homenaje, de Andrea Camilleri. Rápida, divertida, inteligente

Maya Velasco. El homenaje es una pequeña obra del gran maestro Andrea Camilleri, recientemente fallecido y que deja un hueco inmenso en los que somos sus asiduos.

El único defecto que le encuentro es lo breve que es, pues es tan divertido que pasas la lectura temiendo que acabe.

Como era de esperar la acción transcurre en Vigàta el día que Italia entra en la segunda Guerra Mundial, y los italianos están como si les hubiera tocado la lotería. Nuestros protagonistas se encuentran comentando la jugada en el Círculo Fascismo y Familia donde aparece para espanto de todos Micheli Ragusano, deportado hace cinco años por “difamación sistemática del glorioso régimen fascista”. Para colmo, este pobre hombre no hará sino destapar la mentira que encierra el ilustre Manueli Persico, adorado por su modélico quehacer fascista.

Esto ya nos da una pista del cariz que van a tomar las cosas. Porque en El homenaje, Camilleri nos habla con su habitual ironía del fascismo en su cara más amable por lo cómico que resulta ver a una serie de personas serias y admiradas por el populacho que se rompen la cabeza para solucionar un supuesto problema que ellos mismos han creado. Unos por simple fachada, otros por conseguir fines algo más materiales (en concreto los favores de una bella dama) y otros porque son así de tontos.

Una vez más, Camilleri nos está enseñando hasta dónde puede llegar la estupidez humana y cómo a menudo, esta estupidez se esconde en el grupo, en el rebaño que se deja llevar por la corriente, en el miedo a salir del anonimato y su seguridad.

Imaginemos, el inefable Persico había dejado dicho que quería que le enterrasen con la camisa negra fascista, pero tiene una barba blanca tan larga, que la prenda no se deja ver: “Así, ordenó que dos jóvenes fascistas se turnasen para mantener levantada la barba del cadáver con una mano, de modo que se viera que llevaba puesta la camisa negra”.

El homenaje comparte las principales características de la obra de Camilleri: la denuncia de la corrupción del sistema (por ejemplo, cómo se consigue una pensión a la bella viuda a cambio de sus favores sexuales), juego entre lo grotesco y lo cómico, ridiculización del fascismo, magistrales diálogos, rápidos, divertidos, inteligentes.

A pesar de su brevedad, El homenaje es una obra inigualable y la historia de Persico, verdaderamente, no tiene desperdicio. Insuperable la forma de descubrir el pasado del individuo.

Desde aquí rindo homenaje a uno de mis autores favoritos: Andrea Camilleri.

Nº de páginas: 80
Editorial: SALAMANDRA (PUBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498388244
Año de edición: 2017

viernes, 13 de septiembre de 2019

La rabia del peón, de Jerónimo García Tomás. Cuando un peón se rebela...



Siempre me ha gustado la figura del peón en el ajedrez. Comienza siendo un soldado de infantería casi destinado desde el principio a ser capturado. Avanza por el tablero sin posibilidad de retroceder, pero ahí radica su poder. Cuanto más avanza más posibilidades tiene de promocionar y de convertirse en dama, torre, caballo o alfil. Eso nos pasa a casi todos y eso le pasa a Román, el protagonista de La rabia del peón, novela escrita por Jerónimo García Tomás ganadora del Premio Nacional de Novela Ateneo Mercantil de Valencia 2018.

Román pasa 9 años en la cárcel de Bellavista en Colombia por haber hecho de mula para un narcotraficante valenciano. Después de cumplir su condena vuelve a España convertido en una persona diferente. Vuelve a trabajar para el mismo narcotraficante, Tormo, regentando un club de alterne llamado Glady´s, donde deja pasar los días sin dar demasiadas vueltas a las cosas. A partir del asesinato de Samantha, una camarera del club, Román se da cuenta de que lo han traicionado y la traición, en el mundo del hampa, es el peor pecado posible.

Las personas que actúan de mulas son uno de los mejores ejemplos de peones. Son personas que intentan transportar droga por un beneficio infinitamente menor que el que van a tener los narcotraficantes y que muchas veces son sacrificados para que otras piezas sobrevivan. Este sacrificio supondrá una condena en cualquiera de las terribles cárceles de los países productores, en este caso Colombia, mientras que la demás piezas se beneficiarán de la jugada.

La rabia del peón es una novela negra, muy negra, que empuja al lector al mundo nocturno de personajes con los que no es posible empatizar. El protagonista es un hombre que ya no espera nada de la vida, sólo la muerte. Lo único que logra despertar alguna reacción en él es un sentimiento violento de venganza con el metálico olor de la sangre.


La prosa de Jerónimo García Tomás es elegante a pesar de los temas que trata. La narración es totalmente visual. Con descripciones cortas y diálogos certeros el lector es capaz de sentir el frío de las pistolas, el olor empachoso del club, los ruidos de Román al respirar por una nariz que casi no es nariz, ver la negrura de la noche valenciana y saborear la dulzura del whisky.

García Tomás siempre aborda en sus novelas, como debe de ser, temas que reflejan problemas de la  realidad social: trata de blancas, abuso de menores y, en La rabia del peón, aborda el tema de las mulas. Pero la historia que nos cuenta no se recrea en las penalidades que Román pudo sufrir en Bellavista, solamente conoceremos aquellos acontecimientos que convirtieron a Román en la persona que vuelve a España.

En qué se convertirá Román cuando terminemos la novela, ¿en otra baja más? , ¿en caballo? ¿en dama? ¿en alfil? Leed porque una vez que empecéis no vais a parar hasta descubrir quién gana la partida.

Nº de páginas: 250
Editorial: OLELIBROS.COM
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788417737030
Año de edición: 2018

viernes, 6 de septiembre de 2019

Tras la mascara de la inocencia, de Javier Vallejo. Una carrera de odio hacia ningún sitio

Maya Velasco. Tras la máscara de la inocencia de Javier Vallejo me ha descubierto un talento que no conocía de la mano de Erein y su colección Cosecha roja.

Comienza el libro con descripciones poéticas del paisaje que me hicieron pensar que iba a ser lento y no me engancharía. Sin embargo, esa bella e idílica noche se convierte en una noche interminable.

Alex Gálvez, importante arquitecto que trabaja en Viena, llega esa noche a su casa en Ribera de Bracón para reunirse con su mujer, Zaira y sus hijos, Héctor y Alba. A partir de ese momento nos encontramos con un carrusel de sucesos, cada uno en un sitio sin aparente conexión Sabemos todo lo que pasa pero Javier Vallejo no nos deja ver por qué pasa todo esto. Alba, una niña inocente y calmada desaparece en el parque de las Barbas, lugar en el que se concentran los acontecimientos y la vida de la gente del pueblo.

Lo más reseñable de Tras la máscara de la inocencia es que las desapariciones, las muertes, las misteriosas llamadas se van sucediendo rápidamente sin que nada nos extrañe. En esta historia nada sucede porque sí, todo encaja, el lector nunca tiene la sensación de que se metan muertes a la fuerza, de que nada pase de forma poco natural. Creo que en esto radica la maestría de Javier Vallejo y el por qué este libro te atrapa desde el principio.

Pero no nos engañemos, esta no es solo una historia de muertes y desapariciones. El autor crea todo un elenco de personajes secundarios perfectamente dibujados, cada uno con su personalidad y sus problemas y que en mayor o menor medida bailan alrededor de los sucesos de Ribera de Braco. A mí me atrajo poderosamente un perdedor borrachín, Malaquías Díaz, que nos muestra las dos caras que puede tener un ser humano. Tras la máscara de a inocencia es una novela psicológica que bucea en el placer por hacer el mal. Cómo se juega psicológicamente con otros hasta hacerles matar, cómo se puede hundir a una persona tan solo con llamadas telefónicas. O el placer por el placer de hacer daño con Alvaro, amigo de Héctor que encuentra pasa la vida viendo sufrir a animales a los que mata poco a poco. Héctor, otro personaje muy complejo, al que todos odian tras ser denunciado por violación y emprende una carrera de odio hacia ningún sitio. Y todo esto es solo el reflejo de un pueblo que hierve por amores y odios y que da la espalda a alguno de sus ocupantes, empujándoles al odio y al abandono más brutal.

Por otra parte, el inspector Daniel Árbex y a su compañera Tania Garrido que durante casi toda la novela están tan perdidos como el lector.


Cada personaje cuenta su propio punto de vista, dotando al libro de un gran dinamismo y dejando al lector ver todos los puntos de vista

Verdaderamente, Javier Vallejo me ha captado con su novela por la naturalidad con que se mueven los personajes de la acción bailando alrededor del Parque de las barbas. Muy recomendable.

Editorial: Erein
Páginas: 512
Encuadernación: Rústica
Fecha de publicación: 29-11-2018
Fecha de publicación en digital: 01-02-2019
Formato de la edición digital: EPUB
ISBN: 978-84-9109-347-3
ISBN digital (ePUB): 978-84-9109-349-7

jueves, 29 de agosto de 2019

La cordura del idiota, de Marto Pariente. Huid de la ciudad y del tedio urbano

Los que me conocéis sabéis que si un libro tiene mucho éxito tiende a no gustarme, así que empecé a leer La cordura del idiota, de Marto Pariente con cierto escepticismo. Antes de que me diera cuenta lo había terminado, es un libro magistral.

En Ascuas, un pueblo de no más de 1000 habitantes, con un bar y un policía local, viven los hermanos Toni y Vega Trinidad. Nunca pasa nada más allá de pequeños escarceos y borracheras sin gracia, como en casi todos los pueblos castellanos. Toni, que ejerce de policía sin demasiadas complicaciones, ninguna para ser exactos. Se desmaya si ve una gota de sangre lo que no es problema en un pueblo pequeño. Hasta que un día aparece colgado en su casa el Triste, su amigo, el idiota oficial del pueblo, no tan idiota a la larga. A partir de un simple suicidio se desencadena el fin del mundo. Mafias de la construcción, mafias del narcotráfico, chorizos de medio pelo, políticos sin dos dedos de frente, todos contra un hombre sencillo que se desmaya al ver una gota de sangre.

La cordura del idiota está narrada de manera sorprendente. Los capítulos de Toni se narran en primera persona, dejándonos conocer de primera mano las impresiones y los miedos del protagonista. Los capítulos que protagoniza Vega, su hermana, se narran en la complicada segunda persona pero sin resultar artificioso. Es como si el ojo que a veces sentimos que nos vigila le contara a Vega lo que le está ocurriendo. Vega es un personaje fundamental para conocer el pasado, el presente y el futuro de Toni, una mujer perdida que se deja llevar por las circunstancias sin intentar rebelarse contra ellas y que toma una decisión, por una vez en la vida, que va a salirles cara. Para el resto de los personajes se utiliza la tercera persona. Esta alternancia de voces podría parecer pretenciosa y poco creíble, pero Marto Pariente escribe de manera que esta técnica se convierte espléndidamente en la única forma de que el lector conozca todas las aristas de esta historia rural, la única forma natural.

Pero La cordura del idiota no sólo alterna la voz narrativa, alterna el presente y el pasado, a cual más oscuro, alterna las escenas terribles que narran el pasado de dos niños que nacen sin suerte con escenas hilarantes en las que presenciamos interrogatorios imposibles, con carreteras que nada tienen que envidiar a las largas carreteras del desierto americano, con un perro, Trípode, que supera con creces a los inquietantes coyotes y, por supuesto, canciones de Mecano que nada envidian a los narcocorridos.

Hacedme caso que sabéis que nunca os engaño. La cordura del idiota os va a hacer pasar unas horas, no os va a durar más, que van a reconciliaros con vuestras, ojalá, aburridas vidas. Yo estoy encantada con que las horas pasen lentamente…

Por los campos de Dios el loco avanza. 
Tras la tierra esquelética y sequiza
—rojo de herrumbre y pardo de ceniza—
hay un sueño de lirio en lontananza. 
Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano! 
—¡carne triste y espíritu villano!—. 
No fue por una trágica amargura
esta alma errante desgajada y rota;  
purga un pecado ajeno: la cordura, 
la terrible cordura del idiota. 

Antonio Machado.


  • Editor: Versátil
  • Fecha publicación: junio 2019
  • Colección: Off versatil                     
  • EAN:  978-8417451530
  • ISBN: 9788417451530
  • Páginas: 288



viernes, 23 de agosto de 2019

13, El asesino no está en el banquillo de los acusados. La novela perfecta para el verano

Maya Velasco. 13, El asesino no está en el banquillo de los acusados.. Está entre el jurado, de Steve Cavanagh me enganchó desde el primer momento. Si bien este es el cuarto caso de nuestro protagonista, el abogado Eddie Flynn, es el primero traducido al español.

13 es una novela que transcurre en los cinco días que dura un juicio por asesinato. Sin embargo, no tiene nada que ver con las novelas típicas de carácter legal. Estamos ante el juicio del año mientras se cometen varios asesinatos: Se juzga a un famoso actor, Bobby Solomon, por el asesinato de su esposa, la famosa actriz Ariella Bloom, y su guardaespaldas. Eddie Flyn, abogado, es incorporado al juicio como apoyo de la defensa. El único problema es que el asesino se ha introducido entre los miembros del Jurado.

Desde el primer momento se revela como una novela que sigue los cánones clásicos de la novela negra:
En primer lugar, el personaje principal, Eddie Flynn, es un abogado triunfador en su trabajo pero fracasado en su vida personal. Vive en su despacho, fue bebedor y mantiene un código ético muy alto y hace el papel de justiciero.
En la típica contraposición Bien/Mal está el malo de la película, Joshua Kane. Con claras muestras de desequilibrio mental, alta inteligencia, metódico, preparado, reflexivo. Kane me hace recordar a tantos locos de Estados Unidos que aparecen en los telediarios de la noche. Mata porque cree que tiene una misión.

“Durante mucho tiempo había fantaseado con mostrarse al mundo. Su verdadero yo. Sabía que nunca había habido nadie como él. Había estudiado psicología, psiquiatría y disfunciones neurológicas. No encajaba en ninguna casilla precisa de diagnósticos. No oía voces. Tampoco tenía visiones. No padecía esquizofrenia ni paranoia. Ni tampoco había sufrido abusos de niño”.

Con respecto a la narración, el relato es lineal. Nos vamos enterando de los sucesos a la vez que el protagonista, que es quien narra la historia alternándose con un narrador omnisciente que nos cuenta la historia desde el punto de vista de Kane. Como en las novelas clásicas, la acción está encaminada a la resolución del problema: ¿Mato Bobby a Ari y a su guardaespaldas o dice la verdad y solo encontró los cadáveres?

Como en los clásicos, a veces el lenguaje es sumamente poético: “Angulosas e imponentes sombras inundaban la calle a medida que el día se disolvía con el crepúsculo”.

La acción es urbana, situada en Nueva York con vistas a Manhatan. El ambiente es de violencia, con algunos golpes de vez en cuando (Casi siempre los golpes los recibe el bueno).

Y por último, hay una clara crítica a la corrupción policial que amaña a menudo los arrestos. En este caso se enfrentan a Flynn porque quieren que Bobby sea culpable. Por el contrario, esta novela ejemplifica los beneficios de la colaboración entre distintos cuerpos de policía, en este caso, el FBI es imprescindible para resolver el asesinato. También se critica  los grandes Despachos de Abogados que todo lo mueven con dinero y medios pero que no tienen el menor interés por su cliente ni por la ética profesional.

En resumen, es la novela perfecta para leer estos días de verano: Un thriller interesante, bien construido, con personajes complejos con personalidad propia, giros en la trama y final impredecible.

viernes, 16 de agosto de 2019

Luces negras. 10 navajazos a ambos lados de los Pirineos

Marina Mayoral escritora y articulista cuyos relatos se encuentran en las mejores antologías en lengua española, dice que “la novela es como un veneno lento y el cuento, como un navajazo” Pues eso es lo que vamos a encontrar en Luces Negras 10 navajazos que no vamos a poder esquivar.

Luces Negras es la recopilación de 10 relatos escritos por cinco escritores españoles que los amantes del género negro van a reconocer y que están apadrinados por Víctor del Árbol, lo que ya es una garantía, y cinco escritores franceses que vamos a poder descubrir a este lado de los pirineos y que son apadrinados por Bernard Minier. Solamente los prólogos que nos regalan Víctor del Árbol y Minier merecerían por sí solos toda nuestra atención, pero es que encima los relatos son ese tipo de relatos que hay que paladear despacio.

La idea surge por la relación existente entre el festival Valencia Negra y el festival de Toulouse. Crearon un premio para un autor de cada país con la invitación al festival del otro, pero no se quedaron ahí. Este libro es la continuación del apoyo entre ambos.
Los autores son Franck Bouysse, Carlos Augusto Casas, Empar Fernández, Christophe Guillamot, Johana Gustawsson, Susana Hernández, Daniel Hernandez, Jordi Juan, Rafa Melero y Pierre Pouchairet.

Los relatos tienen como hilo conductor la ciudad y las historias que esconde el asfalto.

Yo he tenido largas temporadas en las que compraba novelas al peso, cuanto más largas mejor. Últimamente he empezado a leer relatos y he de reconocer que me parece una magnífica forma de condensar una historia y de que el lector, en unas cuantas páginas, encuentre emociones de una manera rápida y sorprendente sin que la narración se pierda en adjetivos que muchas veces sobran.

Como ejemplo quiero mencionar el relato de Carlos Augusto Casas, Pasamontañas. En él encontraremos como protagonista indiscutible un saquito de diamantes que es robado de la caja fuerte de una tienda de compraventa de oro en Madrid. En 14 páginas nos encontraremos con situaciones que nos harán reír y otras que nos pondrán los pelos de punta, con personajes hilarantes, buscavidas urbanos a los que la suerte nunca acompaña, policías corruptos, niños que aspiran a ser sicarios y, por supuesto nuestro puñado de diamantes, que recorren las calles de Madrid sin encontrar dueño.

Así que los lectores habituales de relatos disfrutareis con Luces Negras y los lectores que, como yo, no han leído demasiados relatos vais a descubrir que, a veces y desde luego en este caso, los navajazos no os van a dejar ni respirar.

viernes, 9 de agosto de 2019

La mecedora, de Anna Hernández. Tres países y tres culturas

Maya Velasco. La mecedora de Anna Hernández es la conjunción de tres historias absolutamente dispares que se ven unidas por una circunstancia común: un niño. Tres países y culturas lejanas que se encuentran: España, Suecia y Ucrania.

Esta es la primera novela de Anna Hernández, licenciada en Periodismo que entre otras cosas, realiza reportajes sociales. Esta es la base para una novela de vidas tan problemáticas y situaciones tan extrañas.

La historia: Nils es un policía sueco a cuyo hijo, Axel, secuestran cuando estaba en un parque jugando con Elena Rius, inspectora de la policía española, que también desaparece. Como es evidente, ambas policías se vuelcan en el caso en una carrera por salvar la vida del pequeño.

Pero más allá del thriller, La mecedora es una novela que destripa y pone al descubierto la personalidad de los tres personajes principales y que hace preguntarse al lector si puede existir la felicidad dentro del dolor. La perfecta construcción de los personajes por parte de una autora novel nos hace pensar en lo mucho que conoce al ser humano.

El personaje de Mykola Solonenko es absolutamente impactante. Tras una infancia desoladora logra encontrar su camino traficando con drogas. Su obsesión con su propio hijo, Oleg, hace que rapte a Elena y a Axel. Y este rapto es lo verdaderamente impactante de La mecedora. Mykola se mueve por venganza hasta que empieza a moverse por amor.

Elena Rius, hija de una familia acomodada de Barcelona que siempre le llevó la contraria a su vida, parecía estar siempre fuera de lugar hasta que se hizo policía.Un desengaño amoroso le lleva a pasar unas vacaciones a Suecia, sin saber lo que la esperaba. Tras su rapto, va observando los movimientos de Mykola y protege al niño a toda costa. ¿Siente Elena el síndrome de Estocolmo?

“En la tarde de ese martes, 4 de octubre, el nacimiento de Oleg fue el argumento de una historia que estremecería a la inspectora y que cambiaría, radicalmente, el concepto que tenía de un hombre capaz de abducirla y convertirla en una Elena que ni ella misma reconocía.”

El tema de fondo es la superación personal. Mykola es un boxeador que se levanta una y otra vez tras cada golpe. Elena es una luchadora que no se detiene ante nada.

Nils es un policía amargado por sus muchos fracasos personales, mujeriego, bebedor con otro misterio del que no sabremos nada hasta casi el final. Su lucha es recuperar a su hijo a cualquier precio. Es un personaje muy oscuro. Que en contraposición a los anteriores no supera sus errores.

La estructura de la novela también es sorprendente: cuando parece que va a acabar, vuelve a empezar y luego acaba de repente, dejando abierto el principio de una segunda parte. La autora también juega a darnos pistas al final de algunos capítulos: por ejemplo, cuando nos habla de la testosterona del biólogo colombiano…

En resumen, no solo la trama de la mecedora es inquietante, la fuerza real de la novela es la construcción de unos personajes que nos llegan muy adentro, personas rodeadas de problemas que de repente se ven inmersos en una relación que no comprenden y que no pueden manejar.

Y ¿qué pasa después del rapto? Hay que leer La mecedora para comprobar por qué la historia empieza de nuevo con fuerza inaudita.

viernes, 2 de agosto de 2019

Una tumba sin nombre, de Javier Sagastiberri. La historia se cierra

Al cerrar Una tumba sin nombre me invadió la terrible depresión post saga, así, de golpe. Al leer la
última página, al llegar a un final tan inesperado, sentí una sensación de vacío que empieza a ser frecuente en mí con tantas sagas literarias y con tantos maratones de series.

Javier Sagastiberri nos ha acompañado durante un par de años (es de agradecer su rápida pluma) a identificarnos con las ertzainas Iztiar Elcoro y Arantza Rentería en las cuatro novelas que componen esta saga. Son dos mujeres muy diferentes entre sí. Itziar es la razón y Arantza es el misterio.

Iztiar Elcoro, que sigue afincada en Bilbao, viaja al Goierri tranquila comarca guipuzcoana en la que ha sido asesinado Ernesto Compton, empresario perteneciente a una secta anarquista, surgida a raíz del 15-M. Itziar decide investigar esta muerte en parte porque en el Goierri pasó la infancia su compañera Arantza Rentería, de la que no sabe nada tras la terrible muerte de dos compañeros. Allí conoce al Padre  Muniategi que le pondrá al día de las historias locales y de parte del pasado de Arantza.

Itziar tiene que investigar dos misterios, el asesino que está acabando con los cabecillas de una secta a la que parece que le queda poco recorrido y, al mismo tiempo, tiene que reconstruir el pasado de su compañera. Necesita saber dónde estuvo antes de ser adoptada y donde se encuentra después de la muerte de sus compañeros. También cuáles fueron los hechos que forjaron esa personalidad tan fría y tan oscura. Pero hay cosas del pasado que no quieren ser descubiertas.

El título de cada capítulo hace referencia al personaje desde cuyo punto de vista es narrada la historia. El narrador va uniendo partes de diferentes realidades ocurridas en presente y en pasado y es el lector quien va recomponiendo las imágenes de este caleidoscopio hasta componer una nítida fotografía que cierra la saga.


Por supuesto, en una novela de Sagastiberri no podían faltar los cameos de los más insignes personajes de otros autores del llamado Txapela noir, pero esto os dejo que lo descubráis vosotros.

Esta novela no tiene el ritmo de un thriller ni el de una investigación a contrarreloj. Los paisajes y las gentes del valle tienen un compás más lento. Los recuerdos del Padre Muniategi van completando la historia de la infancia de Arantza. Estos son quizás los pasajes que más me han gustado, los recuerdos de un sacerdote que ayuda a una niña y que no deja de ayudarla aunque ella crea que no necesita nada de nadie.

El ritmo de la novela es pausado, más lento que las que se desarrollan en Bilbao, pero el final es tan sobrecogedor como en la anterior novela, Un dios ciego. Una vez que el lector une los diferentes cristales del caleidoscopio se produce una explosión de la que nadie podrá salir ileso.

Ahora nos toca esperar un poco hasta que Javier nos presente a sus nuevos personajes. Cruzad los dedos para que no tardemos en hacerlo aunque mientras tanto podemos releer las novelas de Arantza e Itziar para llenar el vacío post saga. Os advierto que casi es más emocionante imaginar los personajes que conoceremos en la próxima novela de Sagastiberri. Si el que no se contenta es por qué no quiere.

Colección: Cosecha roja, 35
Formato: 135 x 205 mm
Páginas: 304
Encuadernación: Rústica
Fecha de publicación: 29-05-2019
ISBN: 978-84-9109-465-4