viernes, 22 de marzo de 2019

Tres maneras de inducir un coma, de Alba Carballal. Un puzle perfecto


Tres maneras de inducir un coma es la primera novela que Alba Carballal escribe, que ha editado la editorial Seix Barral y que hoy, gracias a Babelio os recomendamos.

Federico es un perdedor que, sobrepasada la edad de la emancipación, vive con su madre en una televisión con piso. Tiene miedo a las alturas, al agua y a la vida en general. Mientras intenta saltar desde un trampolín en el Polideportivo de Chamberí recibe una llamada en la que le ofrecen un extraño trabajo.

Tres maneras de inducir un coma es un brillante collage en cuanto a la forma y en cuanto al fondo. Con muy pocos personajes, como si se tratase de una obra de teatro, se estructura una compleja trama en la que los giros argumentales no dan tregua.

El protagonista indiscutible es Federico que narra en primera persona gran parte de la historia. Es un tipo culto escondido en un chándal que observa y juzga lo que ocurre a su alrededor. No le gusta el mundo pero no tiene demasiado interés en cambiarlo y se deja llevar por las circunstancias sin mover un dedo por controlar su destino. En muchos aspectos me recuerda a Ignatius J. Reilly, el héroe de La conjura de los necios de Kennedy Toole, pero en una versión castiza y contemporánea. Su antagonista es Natalia Mendoza, hija de un rico empresario a la que no le tiembla la mano para conseguir sus objetivos. Ella sí que quiere cambiar las circunstancias en las que vive a cualquier precio. Alrededor de ellos giran unos personajes que, si bien no tienen el peso de estos, son imprescindibles; la madre de Fede, el padre de Natalia, Loli, la desvergonzada novia de Natalia, Susana el paño de lágrimas de Fede y Javier, el dueño del bar en el que sucede parte de la novela. Todos ellos viven en un mundo que parece ir en su contra, pero cada uno de ellos busca de manera completamente diferente su supervivencia.

Casi toda la novela está narrada en primera persona por Federico, pero él no es el único narrador. Otros personajes toman la palabra cuando tienen algo que decir, hay una parte narrada en tercera persona, hay guiones de televisión, hay voces internas de uno de los personajes, hay transcripciones de un juicio, cartas que uno de los personajes dedica a otro. Tres maneras de inducir un coma conforma un puzle perfecto en el que cada uno de los capítulos está escrito de la forma en la que debe ser escrita. Además las secuencias en las que se estructura la novela, están titulados como las novelas de caballería, no podía ser de otra manera con un personaje como Fede. Alba Carvallal divide la novela en secuencias que a su vez se dividen en capítulos cortos lo que da a la historia una rapidez increíble.

De cómo Federico conoció a Natalia, y de las cosas que ella le contó

Por otro lado, Tres maneras de inducir un coma es una novela de muchos géneros a la vez: humor negro, sátira social, novela negra, picaresca… qué más da.

Tengo que deciros que Tres maneras de inducir un coma es  una de las novelas que más me ha gustado en los últimos tiempos, una escritora joven ha conseguido con su primera novela dar una vuelta de tuerca a la ficción actual, tanto en la forma de narrar como en los temas que toca. No os la perdáis.

viernes, 15 de marzo de 2019

El caso Hartung, de Soren Sveistrup. ¿Quién juega con muñecos de castañas?

El caso Hartung es la primera novela de Soren Sveistrup, guionista de la famosa serie The Killing, que construye esta novela con potentes imágenes visuales y una velocidad vertiginosa en la acción.

Todo comenzó cuando el autor vio en la guardería de su hijo, niños haciendo muñecos de castañas y la imagen la pareció absolutamente siniestra. Él quería probar a escribir un thriller, él solo, sin todo el equipo que suele rodearle en las series.

Partimos de una historia principal, como un camino recto con múltiples bifurcaciones. A cada paso, cada vez que creen haber encontrado al asesino, surge una historia igualmente estremecedora. Las hay de abuso a menores, de enfermos con trastornos sexuales que se excitan viendo fotos de mujeres muertas…

La acción transcurre en Dinamarca, Copenhague, donde aparece muerta una mujer con una mano cortada y golpeada violentamente. A su lado, un muñeco de castañas.  Nada hay que ayude a la policía en la investigación del caso.
La pareja que investigará el asesinato es de lo más peculiar. Thulin, una mujer independiente, fuerte, acusada de ser adicta al trabajo y Hess un compañero que aparece rebotado de La Europol de La Haya y al que todos tildan de inútil. Al principio Hess da la sensación de que no quiere saber nada del caso y de que solo le importa volver a La Haya. Por eso, Thulin no cuenta con él. Pero poco a poco va dejando caer ideas quizás descabelladas pero que tienen sentido. Parece que nadie quiere que tenga razón.

La familia Hartung, un matrimonio y un hijo que aún no han superado la muerte de su hija, sobre todo porque aunque se detuvo al culpable, el cuerpo no se encontró nunca. Linu B se declaró culpable pero dijo no recordar qué había pasado o dónde enterró los trozos de la niña. La madre es la Ministra de Asuntos Sociales que vuelve al trabajo después de un año de baja.
Las cosas se complican cuando una segunda mujer aparece muerta con las dos manos cortadas y con otro hombrecillo de castañas. Pero en la castaña aparece la huella de Khristine Hartung. ¿Qué tiene que ver la niña con los asesinatos de estas mujeres?
Un tercer cadáver de una mujer hace que salten todas las alarmas. Lo único que tienen en común las tres mujeres es que tienen hijos. Pero ¿Por qué las castañas? ¿Por qué la huella de la niña en cada muñeco? Y sobre todo ¿cómo parar la escalada de mujeres asesinadas? ¿Cuál es el motivo del asesino?

Desde siempre me ha apasionado el Nordic noir, me gusta el ambiente frío que despide, tanto climatológicamente hablando como en el carácter de sus personajes. Pero si una cosa es común a todas estas novelas es la denuncia social y del sistema. En El caso Hartung la denuncia es claramente hacia los padres que no cuidan adecuadamente de sus hijos y al Estado que no sabe detectar estos casos ni ayudar a estos niños desamparados, abandonados a su suerte a veces con las peores familias de acogida que uno pueda imaginar.

Esta es una de esas novelas, que aparecen en nuestras manos de vez en cuando, que hacen que desees que llegue la hora de comer, no por hambre, sino para leer con avidez el siguiente capítulo. Además, aunque el caso queda totalmente cerrado, las historias personales de Thulin y Hess dan lugar a un segundo libro. No podéis dejar de leerlo.

sábado, 9 de marzo de 2019

La confesión de Joaquín Grau, de Gabriel Pérez Gómez, la tristeza de la guerra

La confesión de Joaquín Grau es la primera obra de Gabriel Pérez Gómez, periodista y doctor en Ciencias de la Información.

Nos encontramos en Biarritz en 1938. Un espía franquista, Joaquín Grau, profesional de la mentira, decide confesarse y entra en una Iglesia. El cura que le espera en el confesionario es español, es un nacionalista vasco, Don Elipio, de Rentería. Grau no sabe si es ético contarle todo lo que le va a contar, porque hay secretos del bando franquista. Entonces, el lector imagina a un espía antipático, duro, inhumano y a un cura intransigente y por tanto una confesión comparable a la guerra civil. Nada más lejos de la realidad. Grau necesita desahogarse, necesita contar todos sus recuerdos y que alguien le escuche. Efectivamente, nos vamos a encontrar con la confesión más anómala que podamos imaginar. Para nada se hace aburrida o densa. La prosa nos conduce con suavidad por distintos episodios de nuestra guerra.

Según nos cuenta el autor, todos los personajes menos los dos protagonistas son reales y “Todos ellos tenían sus razones y sus circunstancias”. Por las páginas de La confesión de Joaquin Grau veremos pasar gente como Agapito García Atadell o Ángel Pedrero, militares, políticos, el frente de Madrid, la vida en Marsella o la dulce Cataluña.

La novela nos hace entrar de lleno en la tristeza de una guerra “entre nosotros mismos”. El cura de Rentería se encuentra con una narración de carácter político, de escaramuzas de unos y otros para engañar al contrario, si bien en algunos momentos, todos se preguntan si el oponente no estará haciendo lo mismo.

No sé si el autor ha tenido una gran pericia al construir a Grau, no sé si Grau es un retrato de tantas personas de derechas de la época en cuya boca se ponen frases como esta:

“Y el Wodka era uno de los lugares más apetecidos, con un ambiente “poco republicano”, a pesar del nombre, cosmopolita, de gente bien vestida y mujeres arregladas, sin pinta de busconas ni de milicianas que han vuelto de no se sabe qué frente, con el olor propio de quien no se ha cambiado de bragas en el último mes”.

Yo, por el contrario,  agradezco que las mujeres no sean todas muñecas recién perfumadas que van a la Gran Vía a tomar un Martini y a entretener a caballeros desocupados, sobre todo si estás en medio de una guerra.

Es también patente en las charlas entre Grau y Don Elipio, la visión de los republicanos, todos, como estúpidos redomados que no saben lo que se traen entre manos y que parecen estar en el camarote de los hermanos Marx en vez de en una guerra. Si esperábamos que Don Elipio sirviera de contrapunto a la visión de derechas, estábamos equivocados. Porque Don Elipio se limita a escuchar y a recordarle de vez en cuando que “Me gustaría que fuera más claro al exponer los asuntos de los que usted se acusa”
No es hasta el final que sabremos de que se acusa Joaquín Grau : ”Me acuso de que, por mi torpeza, …”

Agradezco a Babelio y a la Editorial Espuela de Plata que nos haya dado la oportunidad de leer la novela de Gabriel Pérez Gómez.

ISBN 9788417146610
Fecha de publicación 01/2019
Editorial Ediciones Espuela de Plata
Colección Narrativa
Encuadernación Rústica
Número de páginas 352

viernes, 1 de marzo de 2019

La melodía de la oscuridad, de Daniel Fopiani. Un thriller oscuro bajo la luz de Cádiz

Después de Carcoma , Premio València Nova 2017, Daniel Fopiani acaba de publicar La melodía de la oscuridad, novela en la que nos presenta a un detective muy diferente a todos los que hemos conocido hasta el momento.

Adriano es víctima de un atentado de ETA y, ciego y desfigurado, vive alejado de todo lo relacionado con su anterior vida. Su único contacto con la realidad es su mujer, Patricia, a la que el atentado también le cambió la vida. Su ex compañero el teniente Román le pide ayuda, después de un terrible crimen que se ha producido en el Museo Arqueológico de Cádiz, Adriano encuentra así una manera de salir de la amargura en la que está inmerso y empieza a buscar con la Guardia Civil al primer asesino en serie que se conoce en Cádiz.

Los crímenes están perpetrados por un cruel asesino que reproduce los doce trabajos de Hércules. El lector sabe desde el principio quién es y cuáles son las causas que lo empujan a cometer estos asesinatos, así que puede centrar su atención tanto en la investigación de los guardias civiles como en las relaciones que se establecen entre los personajes.

Todos los personajes de La melodía de la oscuridad  viven sintiendo una terrible soledad. Adriano y Patricia no son capaces de ser felices a pesar del  amor que existe entre ellos. Él la necesita para todo pero a la vez le agobian los excesivos cuidados que Patricia le da. Desde el atentado se ha vuelto una persona arisca que no quiere salir de su propio mundo ni quiere enfrentarse a los problemas que su discapacidad le genera. Patricia es una mujer joven, que ama a su marido, pero que se da cuenta de que la melancolía de Adriano se ha apoderado también de ella. El teniente Román es un guardia civil que adivina la presión que va a suponer un asesinato tan mediático y busca ayuda en el compañero al que no ayudó tras el atentado. Alceo mató a sus padres en su juventud. Cuando conoce la leyenda de Hércules, el semidiós griego que después de matar a su familia logra expiar su culpa realizando doce trabajos, Alceo ve la manera de alcanzar el perdón y de desprenderse de la culpabilidad, cometiendo 12 asesinatos que representen los trabajos de Hércules.

 El protagonista que más interesante me parece es Acho, el perro guía, que toma el nombre del personaje de la saga de Stephen King, La torre oscura. El Acho de Stephen King es un animal, mezcla de perro y de mapache, que se convierte en uno de los componentes del grupo que  busca la torre que une los distintos mundos del universo King. El Acho de La melodía de la oscuridad es un perro que no sólo se convierte en los ojos de Adriano, también en los del lector, que conocerá parte de la historia a través de sus ojos. Acho será un miembro importante de la familia, un personaje sin el que Adriano no podría salir de su silencio. Acho es el único personaje que parece feliz, que no está solo, que no nota la tremenda oscuridad que envuelve al resto de los personajes y que consigue unir los universos de Adriano y de Patricia.

Así que no programéis más planes para este fin de semana y leed La melodía de la oscuridad. Daniel Fopiani ha escrito un thriller oscuro con un detective al que espero volvamos a ver.

Editor Espasa
Fecha de lanzamiento 08/01/2019
Colección Espasa narrativa
EAN 978-8467054200
ISBN 9788467054200
Número de Páginas 272

viernes, 22 de febrero de 2019

Solo los muertos, de Alexis Ravelo. Vuelve Eladio Monroy

Solo los muertos, de Alexis Ravelo acaba de ser reeditada por la editorial Alrevés y regala al lector, además de una edición muy cuidada, un relato corto llamado Los dos días del sapo.

En esta segunda entrega de la saga del carismático Eladio Monroy, nos encontramos con un personaje menos agrio que el protagonista de Tres funerales para Eladio Monroy, reseñada anteriormente en el blog, pero igual de impertinente e igual de cínico. Un hombre culto, arisco, maleducado y que defiende a los suyos con uñas y dientes.

En Solo los muertos, los dos gorilas que perseguían a Eladio en la anterior novela le encargan la aparentemente fácil misión de encontrar a un directivo que se ha escondido en Gran Canaria. Para evitar que revele todos los secretos que guardaba de la multinacional para la que trabajaba, Eladio debe buscarlo y descubrir sus pretensiones. Como no podía ser de otra manera encuentra a Héctor, que así se llama el desaparecido, descubre la causa de su huida y casi por casualidad se hacen amigos. Ambos comparten gustos literarios algo que hoy en día, dada la escasez de personal con el que hablar de literatura, une mucho y, claro, las decisiones que toma nuestro héroe siempre traen oscuras y violentas consecuencias.

Alexis Ravelo recupera algunos de los personajes de la anterior novela de Eladio Monroy. La relación con Gloria se ha hecho más fuerte, puede que sin que ninguno de los dos se haya dado cuenta. Los parroquianos del bar Casablanca siguen en el mismo sitio de la barra donde los dejamos, en fin, poco ha cambiado. Y Las Palmas sigue siendo una ciudad que se convierte en otro protagonista más de la historia, protagonista que muchas veces parece el propio Eladio hecho ciudad.

Solo los muertos es la historia de unos personajes que podríamos encontrarnos en cualquier calle, seres casi reales, cuyas historias, como nos pasa a todos, a veces les vienen grande. Unos perdedores que conocen el honor y la lealtad, aunque a veces alquilen sus principios.

“Al final, la posibilidad de ganar mil euros en diez días pudo más que sus deseos de tranquilidad”

También Ravelo aprovecha siempre los trabajos de Eladio para plantear una crítica social. En este caso serán las farmacéuticas las que harán que el lector se plantee dónde está la línea que separa el bien del mal. 

El ritmo de la prosa es el ritmo canario: lento, condensado y efectivo, pero esta cadencia no impide que, de repente, la trama se acelere y se llene del ruido de los puñetazos y de los disparos que Eladio da y recibe.

Pues ahora a leer todos Solo los muertos. Si es la primera vez que os vais a encontrar con este ex marino, os aseguro que vais a acabar buscando los demás libros de la saga. Ya me lo diréis.

Resultado del sorteo de Soy Rose Black


viernes, 15 de febrero de 2019

El hombre que nunca le haría daño a nadie, de Roger Rubio. Un protagonista que no decepciona


El hombre que nunca le haría daño a nadie, de Roger Rubio sencillamente me ha gustado mucho. Me ha atrapado y divertido a partes iguales. La novela trata de crímenes con un humor muy irónico que le da un toque casi de comedia. El planteamiento de la trama es muy original.


Félix Olivares es un hombre gris, aburrido nadie se fija en él. Su pasión es leer novela negra y esto deriva en un juego macabro en el que imagina el crimen perfecto. Pero sus planes se verán truncados.

Todo comienza al encontrarse el cadáver de una joven prostituta y a partir de ahí, empiezan a aparecer otros muertos. Olivares se presenta en comisaría para declararse culpable… porque todo sucede según él se había imaginado.
El inspector Domingo Campos trabaja con su compañera, la Subinspectora Begoña Ortiz. Ortiz es ambiciosa y sus compañeros le tildan de adicta al trabajo. Algo muy personal que le hará sentirse incómoda, se mezcla en esta ola de crímenes.

El inspector Campos está aburrido de su vida, de su pareja y de su trabajo, pero es el mejor. Sueña constantemente con otras vidas, sueños que siempre se rompen por algún suceso “la vida de pescador del inspector Campos había durado tres minutos y cuatro segundos”. Por no hablar de su intento de dejar de fumar que se convierte en una larga lista de motivos por los que debe volver a fumar.

La familia Casamitjana nos muestra que el dinero no hace la felicidad. Los hijos Rodrigo y Maite son niños muy problemáticos que han vivido una infancia de opulencia y soledad. El director de recursos humanos de su empresa no es otro que Olivares.

Una de las dudas más importantes es a quién realmente quería matar el asesino, ya que nada o casi nada tienen que ver unos con otros. Es claro que algunos son daños colaterales que intentan tapar al verdadero objetivo. ¿Quién es el asesino? A Olivares le meten y le sacan de la cárcel sin saber cómo ni por qué.

Hay un tema que sale con una de las víctimas que es el del abuso a menores. Dos mujeres de esta historia recuerdan cómo alguien les robó su primer beso, su primera vez y su vida. La forma de contarlo está tan conseguida que verdaderamente se nos ponen los pelos de punta: “se preguntó cuántos de aquellos trescientos catorce chicos y chicas habrían tenido que aprender también a disimular el pavor que les causaba el sonido de un pestillo cerrándose, a abstraerse de su cuerpo cuando era manoseado”. También se trata el maltrato escolar y las consecuencias que tiene en la víctima y su familia.

El hombre que nunca le haría daño a nadie se estructura en capítulos que no llevan un orden cronológico. Parte de la muerte de Brenda y te va guiando con subtítulos, 2 días antes de la muerte de Brenda, 4 días después, etc. Esto ayuda a que no nos perdamos en esta historia que dura 15 días y que transcurre en Barcelona. Se narra en tercera persona salvo los apuntes del diario de Helena que lógicamente se narra en primera.

La prosa tiene una cadencia muy especial, hipnótica quizás por las repeticiones de frases y estructuras.

Si queréis leer una buena novela de crímenes que además está muy bien escrita y es divertida, no os la perdáis. Veréis que Félix Olivares no defrauda al final.

Autor: Roger Rubio
Editor: B
Fecha de lanzamiento: 10/01/2019
Colección: La trama
EAN: 978-8466664622
ISBN: 9788466664622



viernes, 8 de febrero de 2019

Sorteo de Soy Rose Black


Soy Rose Black, de David Zaplana y Ana Ballabriga. Una divertida mezcla de géneros

Esta tarde se presenta en Cartagena la nueva novela de David Zaplana y Ana Ballabriga Soy Rose Black, novela publicada por Ediciones Versátil que recupera los personajes femeninos desinhibidos que tanto éxito tuvieron hace unos años. Rose nos recuerda a las protagonistas de Sexo en Nueva York o a la siempre desesperada Bridget Jones. Ahora la protagonista de esta trilogía de Helen Fielding y las protagonistas de la serie nos parecen un cliché, han pasado veinte años, pero Rose Black es una mujer actual a la que no le da miedo arriesgarse, que no necesita la ayuda de casi nadie y que no siente ninguna culpabilidad cuando lucha por sus sueños.

Rose Black trabaja en un bufete de Ibiza, tiene un novio guapo y rico, tiene tres amigas con las que comparte todos sus secretos. Sin embargo, cuando le organizan una fiesta para celebrar su 40 cumpleaños se da cuenta de que no es del todo feliz. Justo al día siguiente, la mujer de uno de sus clientes acude al bufete y le pide que busque pruebas que confirmen que su rico marido la engaña. Rose trata de acudir al investigador con el que trabaja habitualmente, pero este está de vacaciones. Rose ve la oportunidad que tiene de cambiar su vida, será ella quien investigue. A partir de ahí encuentra un ayudante un tanto peculiar, Toni, que le ayudará a bajar a la tierra y conocerá también a Marc Lobo, el policía que va a investigar la desaparición de su novio que tuvo lugar hace casi veinte años.

Soy Rose Black es un soplo de aire fresco en la novela negra actual. Alejada de los callejones oscuros y lluviosos de Madrid o Barcelona la protagonista se pasea por los mercadillos ibicencos y por los alborotados bares de la isla. Sus amigas, tan diferentes entre ellas pero a la vez tan parecidas se aconsejan, no siempre de manera acertada, se apoyan y se divierten. Antes de sufrir la crisis de los 40 Rose prefiere romper con todo y abrirse camino en un mundo desconocido para ella.

Los personajes masculinos son los personajes secundarios. Toni, que a pesar de empezar mal su relación con Rose acaba convirtiéndose en un divertido ayudante, es un contrapunto casi necesario para la inexperiencia de la aspirante a investigadora. Una persona acostumbrada a buscarse la vida que sacará a Rose del mundo glamuroso en el que está acostumbrada a moverse. Marc Lobo es el policía que continua la investigación de la desaparición de su novio. También empieza la relación con Rose de una manera desagradable, es complicado investigar una desaparición después de tantos años, pero acabará acercándose a ella.

Mientras leía Soy Rose Black pensaba lo diferente que es esta novela de La paradoja del bibliotecario ciego, la anterior novela de David Zaplana y Ana Ballabriga, reseñada también en el blog. La violencia que se describe en el anterior libro es brutal: violencia familiar, bulling, abusos… Soy Rose Black, por el contrario, es una historia llena de luz en la que una mujer se atreve a romper con una vida tranquila y asentada para buscar las emociones y la adrenalina que no encuentra en su acomodado mundo. Es una divertida mezcla de géneros: negro, romántico, humor…

Soy Rose Black es una novela negra y rosa, llena de vestidos blancos, hierbabuena y el color del Mediterráneo. Os recomiendo leerla si buscáis pasar un rato divertido y diferente. Yo ya estoy deseando que David Zaplana y Ana Ballabriga nos cuenten más historias de Rose Black

PD. Hoy publicamos las bases del sorteo de un ejemplar de Soy Rose Black, gracias a los autores y a Ediciones Versátil. ¡Suerte!

Nº de páginas: 248 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: VERSATIL
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788417451349

viernes, 1 de febrero de 2019

Papel y tinta, de María Reig. Una mujer que lo arriesga todo

Papel y tinta es la primera novela de María Reig, mujer apasionada de la historia. Su sueño era escribir una novela de ficción histórica y parece que lo ha cumplido.

Cuando comenzamos a leer Papel y tinta nos parece que nos encontraremos con la típica novelita que narra la historia de una niña pobre, Elisa Montero, a la que cuida su tía, severa y ricachona, que echa de menos a su familia, etc.  Esta niña que vive en los comienzos del Siglo XX ansía ser periodista. Va creciendo y se convierte en una señorita bien y se compromete con Francisco, uno de los hombres más ricos del momento, pero no deja de buscar la manera de escribir. Entonces comenzará una vida secreta: logra entrar de secretaria en un periódico y por las noches se convierte en un redactor de éxito, Pedro Liébana. Sencillamente, no puede llevar solo una vida burguesa de fiestas, almuerzos y vestidos.

María Reig nos va contando la historia de España antes de la República desde el punto de vista de la burguesía sin que el devenir de los acontecimientos políticos se nos haga pesado. También asistimos a la llegada de la República y, en este caso, veremos las reacciones y opiniones de los pobres, los trabajadores de las tierras del cacique.

Nos relata las costumbres de la burguesía en el Madrid de la época, con personajes reales, escritores que pasean por las tertulias madrileñas, políticos… y por supuesto, la vida en una redacción de periódico de la época. Vamos paseando con Elisa por Madrid, por Recoletos, por los palacetes del Barrio de Salamanca, por los locales más de moda.

La novela nos presenta en la propia familia de Elisa Montero las diferencias existentes entre las clases sociales, que en aquellos años eran abismales. Pero sobre todo las diferencias entre hombres y mujeres en la España del momento ya que nos cuenta, en Estados Unidos las cosas ya habían empezado a cambiar. Elisa se casa porque es lo que debe hacer, y de su matrimonio nos dice “se podría decir que éramos felices”. Cuando empieza a vivir como Pedro comenta “Es increíble lo rápido que funciona todo cuando tienes identidad masculina”. ¿Existe el amor verdadero? ¿qué haría una mujer de la época por conseguirlo?

También hay que resaltar que Papel y tinta insiste en la falta de educación del pueblo y sobre todo de la mujer. Los burgueses, amigos de Elisa, preguntan ¿para qué necesitan leer los pobres? Su amiga Catalina nos llevará a través de la nueva educación que tanto desarrolló la República.

La prosa de Maria Reig me parece correcta, el lenguaje de los personajes en sus distintas clases sociales está muy bien reflejada. Se estructura en cuatro partes que reflejan en qué momento de su vida está Elisa: el primero Elisa, la niña que llega asustada a casa de su tía; Pedro Liébana, su alter ego masculino; Señora de De las Heras y Rosales y por fin Elisa Montero, la mujer completa.

Lo más interesante del libro es que aunque en esa época pocas mujeres lo arriesgaban todo por seguir sus  sueños, las había, y algunas hasta lo conseguían. Nos muestra cuánto le cuesta a Elisa renunciar a todo el bienestar y la aceptación social que ha conseguido por seguir sus sueños. Tenéis que leer el libro para saber cómo acaban las cosas.

viernes, 25 de enero de 2019

Después de la caída, de Dennis Lehane. Una novela lluviosa

Después de la caída, la última novela de Dennis Lehane, comienza con una mujer asesinando a su marido de un disparo.

Un martes de mayo, a los treinta y cinco años de edad, Rachel mató a su marido de un disparo

Rachel Childs es una periodista que va camino de convertirse en la triunfadora de una de las cadenas más importantes de la televisión. Al ser enviada como reportera a Haití después de un terremoto, comprende que con este reportaje puede llegar a la cima de su carrera. Sin embargo, la situación de devastación y violencia que encuentra le impacta tanto que sufre en pleno directo una crisis nerviosa. A partir de ese momento se encierra en su casa hasta que se casa con Brian, un hombre en apariencia perfecto que le ayudará a salir al mundo real.

La primera parte de Después de la caída nos presenta el pasado de Rachel, un pasado en el que predominan las despedidas y las ausencias. Su infancia se desarrolla con una madre autoritaria que se niega a decirle el nombre de su padre. Cuando esta muere, Rachel contrata a un detective que no quiere engañarla y que reconoce que no la puede ayudar teniendo sólo un nombre de pila y que le recomienda no acudir a otros detectives con menos escrúpulos que él.

En la segunda parte ya nos encontramos con el ritmo veloz del thriller. Nada en la vida de la protagonista es lo que parece y su agorafobia y sus miedos la limitan terriblemente.

Después de la caída nos recuerda a las películas de Hitchcock. Tras una escena tan impactante como la de una mujer disparando a su marido en un yate en la bahía de Boston, nos encontramos con los recuerdos de una joven solitaria en busca de un padre idealizado y en busca de sí misma. No reconocemos en este personaje a una asesina, pero tenemos constancia de que lo es. Una casualidad en su vida, un segundo, hace que esta mujer de apariencia frágil salga a la lluviosa noche de Boston soltando sus miedos por el camino. Como en una película de Hitchcock un encuentro casual provoca que toda la trama sufra un giro brutal y no puedas parar de leer. Como en una película de Hitchcock toda la historia se desarrolla alrededor de un personaje femenino, una mujer se encuentra en una situación límite de la que debe salir, sola, a pesar de tener problemas psicológicos que la limitan y que, además, provocan que nadie la crea.

Quizás no es la mejor novela de Dehane, quien haya leído Mystic River no podrá evitar las odiosas comparaciones y tal vez nos recuerde demasiado a un “domestic noir” británico, pero Después de la caída no deja de ser una novela que hace que entres en un laberinto de verdades y mentiras del que no saldrás hasta llegar al desenlace. Un libro lluvioso que es una suma de fotogramas en blanco y negro.

viernes, 18 de enero de 2019

El bosque sabe tu nombre, de Alaitz Lezeaga. Historia, magia y naturaleza

El bosque sabe tu nombre es la primera novela de Alaitz Lezeaga, escritora de numerosos relatos cortos. Es uno de los éxitos previstos para este año.

He de reconocer que fui a por esta obra creyendo que era novela negra. Cuando leí la sinopsis pensé que para nada me iba a gustar. No obstante, aquí estoy y me enganchó.

Nos encontramos a principios del siglo XX y la historia trata de unas hermanas gemelas, hijas de un marqués en el norte de España que viven en una mansión rodeada por un bosque. Han heredado de su abuela mejicana, Soledad, poderes extraordinarios. Pasaremos de su infancia jugando en Basondo a sus estudios en Inglaterra, su estancia en Estados Unidos y su regreso a casa, siempre acompañados por un lobo negro que la persigue y por la magia.

Y ahora os cuento qué es lo que me ha gustado del libro. Por una parte, la ambientación es realmente buena. La escritora es una amante de la novela victoriana y esto se refleja en las descripciones que hace de la mansión. Los paisajes son extraordinarios, y esto lo digo, porque entras en el relato y llegas a notar en tus pies la humedad que desprende la tierra del bosque de Basondo y del coto de caza del Sr. Marqués (Basondo es realmente un refugio de fauna).

Como no, la familia es como debe ser: el Marqués es un déspota, inútil que para lo único que sirve es para dilapidar su fortuna, su mujer, un florero que organiza todas las fiestas necesarias. La pobre criada que tiene una hija con el marqués (al que por supuesto aborrece), la hija ilegítima, olvidada por todos y que merodea por los rincones de la mansión.

Pero lo realmente importante es el crecimiento personal de Estrella. De niña, una gemela permanentemente celosa de su hermana Alma, que siempre es la buena, mientras que ella es siempre la mala. Alma además habla con los muertos y ella al  principio no tiene poderes. Tomás, un niño del pueblo, será el comienzo del fin.

A través de los años y las experiencias, Estrella tendrá que aprender a fuerza de golpes y errores que el hombre es quien manda y se hace lo que él dice, SIEMPRE. Si un hombre se equivoca, lo normal es que una mujer cercana asuma su culpa. Aún en tiempos de la República, se nos explica que la mujer no tiene otra salida que ser criada o casarse y que a menudo, era objeto de cambio para salvar a toda su familia. Este es el tema principal de la novela, la situación de la mujer y cómo Estrella, excepcionalmente, logra liberarse por su empeño de salvarse y salvar su legado.

Otro tema muy importante es el poder del dinero, las diferencias tan enormes entre pobres y ricos sobre todo en la primera parte del siglo XX, antes de la gran depresión y de la República y la guerra civil española.

La posguerra, el poder de los vencedores que machacarán sin compasión a los vencidos y de los nazis, sus aliados naturales.

Y no puedo dejar de resaltar la magnífica prosa de la autora que te engancha desde el principio. Sobre todo teniendo en cuenta que es su primera novela.

En fin, os recomiendo esta novela donde están perfectamente maridadas la historia, la magia, la naturaleza, la familia, el amor y los celos.

Nº de páginas: 632 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: S.A. EDICIONES B
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788466662925

viernes, 11 de enero de 2019

Caballos lentos, de Mick Herron. No todos los espías son iguales

Mick Herron, con Caballos lentos, inicia una serie de novelas de espías ambientadas en un lugar llamado La Casa de la Ciénaga, en pleno corazón de Londres. Mediante situaciones y conversaciones cargadas de humor negro, tratará el tema del terrorismo y cómo se combate de manera muy distinta a la que estamos acostumbrados.

La casa de la Ciénaga es el lugar donde se destierra a los espías británicos caídos en desgracia. Al gobierno no le interesa que las personas que conocen los secretos del Estado se vayan de la lengua, así que, si olvidan documentos en un tren, se despistan por su afición a la bebida o cualquier otra situación parecida, empezarán a formar parte del club de los caballos lentos y el responsable, Jason Lamb, procurará que sepan que no van a volver jamás a la primera línea.

River Cartwright, a pesar de su rancio abolengo (su abuelo fue una institución en el Servicio Secreto inglés) es enviado a la ciénaga después de un simulacro de atentado terrorista un tanto patético y se dedica a transcribir conversaciones telefónicas hasta que descubren en internet a unos secuestradores que amenazan con decapitar a un joven en directo. River y sus compañeros ven la oportunidad de salir de la ciénaga.

Caballos lentos comienza con un ritmo pausado. Herron nos presenta a los protagonistas y los define mediante conversaciones y pensamientos que permiten al lector conocer los errores que les empujó a ese destierro. La Ciénaga está dirigida por Jason Lamb, un personaje que merece una mención especial. De él apenas vamos a conocer nada, no sabemos que pecado cometió para ser enviado a este lúgubre lugar pero sí que acabaremos descubriendo que debajo de esa apariencia sucia y flatulenta se esconde un espía al que no le van a temblar sus grasientas manos para conseguir sus objetivos.

Una vez presentados los personajes el ritmo de la novela se dispara, no os esperéis tampoco la velocidad y el glamour de las novelas del famoso espía británico Bond, James Bond, ni tampoco las mujeres explosivas que lucharán contra él, ni los paisajes exóticos en los que se enfrenta al mal. En Caballos lentos los espías no representan la flema británica sino la cara más oscura de los servicios secretos. Un lugar donde rige la ley de sálvese quien pueda y donde no se duda en pisotear a un compañero para salvar el pellejo.

Últimamente estamos disfrutando de muchas novelas de espías (Gorrión Rojo, de Jason Matthews, Todo lo mejor, de César Pérez Gellida) sus seguidores están de enhorabuena, pero Caballos lentos, además de la trama de suspense, nos presenta un mundo de perdedores que, personalmente, me parece muy atractivo. Así que estoy yo también de suerte ya que Mick Herron ha escrito cinco novelas de la saga que próximamente serán publicadas en España. God save the Queen!